Instagram

Social Icons

Featured Posts

17 de marzo de 2019

Importancia de habitar el "Aquí y Ahora"

Dra. Aída Bello Canto, Psicología, Gestalt, Emociones, Bienestar
Te ofrezco un breve vídeo sobre la importancia de aprender a estar en el  "Aquí y Ahora", pues te ayudará muchísimo para salir de pensamientos que te llevan al pasado de manera repetida, causando culpa, angustia, ... o irte hacia el futuro, con la gran dosis de ansiedad que produce.

Las posibilidades para solucionar/ encontrar caminos alternativos para lo que te preocupa tanto del pasado como del futuro, las tienes en el presente. También es el lugar donde nos conectamos con lo que está pasando y no con "lo que va a pasar".


¡Te deseo lo mejor!

Dra. Aída Bello Canto
Psicología y Gestalt

10 de marzo de 2019

El Destrato es Maltrato: Indiferencia Emocional

Dra. Aida Bello Canto, Psicología, Gestalt, Emociones, Maltrato, Destrato
Cuando hablamos de maltrato, todos nos podemos hacer una idea de qué se trata e incluso lo unimos a la violencia, sea física y/o emocional, a los vínculos tóxicos, lo reconocemos en las relaciones laborales y hasta en su aparición en el trato cotidiano, sea donde fuere.

También hemos tocado el tema de la invisibilidad del maltrato, cuya presencia es tan subterránea en muchas relaciones que cuando una persona puede darse cuenta de la existencia del mismo, se le complica a la hora de registrar cuándo empezó ni de qué manera quedó instalada esta forma de tratarse. Cuando se percata, por otros síntomas que se hacen presentes, ya lleva tiempo en el vínculo, mas puede empezar a elegir la manera de hacer frente a lo que "es", reconociendo que el maltrato está instalado. El recordar que se necesitan dos personas para que ésto acontezca es esencial,  arribar a la difícil conclusión de que una de las personas, el maltratado, jugó parte en el sostenimiento de esta dinámica, ya sea por los muy diversos motivos emocionales (miedo, por ejemplo): mas el reconocer que formó parte del "juego", ubica en un lugar de fuerza y posibilidad de cambio.

Hoy deseo recordarles otro tipo de maltrato que pasa altamente desapercibido y es profundamente dañino: el Destrato. Se refiere a la indiferencia emocional a la que se somete a una persona (o personas) no atendiendo sus necesidades, ni físicas, ni emocionales, siendo tratado como si fuese un objeto o como si no existiese. La persona que recibe el destrato, se siente invisible, no mirado, no registrado. Es un maltrato que no deja moretones "visibles", mas sí profundas huellas internas de daño.

La indiferencia emocional va socavando la autovaloración, la autoestima, el propio respeto, llegando a pensarse "no querible". En muchos vínculos, la persona que recibe el destrato, puede pasar a ser dependiente emocional creyendo que el apegarse al otro, complacerlo, aquietarse ante los conflictos, logrará como resultado el "ser visto", tomado en cuenta y valorado. ¡Error! En este terrible juego tóxico, la persona que maltrata de ceba y va aumentando la dosis de indiferencia emocional.

Otra forma de destrato, es cuando creemos pertenecer a un grupo y acontece una situación ante la cual decimos ¡basta! y nos vamos de este grupo; de alguna manera esperamos que el grupo o algunos de sus integrantes nos pregunten qué nos pasa, por qué hemos tomado esta decisión de partir, desean conocer la causa para renunciar a la pertenencia ... ¡y esto no pasa! nadie se acerca, por la vía que sea (en persona, un llamado, mensajes, ...), apareciendo un vacío tremendo que hiere, daña, golpea.



Ser receptor del destrato, de la indiferencia emocional, invita a un aislamiento interior; todos necesitamos ser mirados, escuchados, apreciados. Hay un viejo refrán que dice "lo que mata es la indiferencia" ... y de ello habla el marasmo infantil. Mas no hemos de ser niños para que nos hiera, aunque no nos mate.

Por supuesto que los heridos por el destrato podemos sanar rápido y vivenciar la experiencia como una desilusión, mas la razón es porque poseemos herramientas internas basadas en nuestra autoestima y adecuada valoración: nos sabemos queribles y elegimos la calidad de relaciones en nuestra vida.
Pero si la herida sigue abierta por el destrato, ¡atención!

Un cálido saludo.

Dra. Aída Bello Canto
Psicología y Gestalt

3 de marzo de 2019

Desdramatizar ¡te Empodera!

Dra. Aida Bello Canto, Psicologia, Gestalt, Emociones, Actitud Positiva
Dramatizar situaciones nos conecta al padecimiento, corriendo el riesgo de encontrar "pocas salidas". Para desdramatizar hemos de poner el foco en nuestra actitud.

La actitud es la manera que tenemos de contemplar las cosas mentalmente y nos ofrece la posibilidad de elegir cómo pararnos frente a los acontecimientos / situaciones que nos pasan diariamente.

Un actitud positiva nos ubica en un mejor estado mental para enfrentar las dificultades y las vicisitudes de la vida. Nuestro pensamiento queda más libre para generar ideas, fomenta la creatividad para que aparezcan posibilidades de solución, si las hay o un entendimiento emocional cuando no las hay.

La actitud negativa resta energía y destreza para sortear la problemática que se presenta; nos tornamos incrédulos y socavamos el creer en nosotros mismos, nos restamos potencial.

Numerosas investigaciones han dado por resultado que poseemos una gran facilidad para caer en la actitud negativa, para registrar con rapidez lo negativo, lo que falta. Por otro lado, han registrado los beneficios a nivel salud, calidad de vida, incidencia en las relaciones y vínculos, que trae el poseer una actitud positiva.

Lograr una actitud positiva es un aprendizaje, un entrenamiento de focalización y orientación en lo que sí hay, en lo que sí tenemos. Es un proceso contínuo y dinámico que logra convertirse en hábito, en una manera de estar en el mundo.

Muchas veces confundimos ¨circunstancias a resolver¨ con dramas. ¡Y esto nos complica nuestra existencia! Los problemas pueden estar siempre, en un área o en otra, personales o situacionales, mas nuestra mirada ante estas circunstancias es la diferencia, y ésto es actitud. ¿Veo lo que siempre falta, lo que no funciona, registro lo que si hay, lo que funciona?

Aida Bello Canto, Emociones, Psicología, Gestalt, Actitud Positiva


La actitud positiva impregna cada uno de nuestros actos, la manera en cómo nos expresamos, nos mostramos; va de adentro hacia afuera, y les reitero; ¡es contagiosa! También lo es la actitud negativa. Podemos poseer buenos conocimientos en un área específica, habilidades desarrolladas, mas nuestra forma de hacer, llevar a cabo en el mundo nuestros conocimientos y habilidades van acompañadas de un "cómo hacer" y ese cómo es la actitud.

El poder de la actitud positiva y su capacidad de ser aprendida ha sido desarrollado, entre otros, por Seligman en su Teoría del Bienestar, desplegadas en el post Un modelo para el Bienestar.

¿Cómo miras lo que ves? ¿Con qué actitud impregnas tu mirada?

Dra. Aída Bello Canto
Psicología y Gestalt

24 de febrero de 2019

El Invisible Maltrato Emocional

Dra. Aida Bello Canto, Psicología, Gestalt, Emociones, Maltrato
El maltrato está a la orden del día y si bien hay varios post sobre los estilos más frecuentes de manipulación, donde el maltrato es uno de los ingredientes más contundentes, resultante de esos vínculos tóxicos, también abundan otros más naturalizados, llegando nosotros mismos a pararnos en lo que denomino la "normalización del malestar". Puede tornarse tan frecuente entre personas, instituciones o en lo social, que puede tornarse invisible ... lo vemos, registramos el malestar, y lo dejamos pasar.

Cuando hablamos de cualquier manipulación o de una situación donde la violencia ya está instalada, el maltrato anidó en estas relaciones hace muchísimo tiempo antes. ¿Qué pasó entonces? Las descalificaciones, la indiferencia, pequeñas humillaciones, levantamiento de voz, coacción de libertad individual, menosprecio, indiferencia, ... ¿nada de esto fue registrado?

A esto me refiero a la invisibilidad del maltrato, tanto en el que nos toca a nosotros mismos como al que vemos "al pasar", el que acontece enfrente de nosotros y no hacemos nada, no nos involucramos, "no existe", ahí lo tornamos invisible.

Veamos diferentes tipos de maltrato emocional:

- Rechazo: no se le reconoce el valor a la persona, es tratada como si fuese inferior, desvalorizada. Se devalúan los pensamientos y sentimientos de la persona maltratada.

- Intimidación y atemorizamiento: Se provoca miedo en la persona a través de la intimidación, amenazas hacia otras personas o mascotas. Por ejemplo, el reiterado hostigamiento.

- Degradación: el objetivo de este tipo de maltrato es lograr el disminuir la dignidad y el valor de la persona maltratada, afectando su sentido de indentidad. Por ejemplo, humillar públicamente.

- Reclusión: Hace referencia a la limitación de la libertad de una persona; a veces incluye confinamiento físico, mas en muchas ocasiones basta una eficaz manipulación para que la persona maltratada se auto limite en sus movimientos. Por ejemplo, dejar de hacer ciertas tareas o salidas para que la otra persona esté contenta.

- Indiferencia emocional: en este tipo de maltrato no se atienden ninguna de las necesidades de la persona, ni físicas, ni mentales, ni emocionales, siendo tratado como si fuese un objeto o como si no existiese. Es un maltrato que no deja moretones "visibles", mas sí profundas huellas internas de daño.

Dra. Aida Bello Canto, ¨Psicologia, Gestalt, Emociones



La invisibilidad del maltrato no es poca cosa, ya que su inicio e instalación se nutre en esta fuente, y sólo nosotros podemos elegir qué hacer frente al mismo; por lo menos darnos cuenta que existe, que "es", que "está presente"; que nos puede tocar a todos y a cada uno, en mayor o menor medida ... y tener presente que el silencio es un gran cómplice.

Darnos cuenta de que existe maltrato en alguna de nuestras relaciones es un paso imprescindible para poder dar espacio al cambio ... empezar a elegir otra calidad de relación, donde prevalezca el respeto.

¡Lo mejor para tí!

Dra. Aída Bello Canto
Psicología y Gestalt

 
 
Blogger Templates