Instagram

Social Icons

19 de abril de 2020

La Esperanza como ingrediente.

Dra. Aída Bello Canto, Psicología, Gestalt, Emociones, Actitud Positiva
La esperanza es un sentimiento que nos motiva, nos ayuda a enfrentar nuestras vidas, nos "da pilas". Al estar esperanzado/a me abro a visualizar en positivo, a tener ilusión y confiar en la vida misma.

Aunque no la nombremos con frecuencia ni empleemos el término, la misma nos habita y acompaña en cada objetivo deseado; mas si aumentamos nuestro registro emocional y usamos más la palabra, deja de ser tan difusa y vaga para tomar mayor presencia con su fuerza vital.

Dentro de los muchos estudios y ejemplos de la importancia de la Esperanza, permítanme recordarles el libro "El hombre en busca de sentido", de Viktor Frankl, donde nos muestra cómo la esperanza fué lo que mantuvo vivos a los prisioneros de los campos nazis. Es un sentimiento que nos "mueve hacia".

En este presente que todos transitamos, tan difícil y único en nuestras vidas, con todas las emociones que nos acompañan y se despiertan en su variedad día a día (miedo, cansancio, enojo, ...), se torna importante poder recordar que la esperanza es un ingrediente para añadir a nuestra receta vital actual . ¿Cómo tenerla? a mí se me ocurren dos cosas, Usted tendrá sus propias vías, y ¡qué bueno!: 1) afianzarme en que estoy haciendo lo adecuado para cuidarme a mí y a los demás para ayudar a que esta situación se vaya frenando y  mejore día a día, y 2) recordar que todo pasa, ¡Todo Pasa!

Claro está que hay situaciones donde tener esperanza es poco aconsejable, pues se acude a ella para evitar confrontar ciertas realidades, como pasa en la etapa de negación de un duelo, de una ruptura en un vínculo que dió sus señales previas de "no va más". Puede funcionar por un tiempo como un salvavidas en un naufragio ... mas el naufragio aconteció.

Así como el exceso de esperanza nos puede llevar por caminos con erradas expectativas, la ausencia de la misma logra que no nos esforcemos ni seamos creativos en búsqueda de opciones dando por hecho que no nos conducen a nada.

Dra. Aída Bello Canto, Psicología, Gestalt, Emociones


Cuando reconoces tus deseos y te los propones: ¡ahí también ya hay esperanza!, y ponte en acción en cada uno de ellos; solamente el desearlos no logrará que se concreten. Hablo de pequeñas cosas que son muy importantes; no me refiero a que definas el gran proyecto de tu vida!

Intento rescatar nuestra gran posibilidad de ser protagonistas de nuestro bienestar, para bien propio y para bien de cuàntos nos rodean. Recordar que  podemos aportar nuestro granito de arena en eso que tanto decimos y escuchamos: aumentar calidad de vida; y tener presente que nuestra actitud positiva aumenta la salud física, emocional y mental.

Para los que quieran les sugiero la lectura de Sé Jardinero/a de tu Actitud Positiva
El sumar esperanza, el trabajar en la propia actitud positiva, no significa que no registremos lo que no nos gusta, que no veamos cuánto acontece ingrato en la vida, sino que desarrollamos mejores herramientas para enfrentar dichas situaciones. Además, entrenamos nuestro cerebro a percibir lo que hay, y no pararse en la que falta.

Dra. Aída Bello Canto
Psicología y Gestalt

12 de abril de 2020

5 de abril de 2020

Variedad en el Maltrato Emocional

Dra. Aída Bello Canto, Psicología, Gestalt, Emociones, Maltrato, Vinculos Tóxicos
El maltrato emocional es un tema que he abordado en diferentes artículos, mas dadas las preguntas y consultas sobre el mismo, acá va un recordatorio de las diferentes maneras en que puede presentarse.

Tengamos presente que el impacto emocional negativo en la víctima es profundo, dudando de sí mism@ durante un largo tiempo y buscando en su propia persona las causas generadoras de este tipo de respuestas que aparecen en la otra persona:
- "si yo no hubiese dicho o hecho tal o cual cosa, ...",
- "y ... está bajo una gran presión, ..."
Tiende a someterse aún más con la esperanza y enorme expectativa de que si se comporta de diferente manera, logrará que algo cambie; esto indica que sigue sintiéndose responsable del actuar del otro: respuesta emocional que forma parte del abuso, de la violencia psicológica.

Pues bien, ¡vamos a ellas!:

El control: consiste en "vigilar" sutilmente lo que dice o hace la otra persona con el fin de ir imponiendo el modo en que se deben hacer las cosas. Todas las áreas vitales entran bajo escrutinio: las relaciones sociales, a dónde va, actividades externas (de repente "aparecen" obstáculos para la realización de un nuevo curso o estudio) y un largo etc.

Los celos patológicos: el control hacia la otra persona puede tomar esta dimensión con una sospecha permanente, vigilancia de las llamadas, del celular, a qué dedica el tiempo, amigos, ... El objetivo es poseer totalmente (recordemos que se cosifica al otro Ser).

El acoso: preguntas reiteradas, cuestionamientos constantes; seguimiento vía telefónica o apareciendo de repente en el lugar donde está la otra persona. Todo ello va mermando el espacio de acción de la víctima, o termina por asentir en planteos, aunque no esté de acuerdo, con tal de evitar el conflicto.

La denigración: el objetivo es atacar la autoestima, tomando diversos caminos esta violencia: con palabras hirientes, actitudes descalificatorias a lo que hace la otra persona, negando sus ideas y emociones, atacando sus valores, familia y/o amigos. Tengamos en cuenta que se puede descalificar a otra persona con palabras suaves (no creamos que son siempre gritos), logrando la pérdida de confianza en sí mism@. En un estudio realizado en Quebec, vieron que los hombres suelen denigrar atacando el rol materno, capacidades domésticas o cualidades como amante (estereotipo social de mujer) y las mujeres suelen denigrar atacando al rol social, su forma de expresarse, su desempeño laboral y exitoso (estereotipo social del hombre).

El aislamiento: este modo de sometimiento emocional es necesario para que pueda consolidarse en el tiempo la violencia psicológica. Progresivamente se va  aislando a la persona de sus otros vínculos afectivos, de la vida social y actividades externas (si trabaja se limita a éste quehacer, con control de horarios por supuesto); si no es necesario su ingreso económico, tarde o temprano se buscará que deje de trabajar "para que se dedique completamente al ser querido". Paulatinamente la víctima empieza a aislarse sola con el objetivo de estar más tranquil@, evitar conflictos, y estar "en paz".

Aida Bello Canto, Gestalt, Emocions, PsicologiaLas humillaciones: rebajar y ridiculizar es el punto; puede ser desde el uso de
la ironía más sutil hasta hechos vergonzantes para la víctima en la intimidad. Los insultos y la denigración sistemática van logrando un desmoronamiento interior. Recordemos que cuando se realiza en público, van teñidos con "humor".

Los actos de intimidación: el objetivo es despertar el miedo en el otro, otra muestra de quién tiene el poder en la relación. La amenaza puede presentarse rompiendo objetos ("mira lo que puedo hacerte"), dando portazos, gritos, golpeando a mascotas, conduciendo peligrosamente ante un conflicto en el auto, etc.

Las amenazas: se manipula al otro con la amenaza de la pérdida de algo o alguien: llevarse a los hijos, quitarle el dinero, gestos de golpear (para el psiquismo es lo mismo que recibir el golpe) y hasta de suicidio ("sin tí me mato").

La indiferencia ante las demandas afectivas: ignorar las necesidades de la persona, negar o invalidar sus sentimientos ("uh, siempre tan sensible"), mostrar insensibilidad ante lo que le pase al otro, rechazar o despreciar las demostraciones afectivas. Esta violencia emocional es muy eficaz y crece despacio, como todas las otras.

El maltrato ES maltrato. La repetición y la permanencia en el tiempo de una de estas maneras de maltrato emocional, varias intercaladas o todas (van en un proceso in crescendo), así como la asimetría en la relación (uno de ellos tiene el poder, no es un trato entre iguales) determina y define la presencia de la violencia psicológica.



La información es imprescindible y, en la mayoría de los casos, es necesario buscar ayuda para salir pues la autoestima esta muy lastimada y la persona se avergüenza de lo que ha aguantado.
¡No estás sol@!

Dra. Aida Bello Canto
Psicología y Gestalt


 
 
Blogger Templates