Instagram

Social Icons

29 de diciembre de 2013

Personas con Alta Sensibilidad

HSP, Gestalt, Aida Bello Canto, El Tornillo Flojo, Alta sensibilidad, Gestalt Integral
La sensibilidad es el punto de inicio esencial para poder entrar en contacto con las propias necesidades internas o externas. Nos posibilita el sentirnos y el sentir el mundo que nos rodea. Nos ofrece información sobre qué nos está pasando en este ahora y en este momento, conmigo mismo/a y con quien me rodea o interactúo, favoreciendo el encuentro o dándome señales de retirada.

Pareciera una obviedad el hablar de la sensibilidad, creyendo que todos la tenemos desarrollada y podemos fácilmente tomar registro de nuestro sentir, ponerle nombre (ansiedad, ternura, agobio, empatía, etc) y tomar acciones en coherencia con lo sentido. ¡Error!

Frecuentemente nos encontramos con dificultades en la sensibilización (primera fase del ciclo de experiencia o contacto, como decimos en Gestalt) donde la persona no puede dar cuenta de su sentir en ciertos momentos; por ejemplo, no registra cuando se enoja, tiene miedo o se conmueve. Difícilmente va a poder satisfacer sus necesidades requeridas en ciertas áreas de su vida o entrar en genuino contacto con otros donde estas sensaciones sean pertinentes. Además, el cuerpo siente aunque la persona no lo perciba, depositando en el mismo sus efectos: a veces corazas, otras somatizaciones.

La buena noticia es que es posible el entrenamiento a través de diferentes modos: aprender a escuchar la señales físicas, distinguir en qué momento aparecen, pulir el alfabeto emocional, etc. Hay ejercicios específicos para desarrollar la sensibilidad, o salir de la desensibilización; ésto lo dejamos para otro día, si les interesa.

También hay personas con alta sensibilidad (Highly Sensitive People) que poseen un sistema nervioso mucho más sensible que el promedio - es innato-, captando las sutilezas de su alrededor y mayor cantidad de información sensorial. Se conmueven profundamente con el arte, la naturaleza, el sufrimiento de los otros; les afecta de sobremanera los ruidos, los olores fuertes, las masas de gente, ...


Los HSP necesitan aprender a darse tiempo para procesar tanta información, (captan rápidamente las necesidades del ambiente, lo que otras personas necesitan) y otorgarse el espacio para armonizarse propiciando que la avalancha de estímulos no los conduzca a la fatiga o al frecuente sufrimiento.

La Dra. Elaine Aron ha investigado en profundidad a las personas con alta sensibilidad, encontrando a dos cada diez personas que lo poseen, sin variación de género ( http://www.hsperson.com).


Poseer una alta sensibilidad puede complicar la vida, tal como la vivimos hoy en día, mas también posee enormes ventajas. Abrazar este rasgo como propio y reconocerse, el cual no se puede cambiar por más que muchos buscan ayuda para "no ser tan sensibles", es el primer gran paso para transformar la complicación en don: creatividad, empatía, flexibilidad, precisión, ... Encontramos en nuestra historia con este rasgo a muchas personas comprometidas con el bienestar de la humanidad y del medio ambiente, pintores, músicos.

No es cuestión de qué es mejor: tener poca sensibilidad, ser promedio o tenerla alta. ¡Sin juicios! Somos, ésta es la grandeza de reconocernos y reconocer al otro. Y cada uno buscará el camino que sienta en mayor sintonía para sumar Vida a sí mismo y a otros.

¡Buen 2014 para todos!

21 de diciembre de 2013

Un modelo para el Bienestar: PERMA

PERMA, felicidad, bienestar, Dra. Aida Bello Canto, El Tornillo Flojo, psicologia positiva
Estamos llegando a este final de año y con toda la movilización que estas fechas traen, se me ocurrió compartir una de las maneras investigadas y estadísticamente corraboradas para aumentar el Bienestar. ¡Una sobredosis no hace daño!

El Dr. Martin Seligman, director del centro de psicología positiva de la Universidad de Pennsylvania, psicólogo norteamericano dedicado a la investigación de la indefensión aprendida y su relación con la depresión, ha desarrollado un modelo para cultivar el bienestar. Este modelo contempla cinco componentes encontrados en aquellas personas que manifiestan sentir bienestar; lo ha denominado PERMA por las iniciales de cada uno de ellos:

- Positive emotions (Emociones positivas): se refiere a aumentar las emociones positivas. Ésta es una variable subjetiva pues es según lo que cada persona piensa y siente. Incrementar las palabras y emociones positivas.

- Engagement (Compromiso): es la puesta en práctica de las fortalezas personales, con el objetivo de aumentar las experiencias óptimas, el flujo de conciencia ("flow"). Ejemplos: amabilidad, humor, integridad, inteligencia social, etc (hay 24 fortalezas medibles). Involucrarse positivamente en los actos del día a día. Encontrarse con la sensación de que "el tiempo se para".

- Relationships (Relaciones positivas): dedicar tiempo a nutrir las relaciones genera sensaciones de apoyo y compañía, influyendo directamente en la percepción de bienestar.

- Meaning (Sentido): alude al sentido de la vida y el desarrollo de objetivos que van más allá de uno mismo. Ayudar a un otro, acompañar, ser solidario son generadores de bienestar, por ejemplo.

- Accomplishment (Logro): establecer metas que nos motiven.

Cada uno de estos componentes genera bienestar, mas el objetivo es promover los cinco.

Me parece importante la diferenciación que hace Seligman entre la Teoría de la Felicidad y la Teoría del Bienestar. La primera apunta a la auto-satisfacción y la segunda a fomentar el propio bienestar y en el afuera; además, se entiende por bienestar por una bien estar que puede estar lejos de la auto-satisfacción. Por ejemplo, acudir a un evento de un ser querido puede no generarme auto-satisfacción porque no me gusta en esencia lo que se presenta en tal evento, mas acudir y estar presente, compartir ese momento de importancia para el ser querido, si me genera bienestar.

Quizás por las fechas que transitamos, donde hay encuentros con amigos y familiares, despedidas y festejos, también tristezas y ausencias, reuniones con amplio colorido, les propongo un ejercicio elaborado por Seligman (Gratitude Visit) para aumentar de manera significativa tu Bienestar:

Piensa en una persona que esté viva, que haya influenciado positivamente en tu vida. Escríbele una carta de agradecimiento y busca la manera de encontrarte con esa persona y leérsela. Hoy en día tenemos muchos medios para poder hacerlo en directo, aún si la persona no reside en nuestra ciudad.

¡Yo voy a hacer la mía! Tengo mucho para agradecer. ¿Ustedes?

¡Les deseo una Fiestas con mucho Bienestar!

15 de diciembre de 2013

Sobre la Asertividad

Asertividad, Dra. Aida Bello Canto, El Tornillo Flojo, Psicología, Gestalt
La asertividad es considerada una habilidad social, e incluso una estrategia de comunicación, que se refiere a la expresión de los derechos y sentimientos personales (Lazarus, 1966) sin agredir a otros y sin permitir que nos agredan. Dentro de los estilos de comunicación / relación interpersonal, se encuentra entre el estilo pasivo y el agresivo, permitiendo transmitir de manera clara las opiniones y necesidades sin avasallar a nadie ni tampoco resignarse en una situación dada.

Es considerada una característica de la conducta, con lo cual altamente entrenable para desarrollar habilidades sociales, adquirir una comunicación socialmente efectiva y lograr transmitir los mensajes y opiniones de manera adecuada sin defenderse con agresión o pasividad frente a personas poco colaboradoras o razonables.

Son muchos los cursos existentes para desarrollar la asertividad, fundamentalmente para el ámbito laboral / la competencia profesional / mundo empresarial, abocados a que la persona pueda defender sus derechos en un momento específico y de forma adecuada sin desconsiderar los derechos del otro. Pueden imaginarse que en el mundo actual que vivimos éstos son y se venden como "pan caliente" ya que fortalecen las negociaciones exitosas.

Podemos entrenarnos específicamente en una comunicación asertiva y todos sus componentes (Roman y Bellack); por ejemplo:


- Componentes verbales: duración del habla, retroalimentación, preguntas (las mismas demuestran interés por lo que está diciendo el otro)
- Componentes no verbales: posición corporal (la persona asertiva adopta una postura cercana y erecta), la mirada (fijación de la mirada cuando se habla del 40% y cuando se escucha del 75%)
- Componentes paralingüísticos: el volumen de la voz, el tono, la fluidez (las vacilaciones y repeticiones dan impresión de inseguridad)


También son extensos estos entrenamientos para desplegar esta estrategia de comunicación en el área de la autoestima, los cuales a mi criterio, muchas veces promueven a que se malinterprete como "llevarte bien con todo el mundo sin dejarte pisar" o "cómo estar por encima de los demás y ganar"; y acá es donde considero que aparece un profundo olvido a la esencia de la asertividad donde las dos partes involucradas cuentan y el espíritu reinante ha de ser el respeto.

En el mundo de las relaciones personales siento y pienso que la asertividad es muy rica, entendida desde la ausencia plena de manipulación y transmisión nítida. Se genera un lenguaje congruente, donde los gestos, la mirada, expresión facial y corporal acompaña todo el ser: siento, pienso y hago alineados. En otras palabras, la asertividad es una consecuencia directa alcanzada con nuestro propio trabajo personal en co-existencia (¡no somos islas!).

En resumen, está estupendo el entrenar la asertividad como una habilidad social, mas es mi criterio que tarde o temprano podemos patinar en nuestra vida personal; ahora bien,  si la obtenemos como consecuencia de un proceso interno y de favorecer el encuentro genuino con el otro, ¡nos la llevamos puesta a todos lados!

8 de diciembre de 2013

La Confluencia, ¡cuando es un pegoteo!

Confluencia, Gestalt, Aida Bello Canto, El tornillo flojo
Hemos tocado el tema de la confluencia en diferentes oportunidades (saliendo de relaciones tóxicas, chantaje emocional), mas en este hoy quiero acercarme desde un punto más cotidiano y no por ello menos molesto: cuando una persona utiliza un "Nosotros" sin habernos consultado; nos involucra en lo que dice o hace como si contara con nuestro apoyo. ¿Les ha pasado?
Por ejemplo:
- "A nosotros nos gusta el cine de acción", ¡menos mal que tengo internet para ver lo que quiero!
- "Somos un grupo luchador", e ignoro cuándo me hice socio/a.

También cuando escuchamos que alguien utiliza este "Nosotros" (explícito o implícito) para referirse a una situación donde ESA persona no tuvo nada que ver, su aporte fue nulo o directamente brilló por su ausencia.
Por ejemplo:
- "Hemos alcanzado un gran objetivo", y a lo mejor hasta puso obstáculos ante el planteo del mismo.
- "Somos un equipo de primera línea", y presenta excusas cuando las papas queman.
- "Hicimos una excelente inversión", y amenazó con que si salía mal ... ¡no pagaba los platos rotos!

La mayoría de las veces permitimos que nos metan en el mismo saco, dejando pasar la situación para no parecer quisquilloso/a, conflictivo/a o hasta individualista (¡qué mala palabra!). Creo que evitamos también poner al otro en un lugar de exposición y hasta quizás evitamos sentir vergüenza ajena. Una vez ... pase ... dos veces ... pase ... ¿tres? ... ¿es el silencio la mejor salida? o lo que es más profundo, ¿qué tratamos de evitar en realidad con nuestro silencio? porque encima está el conocido dicho de que "el que calla, otorga".

La confluencia es un magnífico estado de unión cuando danzamos con la música del contacto y la retirada. Tras haber permanecido en vívido contacto con otro ser humano, la misma posee un enriquecedor significado que es "Nosotros", desde la claridad de cada uno de los seres que se encuentran. Yo me abro a que me conozcas, sepas lo que siento y pienso, y de igual forma deseo que te abras para conocerte, saber desde tí lo que sientes y piensas. En los acuerdos, conjugaremos juntos ese "nosotros", y en las diferencias podremos crecer y fundamentalmente, respetarnos.

¿Cuándo se torna incómoda y tóxica? cuando la confluencia se utiliza y se mantiene para evitar o prevenir el contacto, como en los ejemplos que vimos al principio. Se instala en la persona como manera de no darse cuenta de los límites de contacto, la frontera Yo / no Yo (como denominamos en Gestalt). Hay una pérdida de límites entre uno mismo y el entorno, fundiéndose con el otro. El confluyente confunde identidad con "unión", comulgando - sin diferenciar- con los sentimientos, ideologías y conductas del otro o de su grupo de referencia. Evita los riesgos de diferenciación.

En síntesis, si me enfrento a una situación donde aparece alguien con un "nosotros" que me genera incomodidad pues no estoy de acuerdo con ese pegoteo, además de molestarme con la otra persona y su audacia como respuesta emocional inmediata (cada uno verá si lo aclara a la persona ... o lo deja pasar), he de plantearme a mí mismo/a qué me pasa con el tema de los límites.

Aún cuando no cambie mi forma de responder, sabré un poquito más de mi persona y haré mis elecciones paulatinamente con mayor claridad. ¡Lo cual no es menor!
 
 
Blogger Templates