Instagram

Social Icons

Featured Posts

16 de diciembre de 2018

Atravesando los Cambios, ¿te ayudas?

Dra. Aida Bello Canto, Psicología, Gestalt, Emociones, Cambios, Actitud positiva
El cambio, ya sea interno o externo, nos moviliza y la manera en cómo gestionemos nuestras emociones y la actitud que tengamos incidirán en éste tránsito vital.

A todos y cada uno de nosotros nos acontecen cambios a lo largo de nuestra vida. Algunos son deseados, buscados y promovidos; otros vienen solos, anunciados, paulatinos o de forma súbita, haciendo que el cambio se haga presente más allá de que nos guste o no.

Además, hay un componente personal a tener en cuenta ante todo cambio: nuestra flexibilidad emocional. La presencia en "buena dosis" favorecerá la transformación o la adaptación creativa a los cambios y una escasez en flexibilidad emocional hará que sea más difícil, pudiendo causar rigidez como consecuencia del miedo que despierta.

Cuando digo cambio externo o interno, pareciese que van separados, mas están íntimamente relacionados, no hay uno sin otro; a lo que hago referencia en esta distinción es al origen del cambio:

- Cambio interno, deviene de un deseo o necesidad de transformar algún aspecto propio, de una búsqueda de crecimiento interior, un objetivo personal de aprender nuevas respuestas internas para un bien-tratarse (por ejemplo, como consecuencia de darse cuenta de auto-desvalorización, maltrato interno, etc) y/o descubrir herramientas o potencialidades desconocidas.

Aida Bello Canto, Psicologia, Gestalt, Emociones, ActitudEste tipo de cambio es paulatino, deviene de un proceso que la persona va realizando, un "viaje" personal e íntimo donde el respeto y su propio tiempo va marcando el paso. En este "viaje" se despliega nuestro alfabeto emocional valorizando cada una de nuestras emociones y las funciones/señales que nos otorgan.

Hasta acá el cambio se va gestando y construyendo en nuestro mundo interior, mas en alguna instancia de este camino, empieza a aparecer el cambio externo, nos vamos mostrando con esta nueva mirada ante el mundo, la forma de relacionarnos y de vincularnos.
Vivimos en co-existencia, nos relacionamos con el afuera, con nuestro entorno, así pues, el cambio interno pasa a generar poco a poco un cambio externo.


- Cambio externo, deviene del afuera e impacta en nuestra vida generando algo distinto a lo que antes estaba. Puede ser provocado por muy diferentes fuentes; ejemplos: otra persona que rompe un vínculo conmigo, un fallecimiento, una enfermedad propia o de un ser querido, una situación social, cambios económicos drásticos e incluso tener que cambiar de lugar de vivienda o país de residencia.

Sea la situación externa que fuere que provoca un cambio en nuestra existencia, nos moviliza emocionalmente, nos pone cara a cara ante la incertidumbre pues sabemos que algo cambia, y es inevitable (por ser externo, por no ser buscado). Lo que hayamos aprendido de nuestras emociones, nos servirá de brújula para ajustarnos creativamente al cambio y al cómo ir llevándolo a cabo

Este cambio externo no solamente incide en el afuera, sino que es semilla y siembra para un nuevo cambio interno. Nuestras emociones involucradas, lo que hagamos con ellas, la actitud con que impregnemos nuestro ser y estar en el nuevo cambio acontecido, hará que germine y florezca internamente una transformación que nos sume, nos enriquezca, o propiciará una rigidez y/o remitirá a antiguos miedos no resueltos o ignorados en el tiempo (¿qué nos pasó ante cambios o quiebres de situaciones en nuestro pasado?), lo cual dificulta el ajuste creativo al cambio acontecido.

El disponer de recursos emocionales internos, el poseer un desarrollado alfabeto emocional (si deseas ampliación en este tema, visita Analfabetismo Emocional favorece nuestra postura vital ante los cambios, ya sean internos o externos, tomándolos como desafíos y oportunidades de crecimiento.


Dra. Aída Bello Canto
Psicología y Gestalt

9 de diciembre de 2018

Felicidad y Bienestar ¡no es lo mismo!

Aida Bello Canto, Psicología, Gestalt, Emociones, Bienestar, Felicidad
Felicidad y Bienestar no son sinònimos. Anhelamos y tenemos momentos de felicidad a lo largo de nuestra vida, mas raya lo imposible el permanecer en un estado de felicidad. En cambio sí es posible el permanecer en un estado de bienestar, donde a pesar de las situaciones externas que nos ocurran, podemos acudir adentro nuestro y sentirlo.

Me parece importante la diferenciación que hace el Dr. Seligman entre la Teoría de la Felicidad y la Teoría del Bienestar. La primera apunta a la auto-satisfacción y la segunda a fomentar el propio bienestar y en el afuera; además, se entiende por bienestar por una bien estar que puede estar lejos de la auto-satisfacción. Por ejemplo, acudir a un evento de un ser querido puede no generarme auto-satisfacción porque no me gusta en esencia lo que se presenta en tal evento, mas elijo acudir y estar presente, compartir ese momento de importancia para el ser querido, porque eso sì me genera bienestar. ¡Estoy hablando de elecciòn y no de complacencia!

El Dr. Martin Seligman ha desarrollado un modelo para cultivar el bienestar el cual contempla cinco componentes:

- Emociones positivas: se refiere a aumentar las emociones positivas. Ésta es una variable subjetiva pues es según lo que cada persona piensa y siente. Incrementar las palabras y emociones positivas. Presta atenciòn a la calidad de las palabras que utilizas, ¿son  positivas?

- Compromiso: es la puesta en práctica de las fortalezas personales, con el objetivo de aumentar las experiencias óptimas, el flujo de conciencia ("flow"). Ejemplos: amabilidad, humor, integridad, inteligencia social, etc (hay 24 fortalezas medibles). Involucrarse positivamente en los actos del día a día.

- Relaciones positivas: dedicar tiempo a nutrir las relaciones genera sensaciones de apoyo y compañía, influyendo directamente en la percepción de bienestar.

- Sentido: alude al sentido de la vida y el desarrollo de objetivos que van más allá de uno mismo. Ayudar a un otro, acompañar, ser solidario son generadores de bienestar, por ejemplo.

- Logro: establecer metas que nos motiven. Sugiero que sean a corto plazo y escribamos los pasos para ir avanzando hacia esa meta.

Para los que deseen aumentar de manera significativa su Bienestar, les propongo un ejercicio Gratitude Visit):
Aìda Bello Canto, Psicologìa, Gestalt, Emociones
elaborado por Seligman:

Piensa en una persona que esté viva, que haya influenciado positivamente en tu vida. Escríbele una carta de agradecimiento y busca la manera de encontrarte con esa persona y leérsela. Hoy en día tenemos muchos medios para poder hacerlo en directo, aún si la persona no reside en nuestra ciudad.

¡Yo voy a hacer la mía! Tengo mucho para agradecer. ¿Ustedes?

Dra. Aìda Bello Canto
Psicologìa y Gestalt

2 de diciembre de 2018

Cansancio Emocional: agotamiento constante

Aida Bello Canto, Psicologia, Gestalt, Emociones, Cansancio emocional
El cansancio emocional es una sensación constante de agotamiento, no solamente físico pues aunque hayamos dormido las horas suficientes, sentimos al despertar que el "día nos pesa". Sólo el pensar lo que tenemos por delante en la jornada puede sacarnos un profundo suspiro acompañado de tristeza, a veces angustia, desgano. Si se prolonga en el tiempo ¡nos "cansa" el estar cansados!

Hay diversas fuentes generadoras del cansancio emocional pero voy a señalar dos, que debemos registrar que no sean la causa, para que podamos combatir el agotamiento constante al que me refiero hoy acá:

1) Causa orgánica. Hay diferentes patologías de nuestro cuerpo que tienen como síntoma un constante cansancio físico, terminando por afectar nuestro estado de ánimo. A veces la falta de una vitamina, por ejemplo Vitamina D, genera agotamiento físico y emocional.

2) Exigencia desmedida: Cuando somos guiados internamente por una exigencia sin respeto a mis límites y sin valoración a mis potencias, la sensación de nunca llegar, "siempre faltan 5 para el peso", "siempre se puede más y mejor", etc ... ocasiona un gran agotamiento, con múltiples consecuencias emocionales ( ej, stress, sindrome de bornout) y físicas (ej, dolores de columna, contracturas en cervicales).

Sacando estas dos causas, si sentimos un constante cansancio generalizado, donde no encontramos razón alguna para tenerlo, mas sí registramos que "la Vida nos pesa", por decirlo de alguna manera, nos encontramos ante una necesidad interna de que "algo cambie en nuestra vida" y que no estamos escuchando. Hay un área, laboral o personal, que nos genera insatisfacción, excesiva demanda de nuestra parte, o la tenemos desatendida - internamente- hace larga data.

Además del agotamiento físico y emocional, podemos sentir:
- hipersensibilidad (reaccionamos internamente con mayor enojo y/o tristeza)
- desgano (nuestra motivación se encuentra dormida)
- aún durmiendo las horas necesarias, sentimos que nuestro cuerpo no "carga las baterías"
- presencia de pensamientos negativos

¿Qué hacer para ayudarnos a salir del cansancio emocional? 
Aida Bello Canto, Psicologia, Gestalt, Meditación, Cansancio Emocional

- Meditación. Es esencial que te regales este espacio diario para frenar tus pensamientos y las emociones que vienen acompañadas,  conectándote con el Aquí y Ahora, sostenido por la respiración. Este entrenamiento irá ampliando tu fuente interna de armonía. Los beneficios neurológicos, físicos y emocionales son ampliamente conocidos por lo cual no me extenderé acá. Utiliza aplicaciones gratuitas en tu celular e inicia con una meditación de 5 minutos diarios.

- Gestiona tu tiempo de tal manera que te hagas un espacio de desconexión con el afuera, demasiados estímulos, y te centres en tí con el objetivo de conectar con tu deseo y necesidad interna y empieces a visualizar los pasos necesarios para ir poco a poco creando tu plan de acción para los mismos. Anotar en una libreta puede ser muy útil.

- Gestiona tus emociones. Es probable que tengas alguna emoción "guardada" y acumulada. Aprender a gestionarla es una vía de darle salida sin dañar a nadie ni dañarte a tí; desahogar tal emoción no significa explotar, solamente tal idea produce miedo. Busca algún amigo/a para compartir lo que te pasa, o un profesional si así lo consideras.

- Da prioridades y construye una lista realista de lo que vas a hacer: recuerda que la calidad de tu propio tiempo es una prioridad.

- Revisa tus vínculos y cómo te relacionas. ¿Te genera bienestar? Quizás tengas que hacer algunos movimientos ... date tiempo para darte cuenta ... ¡ya es un gran paso!

¡Espero que te sea útil!

Dra. Aída Bello Canto
Psicología y Gestalt

 
 
Blogger Templates