Instagram

Social Icons

29 de enero de 2017

Dependencia Emocional / Adicción a personas

gPsicología, Gestalt, Emociones, Miedo, Aida Bello Canto, dependencia emocional
En la dependencia emocional aparece el miedo a ser dejados, miedo a ser excluídos de una relación o grupo de pertenencia, llevándonos a complacer, obedecer, satisfacer las necesidades de la otra persona con tal de que permanezcan con nosotros.

Paulatinamente nos olvidamos de nosotros mismos, nuestras propias necesidades, adormecemos emociones (por ejemplo el enojo), pues la prioridad es sostener el vínculo ... ¡al precio que sea!

Pareciese difícil de entender esto de "pagar cualquier precio" con tal de seguir en una relación, pues en muchísimas ocasiones nos encontramos que el precio incluye maltrato, emocional y/o físico; mas es mucho más fuerte la necesidad interna de sostener este tipo de vínculo tóxico antes que enfrentar el vacío profundo que se siente adentro.

Reconocer la dependencia y co-dependencia emocional no es fácil, y generalmente se descubre a lo largo del tiempo, cuando ya estamos inmersos en este tipo de relaciones, por las señales de desasosiego, desamparo ante la posible pérdida, angustia o el maltrato llegó a niveles muy altos -entre otras señales-.

Aida Bello Canto, Psicologia, Gestalt, EmocionesCuando podemos reconocer  nuestra adicción a personas, nuestra dependencia emocional, entonces estaremos en condiciones de iniciar el camino de salida y cambio de esa relación tóxica.

En la co-dependencia, nuestra vida se ve afectada por lo que la otra persona dice o hace, e incluso lo que "no dice o no hace" pues nos volvemos traductores de señales, gestos, etc. El co-dependiente detecta la problemática en la otra persona, "sabe que necesita su ayuda", e intenta cambiarla, ayudarla. Se pone en funcionamiento lo que denominamos el Salvador/a interno, sintiendo que si somos nosotros los que dejamos a la otra persona ¿qué será de él/ella? lo cual trae aparejado sentimientos de culpa. Sigo atado/a a esta relación tóxica, aunque sepa que lo es ... pero ¿cómo voy a abandonar al Otro?

La dinámica de la dependencia y la co-dependencia emocional puede parecer distinta, mas es la misma moneda, y no hay uno sin el otro. Las dos personas conforman este vínculo, necesitando aprobación, afecto, reconocimiento: persiste la sensación y emoción de necesitar al otro y ser necesitado por el otro. Ambos son adictos y co-adictos a personas, (sea la pareja, un familiar, en el trabajo).

La construcción de este tipo de vínculo es un proceso gradual; así también es la desintoxicación, la salida de ellos. Se requiere tiempo y mucho acompañamiento hasta que podemos ir aprendiendo a autoabastecernos emocionalmente, no buscar que la otra persona supla mis propias necesidades y/o salir de salvar al Otro (aunque nos cueste pensarnos omnipotentes ... de esto hay una buena dosis, porque creemos que "sólo nosotros sabemos cómo salvarlo/a", "nuestra ayuda es indispensable").

Poseemos adentro nuestro los recursos necesarios para salir adelante, para confiar y querernos a nosotros mismos, sentirnos queribles por Ser, y a partir de ahí relacionarnos dando y recibiendo afecto, amor, ¡sin pagar precios por ello!


Dra. Aída Bello Canto
Psicología y Gestalt


22 de enero de 2017

Emociones anuladas, Vida recortada!

Emociones, Aida Bello Canto, Psicologia, Gestalt, Analfabetismo emocional,
Hay bastantes personas que tienen dificultad a la hora de nombrar emociones. A esta dificultad, con variantes en intensidad, la he denominado analfabetismo emocional. Se refiere a la dificultad en nombrar emociones sentidas, confundir una emoción por otra, creer que se carece de ciertas emociones.

El analfabetismo emocional no significa que la persona no sienta las emociones, sino que no puede nombrarlas; no posee un registro que unifique lo que siente con la conciencia, y por ende con la expresión verbal; aparece un escaso darse cuenta de qué es lo que siente. Esto conlleva también a una pobre expresividad emocional, lo cual incide en los vínculos.

También pueden llamar a varias emociones, de muy diferente cualidad, con el mismo nombre.

Veamos un ejemplo:
María dice que siente celos en muchas oportunidades, llevándola al padecimiento y a frecuentes peleas con su pareja. Cuando siente celos dice que necesita explotar con gritos y se enoja. Le pido que ofrezca situaciones donde se hacen presente los celos: "Juan se fué a una cena que lo invitaron unos amigos. Yo me quedé en casa: a mí nadie me llama para salir. ¡Me muero de celos! Me parece bien que él vaya a su salida; con eso no tengo problema". Otro ejemplo de María: "Susana se gastó un montón de dinero en algo superficial, para nada imprescindible. Y yo vivo haciendo cuentas para llegar a fín de mes. ¡Estallé de celos! cuando me fui de regreso a casa, me puse a gritar en la calle hasta el llanto. No es el dinero en sí mismo lo que me molesta, sino la libertad que tiene para gastarlo".
Le pido que defina "celos" para ella: "es la emoción que siento cuando otra persona hace algo que yo quiero para mí".

¿A qué les suena esto? Vemos que María confunde celos con envidia. Le pedí que buscase en el diccionario ambas palabras y reflexionara sobre el contenido de las mismas. a través de ejercicios de sensibilización, comprensión de ambas emociones y sus diferencias, María puedo empezar a reconocer la presencia de la envidia en su vida. Esta emoción estaba prohibida para ella, pues sólo la sienten las malas personas.

Cuando María pudo empezar a registrar su envidia, aprender a captar esta emoción como una oportunidad para apropiarse de sus deseos que el otro le servía de espejo, sentirla sin juzgarse una mala persona y averiguar qué pasos podía implementar para alcanzar su objetivo, ella se abrió una puerta para elegir qué hacer o no hacer en cada situación. Disminuyeron sus celos, se apropió de su envidia y liberó el vínculo de su pareja de sus estallidos.

¿Cuánto de esto nos puede pasar a nosotros? ¿Qué emociones podemos estar anulando, confundiendo, anestesiando?


Otro ejemplo es llamar tristeza a toda conmoción emocional: sea de alegría, de enojo, alta afectividad. Personas que se emocionan ante una situación, un abrazo, una mirada ... se conmueven profundamente y el nombre que le dan es tristeza. No pueden discriminar la variedad emocional, y en este caso puntual llega a convencerse de que es "depresivo/a", por la reiterada presencia de la tristeza: es la única que nombran. Algunos ya conocen una de mis frases: Tú eres lo que tú dices (¡el cerebro se lo cree!).

Éste tema abre un abanico para profundizar en: cómo ubicamos en el otro las emociones que no podemos registrar en nosotros, de qué nos estamos perdiendo al no detectar señales emocionales, cuán anestesiado podemos tener el "disfrute" o confundido con otro nombre.

Por hoy me parece suficientemente rico el que podamos revisar nuestro alfabeto emocional. Prestar atención a nuestro cuerpo, pues a lo mejor sentimos una opresión en el pecho ante una situación y no darnos cuenta que sentimos angustia, o desborde de alegría, etc. Permanecer un ratito sintiendo ... ayuda.

Cuanto más rico es nuestro repertorio emocional mayor grado de vivencia y experiencia vital poseemos, profundo contacto y calidad en el encuentro. "Coloreamos" nuestra vida y mejoramos nuestras relaciones.

Un cálido saludo,

Dra. Aída Bello Canto
Psicología y Gestalt


15 de enero de 2017

Respuestas viejas a situaciones nuevas? Uyyy!!!

Aida Bello Canto, Psicologia, Gestalt, Emociones, Cambio, Actitud positiva
Cada uno de nosotros nos hemos ido construyendo adentro en base a nuestras vivencias, las experiencias que hemos atravesado, nuestra propia historia. Todo esto incide en nuestro lenguaje, el tipo de relaciones significativas que tenemos y cómo nos relacionamos con el mundo.

Nuestra percepción, sentimientos, valores, creencias, comprensión de cuánto nos rodea y nuestras acciones constituyen un proceso dinámico que siguen escribiendo internamente más historias personales ... y vivimos nuestra vida según estas historias. 

Esto es muy útil ante cada situación nueva, pues nos basamos en nuestra experiencia, pero quiero resaltar un problema que se presenta cuando quedamos pegados, fijados, a esa historia, a una experiencia dolorosa concreta, y nos puede impedir ver que lo que pasa en la actualidad es muy diferente a nuestro pasado, pero respondemos con miedo, enojo o escapando (entre muy variadas respuestas), como si fuese lo mismo que antes.

Surge la necesidad de desconstruir/ cambiar nuestras habituales respuestas, pues nos impiden continuar con la vida de una nueva manera, desapegarnos de las respuestas fijas.

Para empezar a desconstruir, hemos de darnos cuenta  en qué lugar me paro en diferentes áreas de mi vida, pues lo hago según a la conclusión que he llegado por mi historia interna, y a partir de ahí respondo al mundo. Algunos ejemplos de conclusiones son:
- Yo todo lo logro con mucho esfuerzo.
- Tarde o temprano la gente me falla o me abandona.
- Pobre de mí.
- Yo puedo solo/a. No puedo contar con nadie.

Después, podemos emplear diversas herramientas para cambiar nuestras respuestas viejas y fijadas; les recuerdo la técnica de "Mi  Personaje me rescata".
Aida Bello Canto, Psicología, Gestalt, Emociones, Cambio

Ojalá te animes a revisar algunas conclusiones o respuestas rígidas que puedes tener funcionando en algún área de tu vida, y darte cuenta cómo te afecta: miedo al cambio, mantenerte lejos de la gente, dificultad para iniciar una nueva relación, ...

Y prueba tu "personaje que te rescata"!

Dra. Aída Bello Canto
Psicología y Gestalt


8 de enero de 2017

Tiempo es Vida. A quién o a qué se la dedicas?

Aida Bello Canto, Psicología, Gestalt, Emociones, Actitud positiva, Gratitud
No somos inmortales, aunque vivimos de una manera donde pareciese que se nos olvida tan contundente realidad. Le dedicamos tiempo a tantas preocupaciones, intentos de cambiar relaciones o a personas, situaciones pasadas, enojos ... que se nos va deslizando el tiempo, la vida. O todo lo vamos dejando "para más adelante", "cuando tenga tiempo"...

Es frecuente que cuando una persona querida fallece, nos replanteamos cambios y realzamos la importancia de la elección de nuestros actos y vínculos (¿a quién no le ha pasado?); revalorizamos nuestro tiempo y en qué y con quién invertirlo. Los Mayas decían "quién es dueño de tu tiempo, es dueño de tu vida".

The Last Lecture o La Última Conferencia/Lección es un espacio que brinda la Carnegie Mellon University para renombrados profesores que se retiran. Este espacio le fue otorgado en Septiembre del 2007 al Dr. Randy Pausch, profesor de informática y de la interacción del humano y la computadora (creación del mundo virtual), ya que tenía un cáncer prancreático con pronóstico de vida de tres a seis meses. Randy no sólo ofreció su The Last Lecture como legado a sus alumnos, mentores, etc. sino para que sus tres hijos pequeños tuviesen registro grabado de ciertas "cosas de la vida" que ya no podría compartirles.

Aida Bello Canto, Psicología, Gestalt, EmocionesÉstas "cosas de la vida" son:

- Ten sueños específicos.           

- Imprégnalos de entusiasmo.

- Los muros u obstáculos tómalos como pruebas para mostrar cuánto deseas algo, no con la finalidad de apartarte de tu camino.

- Ayuda a otros a conseguir sus sueños.

- Recuerda que no se puede conseguir todo solo/a. Deja que te ayuden.

- Muestra gratitud.

Aida Bello Canto, Psicología, Gestalt, Emociones
Para terminar quisiera recordarles y recordarme tres puntos con los que nutriría y acompañaría los anteriores:

pensamientos positivos, 
acciones positivas y 
palabras armoniosas.

Podemos empezar ya!

Dra. Aída Bello Canto
Psicología y Gestalt

1 de enero de 2017

El poder de la Esperanza

Aida Bello Canto, Psicología, Gestalt, Emociones, Esperanza¡Excelente emoción para empezar el nuevo año! La esperanza es un sentimiento que nos motiva, nos ayuda a enfrentar nuestras vidas, nos "da pilas". Al estar esperanzado/a me abro a visualizar en positivo, a tener ilusión y confiar en la vida misma.

Aunque no la nombremos con frecuencia ni empleemos el término, la misma nos habita y acompaña en cada objetivo deseado; mas si aumentamos nuestro registro emocional y usamos más la palabra, deja de ser tan difusa y vaga para tomar mayor presencia con su fuerza vital.

Dentro de los muchos estudios y ejemplos de la importancia de la Esperanza, permítanme recordarles el libro "El hombre en busca de sentido", de Viktor Frankl, donde nos muestra cómo la esperanza fué lo que mantuvo vivos a los prisioneros de los campos nazis. Es un sentimiento que nos "mueve hacia".

Claro está que hay situaciones donde tener esperanza es poco aconsejable, pues se acude a ella para evitar confrontar ciertas realidades, como pasa en la etapa de negación de un duelo, de una ruptura en un vínculo que dió sus señales previas de "no va más". Puede funcionar por un tiempo como un salvavidas en un naufragio ... mas el naufragio aconteció.

Así como el exceso de esperanza nos puede llevar por caminos con erradas expectativas, la ausencia de la misma logra que no nos esforcemos ni seamos creativos en búsqueda de opciones dando por hecho que no nos conducen a nada.

Aida Bello Canto, Psicología, Gestal, Emociones, Esperanza


Cuando reconoces tus deseos y te los propones: ¡ahí ya hay esperanza!, y ponte en acción en cada uno de ellos; solamente el desearlos no logrará que se concreten. Cultiva tu esperanza y acciona en tus deseos!!

Intento rescatar nuestra gran posibilidad de ser protagonistas de nuestro bienestar, para bien propio y para bien de cuàntos nos rodean. Recordar que  podemos aportar nuestro granito de arena en eso que tanto decimos y escuchamos: aumentar calidad de vida; y tener presente que nuestra actitud positiva aumenta la salud física, emocional y mental.

Para los que quieran les sugiero la lectura de Sé Jardinero/a de tu Actitud Positiva
El cultivar la esperanza, trabajar en la propia actitud positiva, no significa que no registremos lo que no nos gusta, que no veamos cuánto acontece ingrato en la vida, sino que desarrollamos mejores herramientas para enfrentar dichas situaciones. Además, entrenamos nuestro cerebro a percibir lo que hay, y no pararse en la que falta.

Lo mejor para tu 2017!!

Dra. Aída Bello Canto
Psicología y Gestalt

 
 
Blogger Templates