Instagram

Social Icons

27 de junio de 2015

La Amenaza es Violencia

Aida Bello Canto, Gestalt, Psicologia, Emociones, Violencia, Relaciones Toxicas, Manipulacion
En las relaciones tóxicas aparecen diferentes modos de manipular una parte a la otra, siendo algunas muy evidentes por ser activas, visibles podríamos decir, como lo es el autoritarismo, y otras sumamente sutiles y envolventes como es la victimización. Sea cual fuere el estilo de manipular (ya sabemos que son cuatro) todas ellas llevan al control del poder de una de las partes en la relación y al sometimiento de la otra. Ésta es la esencia de lo tóxico, la asimetría en la relación, la presencia del manejo del poder en el vínculo (pareja, amistades, familia, trabajo).

La amenaza es una de las estrategias que pueden aparecer en las relaciones tóxicas con el objetivo de lograr que la otra persona acate la voluntad, cumpla con el "pedido". Lo pongo entre comillas porque muchas veces el pedido no necesita ser explícito, el manipulador no tiene que decir con claridad lo que quiere o espera de la otra persona, porque YA LO SABE: no quiero que te vayas, no quiero que salgas, no quiero que te reúnas con otras personas, me dejas sol@, me abandonas, no me quieres lo suficiente, etc.

¿Qué pasa específicamente con la amenaza? que es una de las violencias psicológicas más contundentes para lograr el objetivo deseado, ya que el chantajista emocional sabe precisamente que botón emocional apretar en la otra persona para que se desestabilice internamente, aparezca el miedo a las consecuencias y se sumerja en las aguas de la incertidumbre: temor a la posibilidad de que lleve a la realidad la amenaza.

Las amenazas pueden ser de muy diferente índole, contenido, mas todas confluyen en la pérdida de algo o de alguien; pérdida de afecto, de amor, de seguridad económica, llevarse a los hijos, matarse (amenaza de suicidio), golpear. En lo laboral, la amenaza puede ser no solamente la pérdida del trabajo, sino también de no lograr subir, ascender, mejoras salariales, etc.

Lo que posibilita al manipulador lograr la eficacia con sus amenazas, es que son grandes conocedores de las debilidades emocionales de la otra persona en la relación: poseen un conocimiento íntimo del otro, saben cómo generar miedo y/o culpa, pudiendo golpear con precisión donde hacen daño. Incluso, sacan provecho de información ofrecida en confianza por la otra persona en un momento dado, para sacarla a la luz y utilizarla para controlar.
El tornillo flojo, Aida Bello Canto, relaciones toxicas, Emociones, manipulacion

Podemos imaginar el estado emocional en el que la persona sometida vive, sintiéndose atrapad@ con cada amenaza, imposibilitándose cada vez más y poco a poco viéndose atrapad@ sin vislumbrar salida alguna. Porque las amenazas, una vez que aparecen, van aumentando y haciéndose más frecuentes. Se llega a un punto en las relaciones tóxicas donde este tipo de violencia ha cobrado presencia, que basta el lenguaje corporal, los gestos, mínimas palabras, para poner en movimiento el ejercicio del control, dejar en claro quién tiene el poder.

Toda amenaza, por pequeña que sea, es violencia, en la relación que sea, no pensemos que sólo acontece en una pareja. Y ¡no la justifiques adentro tuyo! la ausencia de límites habilita a que el otro siga avanzando, y este "permiso concedido" nos torna cómplices, aunque nos disguste la palabra.

Si te encuentras inmers@ en una relación con estas características, e ignoras cómo salir de ella de forma adecuada, incluso para no repetir con otros personajes en tu vida, te sugiero la lectura de Saliendo de Relaciones Tóxicas.

También encontrarás material en mi canal de YouTube al cual puedes suscribirte y recibir las novedades en este tema.

¡Espero te sea útil!

Dra. Aida Bello Canto
Psicología y Getalt


8 comentarios:

  1. ¡Qué bueno que tocas este tema! Tan presente en nuestras relaciones y en nuestra sociedad. Impecable.
    Gracias.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por tu comentario. Coincido contigo en la presencia frecuente de este tipo de violencia.
      Saludos,
      Aida

      Eliminar
  2. ¡Gracias! Me ayuda a reflexionar mucho.
    Rodrigo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Qué bueno Rodrigo!
      Te agradezco tu compartir.
      Un cordial saludo,
      Aida

      Eliminar
  3. Aquellos que amenazan, padecen de Ira, que provienen del poder que tienen por convencimiento (ambos géneros) en el caso de parejas, o por la desigualdad económica, también por agravios , osea las devoluciones que se ocasionan por los mismos, por ejemplo insultos en la vía público, por desconocimientos de relaciones en distintas clases sociales, gracias por hacerme pensar estimada Aida…….Un saludo cordial. C.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola C.
      Es estupendo cómo entre todos nos ayudamos a reflexionar!
      Gracias, gracias!!
      Un cálido saludo,
      Aida

      Eliminar
  4. Hola Aida, gracias por esta entrada, voy a seguir tu blog de cerca partir de ahora :)

    Tengo una relación muy conflictiva desde siempre con mis familiares más directos (mis padres) y, concretamente, con mi madre. No hay confianza porque me he sentido manipulada y utilizada, y generalmente he percibido su atención y aprobación de forma "condicional" (cuando me hace un favor y "se lo debo", cuando hago lo q ella quiere, etc...). Me he trabajado y trabajo aún para recomponerme, ya que el cuerpo se me pone en alerta cuando se me acerca y eso me ha generado multitud de conflictos de autoestima, ansiedad, estrés, culpa etc. a la vez me gustaría tener una relación normal como la que veo entre ostras madre-hija. Acaba de venir a mi cuarto, me da un dinero que les he pedido, y me abraza super fuerte por el cuello (algo que no me gusta) sin ni siquiera darme tiempo a reaccionar y a asimilar todo, a la vez que me sermonea y me da palmadas en las cervicales. Para ella debe ser una muestra de cariño pero yo (que ya me he quejado muchas veces de sus palmadas en la altura de riñones) me he sentido horrible: invadida, mal colocada y prisionera.
    Creo que me cuerpo habla lo que mi interior siente y piensa. Ojala me respetara, me acercaría a ella sin hostilidad y confianza, y con menos miedos, pero de momento, solo quiero distancia, y enviarle amor desde un sitio donde pueda ser yo misma.
    Es esto normal?
    Un saludo y gracias

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Cinderella,
      Ante todo gracias por compartir tu experiencia y situación; muchos pueden verse reflejados y es fantástico el que todos puedan crecer!
      Todo cuanto describes es una relación tóxica, donde bien dices que tu cuerpo habla, ¡y así mismo acontece! Quiero ser clara en que no es un tema de desamor (aquí no entra en cuestión el cariño), sino el que en este vínculo no puedes ser tú misma, te sientes atrapada y en cada favor aparece una "deuda". El miedo se hace presente y por lo que me dices te resulta difícil hasta el expresar que no deseas "esas muestras de afecto" (palmadas en las cervicales, abrazos super fuertes al cuello, ...). Aprender a poner límites es uno de los primeros pasos, y sé que es difícil: te sugiero que empieces a detectar en qué situación pondrías algún límite (corporal o de palabra) , aunque no lo hagas, lo registras, y paulatinamente por ahí en algún momento te animas a ponerlo en algo CHIQUITO (para que tu miedo no se agrande). Respira profundo diariamente 10 veces, sentada en lugar tranquilo, para que practiques estar en tu eje. Y sobretodo, ten paciencia contigo misma, pues irás cambiando tu sentir y creciendo en tu confianza poco a poco. Es un camino lento (respetando tus miedos) y posible!!
      Si quieres entra al canal de YouTube que hay varios videos que pueden ayudarte. Y sigue en contacto!!
      Me alegro de que te sea útil.
      Un cálido saludo,
      Aida

      Eliminar

 
 
Blogger Templates