7 de agosto de 2022

Los Celos. Miedo al abandono.

Aida Bello Canto, Psicologia, Gestalt, Emociones, Celos
Los celos suelen presentarse en las relaciones de pareja produciendo un momento de incomodidad y hasta de sufrimiento para quien los siente. Suele provocar conflicto entre la pareja, según la intensidad de los mismos y la frecuencia con que aparezcan, con lo cual una persona puede ser un poco celosa (cada tanto siente celos) hasta llegar a los celos enfermizos (casi todo es causa de celos); los conflictos, escenas de discusiones entre la pareja, variarán según estas variables: intensidad y frecuencia.

Si bien empecé haciendo referencia a la relación de pareja, no perdamos de vista que los celos pueden presentarse en cualquier otra relación (integrantes de una familia, entre amigos), siendo el punto más tratado la incidencia de ellos en la pareja por los problemas que acarrean, donde muchas veces ninguna de las partes sabe muy bien qué hacer para que se terminen las repetidas discusiones.

Como saben todas las emociones son señales; los celos son una señal que me informa del peligro de perder el cariño del ser querido por la presencia de un tercero. Tengamos muy presente que la "presencia de un tercero" está en la mente del celoso, no necesariamente es real, mas algún detalle, alguna palabra o gesto sirve de detonador de este sentimiento y los celos se activan como si en verdad existiese ese tercero. La esencia misma de esta emoción, que causa dolor a quien la padece, es la sensación de sentirse excluido y como consecuencia siente e imagina que será abandonado.

El trasfondo de la persona celosa es una baja autoestima y sentimientos de auto- desvalorización. Internamente se nombran las muchas razones por las que se siente "menos", aumentando su miedo a perder el afecto, el amor, de su pareja.

Aida Bello Canto, Psicología, Gestalt, Emociones, CelosLos conflictos que surgen entre la pareja por causa de los celos terminan cansando a ambas partes, pues haga lo que haga la persona para transmitir confianza y seguridad, puede traer paz en un momento dado, mas tarde o temprano vuelve a surgir una nueva situación inesperada de pelea. ¿Qué hacer entonces? La persona celosa ha de trabajar en su propia confianza, en reforzar su autoestima y potenciar sus valorización interna. El otro no puede darte lo que a tí mism@ no te concedes.

También en los celos hemos de diferenciar dos cosas que aparecen muy juntas, casi automáticas:
- el estímulo que los detona
- la reacción que aparece frente al sentir celos

La persona que trabaja sobre su inseguridad, empieza a discriminar estas dos partes y a reconocer su reacción desmedida, pudiendo empezar a frenarla y no depositar su reacción sobre el otro. Es un trabajo personal, interno, un proceso, pues casi siempre han habido experiencias previas de pérdida de afectos y hasta de abandono. Fortaleciendo su autoestima llegará a sentir de que es QUERIBLE.

En este hoy no voy a tocar el punto de las personas que de alguna forma les gusta generar celos en el otro (¡que las hay, las hay!) pues es una vuelta de tuerca más en este tema. Son personas celosas pero que en vez de sentirlo y/ o admitirlo, lo que hacen es despertar los celos en la otra persona, buscando el reconocimiento: que es tenido en cuenta, que es querido, obteniendo así la confianza y seguridad de que no será abandonado. Y si están en un tipo de relación con estas características, recuerden que hagan lo que hagan no podrán evitar que se repitan estas escenas de dudas y desconfianza (salvo que paulatinamente se dejen controlar sus vidas).

Espero que les sea útil. Deseándoles lo mejor,

Dra. Aida Bello Canto
Psicología y Gestalt

31 de julio de 2022

¿Pedir? ¡Noooo! Miedo al rechazo.

Aida Bello Canto, Gestalt, Psicologia, Emociones, Miedo, Rechazo
Muchas personas reconocen su dificultad para pedir y cuando se detienen a reflexionar sobre ello, aparecen diferentes respuestas que pueden favorecer una actitud hacia el aprendizaje a pedir o, por el contrario, justificar con muchos argumentos su postura.

Los primeros, se dan la posibilidad de ir descubriendo mucho sobre sí mismos y, generalmente, pueden detectar el miedo que se asoma ante el rechazo. Los segundos, se cierran a tal aprendizaje pues ostentan como un atributo positivo el "no necesitar pedir", ya que se valen muy bien por sí mismos y no necesitaron a nadie para llegar a donde están.

Tanto para unos como para los otros, es un tema difícil que conlleva un camino pausado de mucho respeto, pues en ambos están las mismas raíces del miedo al rechazo, se den cuenta o no de este temor; lo que varía son las respuestas internas al hecho de no pedir, las propias justificaciones y cómo cada uno se puede diagramar su vida, su estar en el mundo, sin pedir.

Por supuesto que existen experiencias previas de rechazo que han dejado heridas, pedidos caídos en las indiferencia del otro, perdidos en el silencio, desvalorizados, etc. Desarrollamos una protección para que no nos vuelva a pasar, evitar reencontrarnos en ese lugar donde quizás hasta nos sentimos vulnerables por mostrar nuestra necesidad, y fuimos dañados por el Otro. El tema es que generalizamos al mundo este No Pedir, pues nuestra coraza no crea diferencias, no las reconoce: esa persona que me rechazó/ me hirió pasa a ser el mundo, los demás, todos.

Aida Bello Canto, Emociones, Psicologia, Gestalt, Miedo

Nos paramos en la autosuficiencia, "cueste lo que cueste", y a veces ...muchas veces, no registramos que el costo que pagamos es muy alto. No somos ni omnipotentes, ni impotentes; tenemos nuestras potencias, Humanas Potencias, y necesidades que hemos de acudir al afuera, asomarnos al mundo en que co-existimos para nutrir y ser nutridos.

Es un tema profundo pues remite a evitar el dolor. Mas deseo dejar dos puntos a tener en cuenta para aquellos que poseen y reconocen esta dificultad:

- Puedes tener a muchos dispuestos a darte si te acercas y  pides con claridad lo que necesitas. Si te aparece que no estás preparado/a para el NO del otro (que puede ser que acontezca), entonces busca herramientas para descubrir que tu pedido no queda anulado ante esta negación; será en otro lugar donde tengas que ir. No te descalifiques ni te anules. Que tu autoestima no se vea mermada. La negativa ha sido a tu pedido específico, no a tu Persona.

- No juegues a que te adivinen; me refiero con esto, a pararse en un lugar donde se espera que el Otro adivine lo que yo necesito, "porque yo estoy atento/a a las necesidades del otro y no me tiene que decir para yo dar". Es un "juego" que genera expectativas sobre los otros, la persona se ubica en una posición de espera, y cuando ve que no llega lo que precisa, reconfirma para sí mismo/a las razones del por qué no pide.
Es una auto-trampa que genera mucho enojo.

Dar, Recibir y Pedir son tres actitudes necesarias. Tenerlas balanceadas es un objetivo que nos suma.
¿Cómo andas tú en este tema? Te recuerdo que "darnos cuenta" ya es un gran paso.

¡Te deseo lo mejor!

Dra. Aída Bello Canto
Psicología y Gestalt

10 de julio de 2022

Agotamiento emocional: cansancio constante.

Dra. Aída Bello Canto,Psicología, Emociones, Gestalt, Agotamiento emocional, Exigencia
El cansancio emocional es una sensación constante de agotamiento, no solamente físico pues aunque hayamos dormido las horas suficientes, sentimos al despertar que el "día nos pesa". Sólo el pensar lo que tenemos por delante en la jornada puede sacarnos un profundo suspiro acompañado de tristeza, a veces angustia, desgano. Si se prolonga en el tiempo ¡nos "cansa" el estar cansados!

Hay diversas fuentes generadoras del cansancio emocional pero voy a señalar dos, que debemos registrar que no sean la causa, para que podamos combatir el agotamiento constante al que me refiero hoy acá:

1) Causa orgánica. Hay diferentes patologías de nuestro cuerpo que tienen como síntoma un constante cansancio físico, terminando por afectar nuestro estado de ánimo. A veces la falta de una vitamina, por ejemplo Vitamina D, genera agotamiento físico y emocional.

2) Exigencia desmedida: Cuando somos guiados internamente por una exigencia sin respeto a mis límites y sin valoración a mis potencias, la sensación de nunca llegar, "siempre faltan 5 para el peso", "siempre se puede más y mejor", etc ... ocasiona un gran agotamiento, con múltiples consecuencias emocionales ( ej, stress, sindrome de bornout) y físicas (ej, dolores de columna, contracturas en cervicales).

Sacando estas dos causas, si sentimos un constante cansancio generalizado, donde no encontramos razón alguna para tenerlo, mas sí registramos que "la Vida nos pesa", por decirlo de alguna manera, nos encontramos ante una necesidad interna de que "algo cambie en nuestra vida" y que no estamos escuchando. Hay un área, laboral o personal, que nos genera insatisfacción, excesiva demanda de nuestra parte, o la tenemos desatendida - internamente- hace larga data.

Además del agotamiento físico y emocional, podemos sentir:
- hipersensibilidad (reaccionamos internamente con mayor enojo y/o tristeza)
- desgano (nuestra motivación se encuentra dormida)
- aún durmiendo las horas necesarias, sentimos que nuestro cuerpo no "carga las baterías"
- presencia de pensamientos negativos

¿Qué hacer para ayudarnos a salir del cansancio emocional? 
Aida Bello Canto, Psicologia, Gestalt, Meditación, Cansancio Emocional

Meditación. Es esencial que te regales este espacio diario para frenar tus pensamientos y las emociones que vienen acompañadas,  conectándote con el Aquí y Ahora, sostenido por la respiración. Este entrenamiento irá ampliando tu fuente interna de armonía. Los beneficios neurológicos, físicos y emocionales son ampliamente conocidos por lo cual no me extenderé acá. Utiliza aplicaciones gratuitas en tu celular e inicia con una meditación de 5 minutos diarios.

- Gestiona tu tiempo de tal manera que te hagas un espacio de desconexión con el afuera, demasiados estímulos, y te centres en tí con el objetivo de conectar con tu deseo y necesidad interna y empieces a visualizar los pasos necesarios para ir poco a poco creando tu plan de acción para los mismos. Anotar en una libreta puede ser muy útil.

- Gestiona tus emociones. Es probable que tengas alguna emoción "guardada" y acumulada. Aprender a gestionarla es una vía de darle salida sin dañar a nadie ni dañarte a tí; desahogar tal emoción no significa explotar, solamente tal idea produce miedo. Busca algún amigo/a para compartir lo que te pasa, o un profesional si así lo consideras.

- Da prioridades y construye una lista realista de lo que vas a hacer: recuerda que la calidad de tu propio tiempo es una prioridad.

- Revisa tus vínculos y cómo te relacionas. ¿Te genera bienestar? Quizás tengas que hacer algunos movimientos ... date tiempo para darte cuenta ... ¡ya es un gran paso!

¡Espero que te sea útil!

Dra. Aída Bello Canto
Psicología y Gestalt

26 de junio de 2022

9 Tips que te Potencian

Dra. Aida Bello Canto, Psicologia, Gestalt, Emociones, Inteligencia Emocional
Todos queremos estar mejor en algún área de nuestras vidas, tenemos proyectos, deseos, metas que anhelamos alcanzar; muchas veces nos perdemos en el camino y dejamos de utilizar herramientas super útiles que tenemos. Otras veces, las desconocemos. Hoy te brindo 9 tips que te ayudaran a concretar el cambio o crecimiento que buscas. Para empezar te recuerdo que desde fines del siglo pasado se ha difundido ampliamente la importancia de la inteligencia emocional para un mejor desarrollo de las capacidades personales, despliegue de las aptitudes y calidad en las relaciones. Podemos acrecentarla y fortalecerla, viéndonos favorecidos de múltiples maneras: concretando nuestros objetivos, atravesar y aprender de obstáculos laborales y personales, incremento del bienestar interno ...

La inteligencia emocional "agrupa al conjunto de habilidades psicológicas que permiten apreciar y expresar de manera equilibrada nuestras propias emociones, entender las de los demás, y utilizar esta información para guiar nuestra forma de pensar y nuestro comportamiento".

Les recuerdo que su importancia no sólo es personal, sino a nivel laboral. Hoy en día las empresas tienen muy en cuenta en las entrevistas y/o los ascensos, las destrezas que posee la persona en su inteligencia emocional (van mucho más lejos que el coeficiente intelectual).

El objetivo presente es ofrecerles en síntesis 9 tips que están presentes en la inteligencia emocional,  para que puedan revisar cuál ya están empleando y a dónde es beneficioso focalizar, prestarle atención. Acá van:

1) Importancia de conocer nuestras emociones. Disminuir nuestro analfabetismo emocional nos ubica en mejores condiciones de entendernos y entender a los demás, enriqueciendo nuestra vivencia emocional, la manera en cómo percibimos el mundo y por ende la forma en que accionamos y reaccionamos en el mismo.

2) Discriminar lo Obvio de lo Imaginario; lo obvio es lo que aparece, lo que hay, lo observable (fenomenología) y lo imaginario es todo lo que le ponemos nosotros a la situación, con nuestras interpretaciones y/o supuestos. Esto nos lleva a actuar basados en los hechos, no en lo que nos imaginamos.

3) Atención a nuestros pensamientos, y al lenguaje utilizado. Las palabras poseen gran importancia y dan coherencia, o no, a lo que sentimos y hacemos.

4) Habitar el Presente, al Aquí y Ahora. Registrar si poseemos el hábito de irnos al pasado o al futuro, con la cuota de ansiedad o angustia que suele aparecer (entre otras emociones). Establecer nuestras metas / objetivos presentes y registrar los soportes internos o externos que necesitamos para los mismos.

5) Poseer redes, relaciones nutritivas, estar conectados con nuestro mundo. Somos seres en co-existencia y en convivencia.
Dra. Aida Bello Canto, Psicologia, Gestalt, Empatía


6) Poner límites de manera adecuada, con respeto hacia el otro y hacia uno mismo. Es de suma importancia saber dar un Sí y un No con claridad.

7) Apertura para el aprendizaje de lo nuevo, aprender de las experiencias de otros, abrirnos a crecer internamente. Esto nos puede llevar, si así lo elegimos, a salir de nuestra zona de confort y desplegar nuestra creatividad.

8) Empatía, ponernos en los zapatos del otro. Fomentamos emociones de encuentro y contacto, sabiendo que influenciamos en nuestro medio y podemos afectar positivamente al otro / los otros.

9) Cultivar una actitud positiva, la cual nos ayuda a transformar experiencias, reflexionar y aprender de las mismas. Podemos acudir a nuestro cerebro para ello aprendiendo a "Cómo generar emociones para nuestro bienestar".

¿Cómo vas con estos tips? Ojalá te sean útiles para registrar cuáles ya tienes integrados y elige, si quieres, por dónde seguir. ¡Dale!

Dra. Aída Bello Canto
Psicología y Gestalt

19 de junio de 2022

El valor de la Asertividad

Asertividad, Dra. Aida Bello Canto, El Tornillo Flojo, Psicología, Gestalt
La asertividad es considerada una habilidad social, e incluso una estrategia de comunicación, que se refiere a la expresión de los derechos y sentimientos personales (Lazarus, 1966) sin agredir a otros y sin permitir que nos agredan. Dentro de los estilos de comunicación / relación interpersonal, se encuentra entre el estilo pasivo y el agresivo, permitiendo transmitir de manera clara las opiniones y necesidades sin avasallar a nadie ni tampoco resignarse en una situación dada.

Es considerada una característica de la conducta, con lo cual altamente entrenable para desarrollar habilidades sociales, adquirir una comunicación socialmente efectiva y lograr transmitir los mensajes y opiniones de manera adecuada sin defenderse con agresión o pasividad frente a personas poco colaboradoras o razonables.

Son muchos los cursos existentes para desarrollar la asertividad, fundamentalmente para el ámbito laboral / la competencia profesional / mundo empresarial, abocados a que la persona pueda defender sus derechos en un momento específico y de forma adecuada sin desconsiderar los derechos del otro. Pueden imaginarse que en el mundo actual que vivimos éstos son y se venden como "pan caliente" ya que fortalecen las negociaciones exitosas.

Podemos entrenarnos específicamente en una comunicación asertiva y todos sus componentes (Roman y Bellack); por ejemplo:


- Componentes verbales: duración del habla, retroalimentación, preguntas (las mismas demuestran interés por lo que está diciendo el otro)
- Componentes no verbales: posición corporal (la persona asertiva adopta una postura cercana y erecta), la mirada (fijación de la mirada cuando se habla del 40% y cuando se escucha del 75%)
- Componentes paralingüísticos: el volumen de la voz, el tono, la fluidez (las vacilaciones y repeticiones dan impresión de inseguridad)


También son extensos estos entrenamientos para desplegar esta estrategia de comunicación en el área de la autoestima, los cuales a mi criterio, muchas veces promueven a que se malinterprete como "llevarte bien con todo el mundo sin dejarte pisar" o "cómo estar por encima de los demás y ganar"; y acá es donde considero que aparece un profundo olvido a la esencia de la asertividad donde las dos partes involucradas cuentan y el espíritu reinante ha de ser el respeto.

En el mundo de las relaciones personales siento y pienso que la asertividad es muy rica, entendida desde la ausencia plena de manipulación y transmisión nítida. Se genera un lenguaje congruente, donde los gestos, la mirada, expresión facial y corporal acompaña todo el ser: siento, pienso y hago alineados. En otras palabras, la asertividad es una consecuencia directa alcanzada con nuestro propio trabajo personal en co-existencia (¡no somos islas!).

En resumen, está estupendo el entrenar la asertividad como una habilidad social, mas es mi criterio que tarde o temprano podemos patinar en nuestra vida personal; ahora bien,  si la obtenemos como consecuencia de un proceso interno y de favorecer el encuentro genuino con el otro, ¡nos la llevamos puesta a todos lados!

12 de junio de 2022

Como ves tu mundo, ¡así te influye!

Dra. Aída Bello Canto, Gestalt, Emociones, Psicología
Nuestra visión de la realidad influye directamente en la manera en cómo nos afectan las situaciones. Nosotros percibimos activamente nuestro mundo externo, y esto quiere decir que de la forma en que captamos cuanto acontece en el afuera está impregnado de lo propio, de nuestras emociones, experiencias anteriores, asociaciones e interpretaciones.

Naturalmente respondemos a la realidad, lo que ES, en nuestras relaciones, en nuestra vida personal, social y laboral, con nuestra propia y personal mirada del mundo. Sabemos que ante un mismo hecho, tenemos tantas interpretaciones y reacciones como personas hayan presenciado el mismo.

Para captar lo que ES, hemos de despojarnos de lo propio; darnos cuenta de cuánto estamos poniendo de nosotros mismos. Es todo un entrenamiento, ya que no nos sale espontáneamente, y altamente eficaz poseer este conocimiento para evitarnos conflictos, sobrecogernos con emociones que pueden llevar a ser invalidantes (enojo, miedo, angustia) y enriquecer nuestro bienestar para beneficio propio y de nuestras relaciones.

El saber que estamos más conectados a nuestra visión de las cosas que a las cosas mismas, puede evitarnos muchos sinsabores, disgustos y sufrimientos.

Es inevitable que pongamos naturalmente nuestro propio tinte a cuanto nos pasa, a cuanto vivimos. Por ejemplo, suena una música y para una persona puede ser agradable y generarle alegría y para otra, despertarle tristeza por algún recuerdo.

Nuestros recuerdos, anhelos, temores, "rollos mentales", dan color a la situación real que acontece. Por supuesto que captamos la realidad externa, mas sepamos que somos protagonistas en la forma en que nos alcanza, nos influye y nos toca.
Psicologia, Emociones, Aida Bello Canto, Gestalt, Actitud Positiva

Si tenemos en cuenta esta cualidad humana, cuando nos veamos sacudidos emocionalmente, cuando una situación tome en nosotros dimensiones difíciles de soportar, incluso hasta llegar al cuerpo con todos los síntomas que conocemos (migrañas, contracturas, dolencias gástricas, hipertensión, ...), seremos grandes colaboradores de nuestra salud física y emocional, de nuestra calidad de vida, si tomamos un tiempo para diferenciar lo que realmente pasa y cuánto ponemos nosotros mismos en lo que nos pasa.

Regalándonos este tiempo, aprenderemos poco a poco a fomentar una actitud positiva interna, a no tomarnos todo tan dramático. Es una manera de gestionar nuestras emociones, no sumergirnos en situaciones vitales que transitamos con padecimiento y creemos que no tenemos salida. Podremos evaluar "lo que ES", y si es necesario actuar, tomar las decisiones adecuadas.

Como ves tu mundo, ¡así te influye!

Para despedirme en este hoy, les recuerdo un antiguo cuento: Un Señor vio trabajar a tres picapedreros y le preguntó a cada uno que estaba haciendo.
- El primero respondió: "estoy picando piedra"
- El segundo, "estoy llevando comida a mi casa"
- El tercero, "estoy construyendo una catedral"

La realidad es una; ¿Qué actitud decides ponerle?

¡Lo mejor para todos!

Dra. Aída Bello Canto
Psicología y Gestalt

Los Celos. Miedo al abandono.

Los celos suelen presentarse en las relaciones de pareja produciendo un momento de incomodidad y hasta de sufrimiento para quien los sient...