13 de noviembre de 2022

Sexualidad Consciente. Reactiva y nutrir la energía sexual. Gestalt

Nutritiva charla, con información y herramientas, con la Ed. Sexual y terapeuta gestaltica Andrea Serrano. Brinda un fácil y eficaz ejercicio para reactivar nuestra energía sexual. Importancia de la conexión con el placer en la vida, en un amplio espectro. Vivo realizado por el Instagram de @sogiagestalt junto a @Dra. Aida Bello Canto Si te suma, haz click en "Seguir" por favor, para recibir las novedades. Gracias! #gestalt #herramientas #ejerciciogestalt #sexualidadconsciente

Desdramatizar, ¡ ayuda, alivia y genera cambios!

Dra. Aída Bello Canto, Psicologia, Gestalt, Emociones, Actitud positiva
Ante todo, desdramatizar no es minimizar.
Los seres humanos tenemos la tendencia a dramatizar cuánto nos pasa, nos duele; sentimos y creemos que nuestro padecer es lo más grande, lo cual es plenamente real para cada uno ya que es "mí sufrimiento". Y por supuesto que nuestra triteza, angustia, o cualquiera de las emociones que brota en esas circunstancias, merece nuestro respeto, hemos de darle espacio.

Lo que es importante es no quedar atrapados por ello, lo cual puede paralizarnos, permanecer en el dolor y/o quejarnos reiteradamente de lo que nos pasa. Ya hemos visto cómo la queja no solamente no resuelve, sino que nos impide ver soluciones - si las hay en lo concreto- o tomar una actitud que nos ayude a transitar lo inevitable.

En ambas circustancias, tenga solución o no, el desdramatizar nos alivia ya que nos invita a ver el acontecimiento desde una perspectiva real y concreta, quitándole todos los aditamentos que le ponemos nosotros mismos desde lo mental y emocional: "¿por qué a mí?", "¿cómo no me dí cuenta?", etc.

Una vez atravesado el impacto de la situación que nos causa dolor, darnos un tiempo para respirar profundo y serenarnos, ayuda a calmar la mente que empieza a construir historias "dramáticas" alrededor de la situación; podemos aprender a observar lo que nos acontece e ir creando poco a poco un plan de acción, con nuestras herramientas propias y/o con ayuda de otras personas.

De esta manera ya iniciamos la desdramatización, dándole el tamaño que tiene y no el que nuestra cabeza le otorga. Muchas veces el compartir lo que nos pasa, ayuda profundamente porque, no sólo que el hablarlo con alguien que nos ofrece su amorosa y respetuosa escucha es aliviador, sino que podemos tener esa otra mirada a nuestra situación.

Cuando dramatizamos:                                   
Dra. Aida Bello Canto, Psicologia, Gestalt, Emociones, Bienestar, Actitud Positiva


- Perdemos de perspectiva lo que Hay, lo que tenemos aún y con lo que contamos y con quienes contamos.
- Nos instalamos en la queja que nos resta eficacia y visión de posibilidades.
- Generamos un malestar emocional interno que va de la mano de un estado mental negativo (todo lo vemos a través de 'lentes negros').
- Puede convertirse en un hábito negativo, donde paulatinamente dramatizamos hasta lo más pequeño que nos pasa, y la queja se hace presente.

Otra manera que recomiendo para aprender a desdramatizar es utilizar la empatía: ponernos en los zapatos del otro. Abrirnos a mirar cuánto nos rodea, el mundo en que vivimos. No con la intención de minimizar lo propio, reitero, sino de conectar con otras realidades que existen, con otros seres humanos que pueden mostrarnos y enseñarnos salidas, qué hicieron con sus realidades.

Recuerda que ya has atravesado situaciones difíciles y saliste de ellas; posees herramientas internas a las cuales acudir, y muchas más! pues cada vez que lo hiciste, aprendiste nuevas.
La actitud que le pongas a lo que te pasa, ¡marca la diferencia!

Un cálido saludo,

Dra. Aída Bello Canto
Psicología y Gestalt

23 de octubre de 2022

El "cómodo" malestar. Miedo al cambio.

Dra. Aída Bello Canto, Psicología, Gestalt, Emociones, Miedo, Malestar
Muchos de nosotros conocemos a personas que viven quejándose de lo que les pasa, de lo que les toca vivir, de dolencias físicas o emocionales, de "esto" o de lo "otro". Suelen tener un aire apesadumbrado, triste o de instalado enojo. Ante cualquier intento de ayuda externa aparecen comentarios que descalifican la propuesta, o devuelven respuestas que justifican el malestar y su permanencia.

El sentimiento de impotencia por parte del que quiere ayudar puede alcanzar un alto nivel ... hasta que se cansa y entonces apela a conocidas frases:
"Querer es poder"
"Fíjate en tus elecciones; siempre te pasa lo mismo"
"Hay que ponerle voluntad"
"A tí te gusta estar mal"
"Estás mal porque quieres; ¡con lo que tienes para ser feliz!"
(podemos hacer juntos una larga lista)

Mi deseo en este hoy es entender un poquito más a estas personas que en verdad la pasan "mal", no es que montan un teatro para la gente que los rodea y buscan ávidamente la atención y compasión (bueno, algunos sí, eso lo sabemos, pero a estos los dejo de lado pues metería a estos manipuladores de su entorno en la misma bolsa). Son personas, a mi criterio, que se han habituado a vivir en un cómodo malestar.

Pareciera contradictorio, pues ¿cómo puedo estar cómodo si me siento mal? porque es algo conocido, ya sé que me depara el día, qué puedo esperar de la vida y de la gente. ¡No hay sorpresas! Puedo organizar mi vida en base a mi propia visión de la misma y yo no tengo que poner nada pues haga lo que haga, el resultado es el mismo: voy a seguir mal. En definitiva, gano seguridad. 

Soy una convencida de que nadie elije estar mal, sólo que no sabe cómo hacer para estar bien. Incluso ante una situación de elección entre dos situaciones "poco gratas", terminamos eligiendo la menos negativa. Pues bien, ante un cómodo malestar, cualquier situación nueva implica que es desconocida y por ende incierta e insegura ... cuyo final puede ser peor que lo que ya tengo. ¿Para qué arriesgarse?

En el fondo, el miedo es lo que impide que estos seres cambien, se den la oportunidad de transformar su estado. Miedo a lo desconocido, a lo que vendrá, a depositar mi confianza, a exponerme a otros dolores o decepciones ... y encontrarme nuevamente donde estaba pero peor, más herido.

El miedo logra que se vayan adormeciendo otras emociones - y hasta el mismo miedo se adormece-, para cada vez sentir menos negativo, pagando el precio concomitante de ir también embotando las emociones "positivas, por así llamarlas (recordemos que todas las emociones son necesarias y funcionan como señales en nuestra vida). El beneficio es quedarse en un rango de malestar que sí conozco y puedo soportar.

Mi propuesta es que seamos más benévolos con estos seres, que salgamos del juicio de valor e intentemos hacer algo con nuestra impotencia si queremos ayudar a este ser querido o conocido. En primer lugar, respetar que el otro sufre: "la verdad del dolor, es el dolor mismo" (Nietzsche). En segundo lugar, acercarnos desde el corazón, y de esto necesitamos mucho para cambiar nosotros mismos. Hemos de estar abiertos a mostrar nuestra vulnerabilidad, y sabemos que no es fácil ... aunque es inevitable para una transformación positiva. Mostrarnos como somos con el otro, y poquito a poco nuestro estar en el mundo puede vislumbrarle al otro que vale la pena el esfuerzo para cambiar.

A veces, ese "otro" que queremos ayudar, que habita en un cómodo malestar, somos nosotros mismos; una parte nuestra, en un tema específico, reside en este lugar. Ojalá podamos darnos respeto y ausencia de reproche, para ir reconociendo nuestro miedo a cambiar y empezar a buscar las herramientas que nos hacen falta para acceder a lo mucho bueno que nos estamos perdiendo. 

¡Les deseo lo mejor!

Dra. Aída Bello Canto
Psicología y Gestalt

11 de septiembre de 2022

El Resentimiento. Enojo sin resolver.

Dra. Aída Bello Canto, Emociones, Gestalt, psicología, Resentimiento, Enojo
Retomo este tema por la importancia de esta emoción, la frecuencia con que se presenta y el profundo padecimiento que tiene la persona que la alberga. El resentimiento saca de vivir plenamente el presente pues quien la sufre revive una y otra vez la situación que le enojó, sintiendo nuevamente la carga de la situación como si estuviese pasando otra vez: re-sentir.

No hace falta encontrarse frente a frente con la persona con la que aconteció el suceso, pues su memoria se encarga de traérsela de manera muy fresca. Y en caso que la viese, basta que vuelva a pasar algo que le moleste para que otra vez surja a colación el pasado.

El resentimiento es un enojo antiguo que no ha sido resuelto y ha quedado enfriado y crónico. Lo que es visible es el enojo, lo que siente la persona es enojo, mas lo que ha quedado tapado por el mismo es el dolor sentido en ese momento. Más abajo del enojo, hay dolor: ¿no sentirse querido/a?, ¿sentimiento de abandono?, ¿no sentirse tomado en cuenta?

Para salir de la emoción del resentimiento:

-  la persona ha de tomar contacto con este dolor y darse cuenta qué parte de su ser fue herida. A veces se trata de expectativas sobre el otro que no son cumplidas, anhelamos o necesitamos más de lo que nos pueden dar, y depositamos en la otra persona la función de que llene nuestros propios espacios vacíos.
Muchos nos dan lo que pueden, aunque no nos alcance.
Otros, no nos dan ... y es sano que revisemos esta relación para darnos cuenta qué estoy depositando en este vínculo; ¿para qué lo sostengo?

Aida Bello Canto, Psicologia, Emociones, Gestalt, Enojo, Resentiemiento


- la persona resentida ha de aprender a a enojarse de manera resolutiva. En el resentimiento estamos hablando de un enojo sin resolver, que ha quedado guardado y aunque saque el tema en diferentes situaciones, adentro permanece intacto ("la herida está abierta"). Suele tragarse el enojo, permanecer en silencio, o expresarlo inadecuadamente, o explotar, con lo cual no queda resuelta la situación causante del enojo; se establece adentro una confrontación con la otra persona.

Para lograr un enojo eficaz, ya sabemos que es una emoción inevitable en nuestras vidas, y no quedarnos con acumulación de enojo que con el tiempo puede transformarse en resentimiento, les recomiendo la lectura de Enojo Eficaz: sus fases . Ésta es la manera de no guardar viejos enojos y poder quedar con espacio disponible para habitar nuestro presente, conectarnos con nuestra vida en el ahora mirando hacia adelante. Dejamos de estar atrapados por escenas del pasado.

¡Aliviemos nuestra "mochila emocional"! El resentimiento toma mucho espacio de nuestra mente y emocionalmente lo padecemos.

Espero que te sea útil. ¡Te deseo lo mejor!

Dra. Aída Bello Canto
Psicología y Gestalt

5 de septiembre de 2022

Neuroliderazgo aplicado. Herramientas claves para tu vida personal y profesional.

Fabulosa charla sobre Neuroliderazgo aplicado, brindada por la Lic. Mariela Vendrell en la Reunión Científica de @sogiagestalt Herramientas fundamentales para liderar con "nuestro cerebro en mente", potenciarnos a nivel personal y profesional. Enriquecer nuestras relaciones. Un neurolider motiva, inspira, acepta críticas pues posee la actitud de aprendiz! Importancia de alimentar el bienestar, hacer pausas, focalizar la atención, estar presentes, ... Conocer los motivadores sociales, cuál es el que tiene preponderancia en nosotros 👉 y mucho más! Si te suma la información, sígueme en mi Canal 🙌🙌🙋‍♀️. Gracias!
Dra. Aida Bello Canto Psicologia y Gestalt

28 de agosto de 2022

Errores para fortalecer tu Autoestima.

Aida Bello Canto, Psicologia, Gestalt, Emociones, Autoestima
La autoestima es el resultado de una evaluación que hace cada uno de sí mismo; evaluamos en conjunto nuestras percepciones, pensamientos, sentimientos, nuestra manera de ser, de comportarnos (autoconcepto), nuestro cuerpo y nuestros rasgos físicos (autoimagen).

La autoevaluación de este conjunto conforma nuestra autoestima, siendo importante porque nos afecta en nuestra manera de estar en el mundo, de conectarnos con nosotros mismos y en cómo nos relacionamos con los demás.

El tema de la Autoestima es sumamente amplio y puede abordarse desde diferentes perspectivas, según sea el objetivo que se tenga: describirla, cómo se construye, conocer sus grados, importancia de la autoestima positiva, cuáles son los indicadores positivos y negativos de la misma, su lugar en la Pirámede de Maslow en la jerarquía de las necesidades humanas, etc.

Así que siendo tan extenso, voy a tocar un pequeño punto hoy: "qué no hacer para fortalecerla".

- Uno de los caminos equivocados para aumentar la autoestima es tomar una postura competitiva frente a los demás y/o caer en la comparación. Algunas personas creen que tomando estas rutas van a aumentar su confianza y su respeto hacia sí mismo/a; intentan vanamente desarrollarla en el afuera.

- Descalificar / menospreciar a otra persona. No me parece un tema menor ya que nos encontramos estas falsas autoestimas por doquier, en cualquier área de la vida, afectando a otros seres humanos ... a veces, en su propia confianza y valoración. No dudemos de la toxicidad que implica lograr algo a expensas de los demás.

- No manipules al otro para sentirte ganador/a. Para mi gran sorpresa, me encontré en un libro de mi profesión (no pienso delatar al autor) un ejercicio para fortalecer la autovaloración y se trataba de cómo entrenarse en los distintos modos de manipulación para imponerse al otro. Era muy específico en cada uno de los estilos: autoritario, seductor, lógico, ... ¿Pusieron cara de sorpresa también? Una cosa es encontrar estas manipulaciones en el día a día por donde uno anda, y otra es que te den entrenamiento para pulirte en estas estrategias. Lo siento, me indigné.


"El estado de una persona que no está en guerra ni consigo misma ni con los demás es una de las características más significativas de una autoestima sana" (N. Branden)

Fortalecer nuestra autoestima, si sentimos que lo necesitamos, implica un trabajo interno para desplegar nuestras capacidades y favorecer nuestras relaciones humanas.

El tema es interesante y da para largo. Por hoy lo dejo acá.
¡Les deseo lindo día!

Dra. Aída Bello Canto
Psicología y Gestalt

7 de agosto de 2022

Los Celos. Miedo al abandono.

Aida Bello Canto, Psicologia, Gestalt, Emociones, Celos
Los celos suelen presentarse en las relaciones de pareja produciendo un momento de incomodidad y hasta de sufrimiento para quien los siente. Suele provocar conflicto entre la pareja, según la intensidad de los mismos y la frecuencia con que aparezcan, con lo cual una persona puede ser un poco celosa (cada tanto siente celos) hasta llegar a los celos enfermizos (casi todo es causa de celos); los conflictos, escenas de discusiones entre la pareja, variarán según estas variables: intensidad y frecuencia.

Si bien empecé haciendo referencia a la relación de pareja, no perdamos de vista que los celos pueden presentarse en cualquier otra relación (integrantes de una familia, entre amigos), siendo el punto más tratado la incidencia de ellos en la pareja por los problemas que acarrean, donde muchas veces ninguna de las partes sabe muy bien qué hacer para que se terminen las repetidas discusiones.

Como saben todas las emociones son señales; los celos son una señal que me informa del peligro de perder el cariño del ser querido por la presencia de un tercero. Tengamos muy presente que la "presencia de un tercero" está en la mente del celoso, no necesariamente es real, mas algún detalle, alguna palabra o gesto sirve de detonador de este sentimiento y los celos se activan como si en verdad existiese ese tercero. La esencia misma de esta emoción, que causa dolor a quien la padece, es la sensación de sentirse excluido y como consecuencia siente e imagina que será abandonado.

El trasfondo de la persona celosa es una baja autoestima y sentimientos de auto- desvalorización. Internamente se nombran las muchas razones por las que se siente "menos", aumentando su miedo a perder el afecto, el amor, de su pareja.

Aida Bello Canto, Psicología, Gestalt, Emociones, CelosLos conflictos que surgen entre la pareja por causa de los celos terminan cansando a ambas partes, pues haga lo que haga la persona para transmitir confianza y seguridad, puede traer paz en un momento dado, mas tarde o temprano vuelve a surgir una nueva situación inesperada de pelea. ¿Qué hacer entonces? La persona celosa ha de trabajar en su propia confianza, en reforzar su autoestima y potenciar sus valorización interna. El otro no puede darte lo que a tí mism@ no te concedes.

También en los celos hemos de diferenciar dos cosas que aparecen muy juntas, casi automáticas:
- el estímulo que los detona
- la reacción que aparece frente al sentir celos

La persona que trabaja sobre su inseguridad, empieza a discriminar estas dos partes y a reconocer su reacción desmedida, pudiendo empezar a frenarla y no depositar su reacción sobre el otro. Es un trabajo personal, interno, un proceso, pues casi siempre han habido experiencias previas de pérdida de afectos y hasta de abandono. Fortaleciendo su autoestima llegará a sentir de que es QUERIBLE.

En este hoy no voy a tocar el punto de las personas que de alguna forma les gusta generar celos en el otro (¡que las hay, las hay!) pues es una vuelta de tuerca más en este tema. Son personas celosas pero que en vez de sentirlo y/ o admitirlo, lo que hacen es despertar los celos en la otra persona, buscando el reconocimiento: que es tenido en cuenta, que es querido, obteniendo así la confianza y seguridad de que no será abandonado. Y si están en un tipo de relación con estas características, recuerden que hagan lo que hagan no podrán evitar que se repitan estas escenas de dudas y desconfianza (salvo que paulatinamente se dejen controlar sus vidas).

Espero que les sea útil. Deseándoles lo mejor,

Dra. Aida Bello Canto
Psicología y Gestalt

Sexualidad Consciente. Reactiva y nutrir la energía sexual. Gestalt

Nutritiva charla, con información y herramientas, con la Ed. Sexual y terapeuta gestaltica Andrea Serrano. Brinda un fácil y eficaz ejercici...