Instagram

Social Icons

Featured Posts

14 de enero de 2018

La Anestesia Emocional : sosteniendo el vínculo ...

Aida Bello Canto, Psicología, Gestalt, Emociones, Anestesia emocional, Miedo
Las emociones son cual arcoiris en su abanico cromático, y recordemos que aún las que no nos gustan por ser incómodas o desagradables, todas y cada una de ellas nos son útiles, poseen su función.
Las necesitamos todas para desarrollar nuestra inteligencia emocional.

La anestesia emocional está íntimamente vinculada al analfabetismo emocional, mas no son lo mismo. Veamos la diferencia:

El analfabetismo emocional no significa que la persona no sienta las emociones, sino que no puede nombrarlas; no posee un registro que unifique lo que siente con la conciencia, y por ende con la expresión verbal; aparece un escaso darse cuenta de qué es lo que siente. Esto conlleva también a una pobre expresividad emocional, lo cual incide en los vínculos. Además, su registro emocional puede ser muy recortado, nombrando varias emociones, de muy diferente cualidad, con el mismo nombre (ej: conmoverse / estar triste; celos / envidia).

En la anestesia emocional, la persona no siente la emoción. No hay un sentir concreto, de ahí que utilizo el término anestesia, pues nos ofrece con claridad lo que acontece. A la persona le "pasan cosas adentro", existe una emoción específica generada por una situación externa o interna (pensamientos, imágenes, por ejemplo), pero si alguien le pregunta qué siente en ese instante, la respuesta es NADA, porque realmente no siente nada.

Al igual que una zona anestesiada del cuerpo donde sí pasa algo, mas no sentimos nada por efecto de la misma, así puede ocurrir con las emociones. Una persona puede dejar de sentir enojo, para preservar cierto vínculo por ejemplo; le pasan situaciones claras generadoras de enojo (incluso las detecta con facilidad en otros) mas su sentir es NADA. Otro ejemplo es una persona que ante los halagos o reconocimiento de algún tipo, puede entender que le pasa algo agradable, mas no siente NADA.
Aida Bello Canto, Psicología, Gestalt, Emociones

No solamente podemos tener anestesiada una emoción como el enojo o el miedo, sino también la alegría o la afectividad. ¡Cuánto nos perdemos! No registramos una cantidad de herramientas disponibles que poseemos a causa de esta anestesia.

Ir sensibilizándonos emocionalmente, salir de la anestesia emocional, es muy importante también porque podemos estar viviendo alguna relación de maltrato (en la pareja, el trabajo, ...) y no darnos cuenta debido a la anestesia que hemos desarrollado para sostener este vínculo. El precio que pagamos es muy algo, como hemos visto en otros artículos.

Fíjate en alguna de las situaciones que dejas pasar y no sientes nada, pero puedes darte cuenta que en algún momento de daba enojo o miedo, ... ¡ahí tienes un punto de anestesia! Permanece en contacto interno, respira y permanece, para ir abriendo tu registro de sensaciones (corporales):
¿qué te pasa en ese momento?; poco a poco irás afinando tu sentir y añadiendo más datos sensibles. La "nada" ya deja de existir, la anestesia va desapareciendo gradualmente.

Confía en tus recursos actuales; en el momento que nos anestesiamos, fue lo mejor que pudimos hacer en esa situación, pero hemos crecido, transitado experiencias que nos han fortalecido ... ya no somos los mismos!

Un cálido saludo,

Dra. Aída Bello Canto
Psicología y Gestalt

7 de enero de 2018

Detectando a un Manipulador/a

Aida Bello Canto, Psicologia, Gestalt, Emociones, Manipulación, Relaciones Tóxicas
Una de las razones por la que más cuesta detectar a una persona que nos manipula emocionalmente es porque suele ser una persona cercana a nosotros, cuyo amor, cariño, deseamos preservar y mantener en nuestra vida. Una gran señal que habla de la posibilidad de estar inmerso en una relación donde existe la manipulación emocional es el sentirse "mala persona", "poco comprensiv@" o "egoísta" si no se cumple el pedido de la otra persona.

Al principio quien es manipulado no suele darse cuenta que está dentro de un vínculo tóxico, satisfaciendo al "chantajista/manipulador" para sostener el vínculo, la relación.

Con el tiempo, la persona manipulada va perdiendo contacto con su integridad, el respeto hacia sí mism@, quedando atrapad@ en una especie de niebla que le impide registrar la manipulación, e incluso tiende a comprender, justificar y tolerar al Otro. Y es que el manipulador emocional conoce los puntos vulnerables, utilizando el miedo (a la pérdida del vínculo, por ejemplo), la obligación o la culpa como estrategias. Por medio de palabras sutiles, de alusiones, de insinuaciones o incluso de gestos, es posible desestabilizar a alguien, infringir este maltrato emocional.

Para que puedas detectar más rápidamente cuando te están manipulando, fíjate si ante la aparición de un conflicto en una relación o vínculo, aparecen alguno de estos puntos, pues lo que tiende a hacer el manipulador es:
Aida Bello Canto, Psicologia, Gestalt, Emociones, Manipulación

- Intentará controlarte.                                                       
- Ignorará o descalificará tus planteos o propuestas de solución.
- Encontrará argumentos que tenderán a invalidar los tuyos, o a invalidarte a tí (ataca la autoestima).
- Evade la responsabilidad que le toca en el conflicto.
- Apela a desestabilizar emocionalmente (son grandes estrategas en este punto).

En cambio, para que puedas comparar las diferentes actitudes y comportamientos ante una situación conflictiva donde ambas partes desean encontrar una solución respetuosa:

- Apelarán a una comunicación abierta del tema.
- Se interesarán por los sentimientos mutuos frente a la situación.
- Propondrán soluciones las dos partes del vínculo, escuchándose (mas allá de que sean aceptadas o no. Es una posición interna de búsqueda de acuerdos).
- Cada uno revisa su parte de responsabilidad en el conflicto.

La manipulación emocional puede presentarse con distintos disfraces, así que te sugiero la lectura de los 4 Estilos de Manipulación, para refrescar los distintos modos de maltrato. O quizás prefieras ver un corto vídeo sobre las señales en las relaciones tóxicas:



¡Espero que te sea útil!

Dra. Aída Bello Canto
Psicología y Gestalt

1 de enero de 2018

Propósitos sin Constancia = No concreción!

Aída Bello Canto, Psicología, Gestalt, Postergación
Primer día del nuevo año ... y de alguna manera todos lo iniciamos con varios proyectos y estupendos propósitos. ¿Cuántas veces tomaste la decisión de hacer algo y la postergación se hizo presente día a día, semana a semana? Si quieres concretarlos, ten presente que la voluntad y la constancia serán tus aliados.

El esperar a "tener ganas" para llevar a cabo nuestro deseo y/o decisión, es una enorme trampa, ya que suponemos que las ganas son suficiente motor para concretar lo que queremos.

Regálate un breve espacio de tiempo para pensar qué te hubiera gustado llevar a cabo esta semana o en este mes y no lo has hecho. Si lo escribes es mucho más eficaz ... después reflexiona las razones por las cuales no lo hiciste. Encontrarás que una frecuente respuesta es "falta de tiempo", mas sé sincer@ contig@ mism@ y respóndete ¿hace cuánto que vienes deseando/pensando hacerlo? Entonces, la respuesta de que es por falta de tiempo no es válida. Sencillamente ... ¡no tuviste ganas!

Ésta actitud de no concretar esperando "las ganas" está presente desde lo pequeño a lo grande: en proyectos, ideas, planes, mejoras en tu vida en cualquier área de la misma.

Si quieres hacer algo, ¡no esperes a tener ganas! HAZLO, da el primer paso, muévete, saca tu cuerpo de la postura que tiene (generalmente estamos sentados pensando y pensando, dando vueltas si lo hacemos, si es el mejor momento, si ... si ... si ...).

Aida Bello Canto, Psicologia, Gestalt, Postergación

Utiliza estrategias que ayudan a concretar lo que quieres pero que ya sabes que no vienen las ganas. Acá es donde utilizamos la voluntad, y solamente a través de la constancia es que lograremos concretar nuestros proyectos / objetivos.

- Si quieres salir a caminar y te dices "mañana comienzo", pues déjate preparada la ropa cerca para cuando te levantes ni tengas tiempo de pensar si lo haces o no; ¡y vete a caminar!
- Si quieres concretar la cita médica de control, ponte en un lugar bien a la vista el número telefónico y el teléfono arriba. ¡Y llama!
- Si quieres empezar un curso, ¡inscríbete!
- Si quieres llamar a alguien que hace mucho que tienes en mente hacerlo para saber cómo está, ¡hazlo en el mismo instante que vuelves a recordarte!

La esencia de caer en la trampa de esperar las ganas es que. por un lado, cada vez que recordamos nuestro propósito anhelado, volvemos a decirnos a nosotros mismos que lo vamos a hacer (renovamos nuestro propio contrato) para recaer en el mismo círculo vicioso anterior, y por otro lado, alimentamos el auto-reproche (ya sabemos cuán duros podemos ser con nosotros internamente).

Cuando tomamos conciencia de que no hemos de esperar las ganas para hacer lo que queremos hacer, nos empezamos a mover con mayor frecuencia hacia nuestros objetivos y en el transcurso vamos conectando con la satisfacción de lo realizado. Nutrimos una actitud positiva, nos generamos bienestar.

¡Buen 2018 para todos!

Dra. Aída Bello Canto
Psicología y Gestalt

24 de diciembre de 2017

¿Y si abrazamos más? ¡Tú siempre ganas!

Aída Bello Canto, Psicología, Gestalt, Emociones, Abrazo,





 Generalmente esta expresión emocional es doble, al dar un abrazo también lo recibimos, y digo generalmente, porque a veces la otra persona no puede, por circunstancias varias, devolverlo en el mismo momento que lo recibe; puede sentir los deseos de abrazar, pero no puede expresarlo. Así, que aunque les cueste creerlo, podemos enseñar a abrazar a otra persona, pues algunas pierden esta capacidad expresiva en el camino.

Necesitamos el contacto físico desde que llegamos a este mundo, y numerosos estudios (Universidad de Carolina del Norte, Universidad de Duke) han demostrado cómo la ausencia de caricias físicas, abrazos, en la infancia, impiden el desarrollo de las neuronas. Ni qué decir del marasmo, mortandad infantil por ausencia de contacto físico. Pues bien, la importancia de seguir recibiendo y dando éstas caricias permanece a lo largo de nuestra vida.

Algunos beneficios físicos y emocionales que genera el abrazar son:

- Aumenta la oxitocina en sangre, mejor conocida como la hormona del amor. Uno de los efectos de la oxitocina es que activa unos químicos que disminuyen la presión arterial.

- Mejora el estado de ánimo al incrementar la serotonina.    

Aida Bello Canto, Psicologia, Gestalt, Emociones, Abrazo- Liberamos stress y ansiedad.

- Fortalecemos nuestro sistema inmunológico al abrazar y ser abrazados pues se activa la creación de glóbulos blancos; con ello, poseemos mejor defensa ante las enfermedades.

- Aumenta nuestra seguridad y confianza al sentirnos apoyados y contenidos, acompañados por otro ser humano.

- El abrazo es una manera de comunicación no verbal que transmite comprensión y empatía, viéndose beneficiada nuestra autoestima.

Hay diferentes estilos de abrazos, mas mi objetivo en este hoy no es ir al detalle de los mismos, sino el transmitir la importancia del abrazo, de que los hagamos más presentes en nuestras vidas, viéndonos beneficiados por partida doble: dando y recibiendo. Podemos expresar muchísimas emociones en un abrazo, mas la que circula invariablemente es la ternura, brindando respeto, afecto y reconocimiento a otro ser vivo.

Definitivamente el abrazo incrementa nuestro bienestar general, tanto física como emocionalmente.

En lo personal, me parecen maravillosas las campañas internacionales que se realizan de "Abrazos Gratis". Hace pocos meses me encontré una en Av. Las Heras y Aguero, en Buenos Aires, ¡qué estupendo!

¿Qué estás esperando para ir y abrazar? Y si lo quieres, ¡pídelo! no esperes que te adivinen los demás.

Dra. Aida Bello Canto
Psicología y Gestalt

 
 
Blogger Templates