Instagram

Social Icons

19 de mayo de 2018

El Poder de la Esperanza


Aida Bello Canto, Psicologia, Gestalt, Emociones, Actitud Positiva
La esperanza es un sentimiento que nos motiva, nos ayuda a enfrentar nuestras vidas, nos "da pilas". Al estar esperanzado/a me abro a visualizar en positivo, a tener ilusión y confiar en la vida misma.

Aunque no la nombremos con frecuencia ni empleemos el término, la misma nos habita y acompaña en cada objetivo deseado; mas si aumentamos nuestro registro emocional y usamos más la palabra, deja de ser tan difusa y vaga para tomar mayor presencia con su fuerza vital.

Dentro de los muchos estudios y ejemplos de la importancia de la Esperanza, permítanme recordarles el libro "El hombre en busca de sentido", de Viktor Frankl, donde nos muestra cómo la esperanza fué lo que mantuvo vivos a los prisioneros de los campos nazis. Es un sentimiento que nos "mueve hacia".

Claro está que hay situaciones donde tener esperanza es poco aconsejable, pues se acude a ella para evitar confrontar ciertas realidades, como pasa en la etapa de negación de un duelo, de una ruptura en un vínculo que dió sus señales previas de "no va más". Puede funcionar por un tiempo como un salvavidas en un naufragio ... mas el naufragio aconteció.

Así como el exceso de esperanza nos puede llevar por caminos con erradas expectativas, la ausencia de la misma logra que no nos esforcemos ni seamos creativos en búsqueda de opciones dando por hecho que no nos conducen a nada.

Aida Bello Canto, Psicología, Gestal, Emociones, Esperanza


Cuando reconoces tus deseos y te los propones: ¡ahí ya hay esperanza!, y ponte en acción en cada uno de ellos; solamente el desearlos no logrará que se concreten. Cultiva tu esperanza y acciona en tus deseos!!

Intento rescatar nuestra gran posibilidad de ser protagonistas de nuestro bienestar, para bien propio y para bien de cuàntos nos rodean. Recordar que  podemos aportar nuestro granito de arena en eso que tanto decimos y escuchamos: aumentar calidad de vida; y tener presente que nuestra actitud positiva aumenta la salud física, emocional y mental.

Para los que quieran les sugiero la lectura de Sé Jardinero/a de tu Actitud Positiva
El cultivar la esperanza, trabajar en la propia actitud positiva, no significa que no registremos lo que no nos gusta, que no veamos cuánto acontece ingrato en la vida, sino que desarrollamos mejores herramientas para enfrentar dichas situaciones. Además, entrenamos nuestro cerebro a percibir lo que hay, y no pararse en la que falta.

Dra. Aída Bello Canto


Psicología y Gestalt

12 de mayo de 2018

Los Celos: miedo al abandono.

Aida Bello Canto, Psicologia, Gestalt, Emociones, Celos
Los celos suelen presentarse en las relaciones de pareja produciendo un momento de incomodidad y hasta de sufrimiento para quien los siente. Suele provocar conflicto entre la pareja, según la intensidad de los mismos y la frecuencia con que aparezcan, con lo cual una persona puede ser un poco celosa (cada tanto siente celos) hasta llegar a los celos enfermizos (casi todo es causa de celos); los conflictos, escenas de discusiones entre la pareja, variarán según estas variables: intensidad y frecuencia.

Si bien empecé haciendo referencia a la relación de pareja, no perdamos de vista que los celos pueden presentarse en cualquier otra relación (integrantes de una familia, entre amigos), siendo el punto más tratado la incidencia de ellos en la pareja por los problemas que acarrean, donde muchas veces ninguna de las partes sabe muy bien qué hacer para que se terminen las repetidas discusiones.

Como saben todas las emociones son señales; los celos son una señal que me informa del peligro de perder el cariño del ser querido por la presencia de un tercero. Tengamos muy presente que la "presencia de un tercero" está en la mente del celoso, no necesariamente es real, mas algún detalle, alguna palabra o gesto sirve de detonador de este sentimiento y los celos se activan como si en verdad existiese ese tercero. La esencia misma de esta emoción, que causa dolor a quien la padece, es la sensación de sentirse excluido y como consecuencia siente e imagina que será abandonado.

El trasfondo de la persona celosa es una baja autoestima y sentimientos de auto- desvalorización. Internamente se nombran las muchas razones por las que se siente "menos", aumentando su miedo a perder el afecto, el amor, de su pareja.

Aida Bello Canto, Psicología, Gestalt, Emociones, CelosLos conflictos que surgen entre la pareja por causa de los celos terminan cansando a ambas partes, pues haga lo que haga la persona para transmitir confianza y seguridad, puede traer paz en un momento dado, mas tarde o temprano vuelve a surgir una nueva situación inesperada de pelea. ¿Qué hacer entonces? La persona celosa ha de trabajar en su propia confianza, en reforzar su autoestima y potenciar sus valorización interna. El otro no puede darte lo que a tí mism@ no te concedes.

También en los celos hemos de diferenciar dos cosas que aparecen muy juntas, casi automáticas:
- el estímulo que los detona
- la reacción que aparece frente al sentir celos

La persona que trabaja sobre su inseguridad, empieza a discriminar estas dos partes y a reconocer su reacción desmedida, pudiendo empezar a frenarla y no depositar su reacción sobre el otro. Es un trabajo personal, interno, un proceso, pues casi siempre han habido experiencias previas de pérdida de afectos y hasta de abandono. Fortaleciendo su autoestima llegará a sentir de que es QUERIBLE.

En este hoy no voy a tocar el punto de las personas que de alguna forma les gusta generar celos en el otro (¡que las hay, las hay!) pues es una vuelta de tuerca más en este tema. Son personas celosas pero que en vez de sentirlo y/ o admitirlo, lo que hacen es despertar los celos en la otra persona, buscando el reconocimiento: que es tenido en cuenta, que es querido, obteniendo así la confianza y seguridad de que no será abandonado. Y si están en un tipo de relación con estas características, recuerden que hagan lo que hagan no podrán evitar que se repitan estas escenas de dudas y desconfianza (salvo que paulatinamente se dejen controlar sus vidas).

Espero que les sea útil. Deseándoles lo mejor,

Dra. Aida Bello Canto
Psicología y Gestalt

6 de mayo de 2018

¿Pedir? ¡Noooo! ... Miedo al rechazo.

Aida Bello Canto, Gestalt, Psicologia, Emociones, Miedo, Rechazo
Muchas personas reconocen su dificultad para pedir y cuando se detienen a reflexionar sobre ello, aparecen diferentes respuestas que pueden favorecer una actitud hacia el aprendizaje a pedir o, por el contrario, justificar con muchos argumentos su postura.

Los primeros, se dan la posibilidad de ir descubriendo mucho sobre sí mismos y, generalmente, pueden detectar el miedo que se asoma ante el rechazo. Los segundos, se cierran a tal aprendizaje pues ostentan como un atributo positivo el "no necesitar pedir", ya que se valen muy bien por sí mismos y no necesitaron a nadie para llegar a donde están.

Tanto para unos como para los otros, es un tema difícil que conlleva un camino pausado de mucho respeto, pues en ambos están las mismas raíces del miedo al rechazo, se den cuenta o no de este temor; lo que varía son las respuestas internas al hecho de no pedir, las propias justificaciones y cómo cada uno se puede diagramar su vida, su estar en el mundo, sin pedir.

Por supuesto que existen experiencias previas de rechazo que han dejado heridas, pedidos caídos en las indiferencia del otro, perdidos en el silencio, desvalorizados, etc. Desarrollamos una protección para que no nos vuelva a pasar, evitar reencontrarnos en ese lugar donde quizás hasta nos sentimos vulnerables por mostrar nuestra necesidad, y fuimos dañados por el Otro. El tema es que generalizamos al mundo este No Pedir, pues nuestra coraza no crea diferencias, no las reconoce: esa persona que me rechazó/ me hirió pasa a ser el mundo, los demás, todos.

Aida Bello Canto, Emociones, Psicologia, Gestalt, Miedo

Nos paramos en la autosuficiencia, "cueste lo que cueste", y a veces ...muchas veces, no registramos que el costo que pagamos es muy alto. No somos ni omnipotentes, ni impotentes; tenemos nuestras potencias, Humanas Potencias, y necesidades que hemos de acudir al afuera, asomarnos al mundo en que co-existimos para nutrir y ser nutridos.

Es un tema profundo pues remite a evitar el dolor. Mas deseo dejar dos puntos a tener en cuenta para aquellos que poseen y reconocen esta dificultad:

- Puedes tener a muchos dispuestos a darte si te acercas y  pides con claridad lo que necesitas. Si te aparece que no estás preparado/a para el NO del otro (que puede ser que acontezca), entonces busca herramientas para descubrir que tu pedido no queda anulado ante esta negación; será en otro lugar donde tengas que ir. No te descalifiques ni te anules. Que tu autoestima no se vea mermada. La negativa ha sido a tu pedido específico, no a tu Persona.

- No juegues a que te adivinen; me refiero con esto, a pararse en un lugar donde se espera que el Otro adivine lo que yo necesito, "porque yo estoy atento/a a las necesidades del otro y no me tiene que decir para yo dar". Es un "juego" que genera expectativas sobre los otros, la persona se ubica en una posición de espera, y cuando ve que no llega lo que precisa, reconfirma para sí mismo/a las razones del por qué no pide.
Es una auto-trampa que genera mucho enojo.

Dar, Recibir y Pedir son tres actitudes necesarias. Tenerlas balanceadas es un objetivo que nos suma.
¿Cómo andas tú en este tema? Te recuerdo que "darnos cuenta" ya es un gran paso.

¡Te deseo lo mejor!

Dra. Aída Bello Canto
Psicología y Gestalt

 
 
Blogger Templates