Instagram

Social Icons

25 de marzo de 2016

El Enojo: sin dañarME y sin dañarTE

Psicologia, Gestalt, Aida Bello Canto, Emociones, Enojo, Vinculos
El enojo es una emoción inevitable en nuestra vida y cuàn poco preparados crecemos para expresarla de manera eficaz y que sea resolutiva. Por el contrario, la vivenciamos negativamente y tiende a ser causa de mayores conflictos, sobretodo cuando toma caminos extremos: explotar o el silencio. De esta manera se ven afectados nuestros vínculos y/o nuestra salud. 

Hace mucho que abordé este tema, mas es tan frecuente el padecimiento físico y emocional en uno mismo y en las relaciones, que decidí recordarles los pasos necesarios para aprender a enojarnos sin hacernos daño a nosotros mismos ni hacer daño a otro; nuestros vínculos ganan y nuestra salud mejora.

Cuánto más nos enojamos eficazmente, menos nos enojamos. ¡Qué paradoja! Lo que acontece es que reaccionamos más rápidamente ante la incomodidad y molestia, sin llegar en la curva ascendente del enojo, al enojo propiamente dicho ni a la ira.

A tener en cuenta:
1- Darnos cuenta que estamos enojados. Muchas personas tienen tan adormecida esta emoción, generalmente por cuestiones de creencias, que les resulta difícil detectarla. Sugiero que presten atención a molestias corporales, y cuando las detecten revisen si ha pasado "algo molesto" pero lo dejaron pasar ("¡Bah! ¿para qué voy a crear un problema de esto? mejor lo dejo pasar; total, no es tan importante").

2- ¿Qué me enoja? Pararnos a reflexionar qué es lo que me ha enojado, desde el punto de vista de la situación acontecida, no desde una posición de guerra contra el otro.

3- Descarga física. Cuando nos enojamos segregamos químicos en nuestro organismo, neurotransmisores, que han de ser descargados antes de pasar a la siguiente fase, comunicar que estamos enojados y qué nos ha enojado. Sino hacemos esta descarga, corremos riesgo de sacarlos a través del tono de voz, descalificación contra el otro, castigo o quedarnos con ellos adentro, siendo campo fértil para somatizaciones. Sobre este punto específico está el post "Descargando ... en un almohadón".
A veces este paso no la podemos hacer en el mismo momento y hemos de postergarlo; lo importante es saber que podemos señalar que estamos enojados mas no es el instante adecuado para conversar al respecto ... aún.

4- Comunicar mi enojo. Los tres pasos previos son un trabajo individual; recién ahora estamos en disposición de hablar con el otro sobre lo que siento y mi necesidad de que esta situación no se repita ya que me hace sentir: no tomado/a en cuenta, valorad@, querid@, etc. Damos la oportunidad al otro de que sepa qué me pasa en verdad y no que "imagine o suponga". Muchas veces ante la pregunta ¿qué te pasa? aparece la respuesta "nada", porque damos por hecho el otro "sabe perfectamente".

5- Instrumentar estrategia para que no se repita. Si tomamos la situación concreta que me ha enojado y no una guerra contra el otro, he de articular alguna estrategia y decírsela al otro para que no se produzca la misma situación. Por ejemplo, si me enoja que alguien llegue tarde a una cita sin aviso, instrumentaré no esperar más de quince minutos; se lo diré al otro para que sepa que tras ese tiempo acordado, yo me iré. A veces la estrategia va acompañada de un pedido hacia el otro; es llegar a un acuerdo conjunto.

6- Castigo. Éste es el ùnico paso que no ha de existir en un enojo eficaz, mas lo pongo porque es altamente frecuente que aparezca: es la necesidad de devolverle al otro el mismo malestar ocasionado. Puede ser en el mismo momento a través de la descalificación, por ejemplo, o dilatado en el tiempo en otra ocasión "que no tiene nada que ver". La venganza.

Como en todo vínculo, las dos partes han de sostener la calidad del mismo. Podemos encontrarnos que aún con nuestra mejor intención de presentar un enojo eficaz, el otro se instale en el conflicto, la negación, la no escucha; que desatienda nuestra propuesta para que no se repita esa situación ... y que vuelva a repetirse sin cambio alguno. Esto ya no está en nuestras manos, para así decirlo; somos responsables de nosotros mas no del accionar del otro. Si es reiterado, tendremos que plantearnos el tipo de vínculo y su profundidad y qué elijo hacer al respecto.

La emociòn del enojo no solamente es inevitable sino que es necesaria para poner lìmites. Sin ellos, nuestros problemas se multiplican. ¡Podemos aprender!

Dra. Aìda Bello Canto
Psicología y Gestalt

13 de marzo de 2016

Problemas de Comunicación en los Vínculos

Aida Bello Canto, Psicologia, Gestalt, Emociones, Vinculos, Relaciones
La poca claridad en la comunicación es una de las causas más frecuentes de problemas en las relaciones humanas. En este hoy me voy a referir a la comunicación en las relaciones personales, donde no solamente es importante lo que digo sino también cómo lo digo, involucrando las emociones - de ambas partes- a favor de mejorar los vínculos.

En muchos vínculos nos encontramos con la queja de que no reciben del otro lo que desearían recibir, apelando con frecuencia a la “adivinación” como señal de afecto: “si me quiere es obvio que se va a dar cuenta”. Esquivan una comunicación transparente, donde la persona transmite con claridad lo que necesita recibir, por temor por ejemplo a ser rechazado/a.

Creemos que mostrar nuestra vulnerabilidad nos torna débiles, así que no corremos riesgos de mostrarnos pero sí deseamos que la otra persona nos comprenda, nos dé cuánto estamos necesitando (cariño, abrazo, atención) sin nosotros ser claros en comunicar. Y lo que complica más la situación es que interpretamos como desamor o falta de afecto cuando el otro no "entiende" qué quiero o necesito.

Podemos aprender a acercarnos al otro con nuestra necesidad, con nuestro deseo de que nos escuche y/o ayude, y que está bien si la respuesta es un “no”, aunque no nos guste. Recordemos que aprender a decir No es imprescindible para que también tenga valor el Si; es un No en el momento presente, no significa "Siempre".

Si queremos fortalecer nuestros vínculos hemos de estar atentos de no acumular situaciones que nos han enojado, incomodado, ... porque corremos el riesgo de explotar y en lugar de hablar de la situación específica que nos molesta, sacaremos a relucir todas las cuestiones anteriores!! Además empezamos a discutir en lugar de conversar y ahí ya hay un tema de poder: ¿a ver, quién gana? 

Muchas personas evitan una comunicación clara por miedo al conflicto, y si revisan su historia podrán darse cuenta que solamente están dilatando el conflicto, que con el tiempo es más grande y hay más sentimientos negativos acumulados. Estar en desacuerdo no significa conflicto. Si en una relación ésto pasa, es que a una de las partes no le gusta que lo/a contradigan, entonces no estamos ante un vinculo sano sino ante un vínculo tóxico, donde posiblemente haya manipulación. ¡Cuidado!

Cuando algo nos pasa, el silencio no es una opción. Podremos esperar el momento adecuado para conversar, mas hemos de poner el tema "sobre el tapete".

La comunicación clara en los vínculos lleva tiempo y la mayoría de las veces lo hacemos sin darnos el tiempo necesario para darnos cuenta qué sentimos, qué nos genera el otro. Incluir las emociones que sentimos en nuestra comunicación es esencial, así como saber qué le está pasando a la otra persona mientras me escucha. Es una manera de evitar suposiciones y malos entendidos. ¡Fuente de enormes problemas!

Comparto un breve video de una pareja comunicándose "de manera usual" y luego planteando lo mismo con comunicación clara. ¡Así pueden ver la diferencia!


Podemos practicar este tipo de comunicación en TODAS las relaciones importantes para nosotros; es la única manera de irla incorporando. ¡Los beneficios son enormes!

Dra. Aída Bello Canto
Psicología y Gestalt


6 de marzo de 2016

Ser Agradecido: protección ante la Depresiòn y Stress

Aida Bello Canto, Psicologia, Emociones, Gestalt, Bienestar emocional, gratitud
Ser agradecido no solamente es una emoción manifestada al sentir gratitud sino que implica una actitud positiva ante la vida que nos protege ante una gran variedad de problemáticas físicas y emocionales, como la depresión, la ansiedad y el stress.

Son muchas las investigaciones realizadas sobre la incidencia de la gratitud en las personas y còmo es considerada una de las fortalezas con la cual podemos contar y desarrollar. El Dr. Robert Emmons es uno de los principales investigadores en el área de la gratitud, lanzando como resultados de sus estudios:

1- La gratitud está asociada de forma positiva con conductas pro-sociales, emociones positivas, satisfacción con la vida, el optimismo, la esperanza, vitalidad y percepción subjetiva de la felicidad/ bienestar.

2- Reduce considerablemente la ansiedad y el resentimiento con el pasado,

3- Menor riesgo de desarrollar problemáticas psicológicas como la depresión, ansiedad y consumo de sustancias (Bono y McCullough, 2006).

Ser agradecido representa una habilidad esencial para desarrollar y mantener niveles adecuados de bienestar emocional, satisfacción y calidad de vida.

Esta emoción nos permite reconocer los aspectos pasados y presentes positivos, registrar todo aquello que nos ha beneficiado de algún modo y que ha otorgado un significado agradable a nuestra existencia. Nos permite percibir con mayor rapidez lo positivo con que contamos en nuestro hoy, en nuestro ahora.

Todos podemos desarrollar y amplificar esta fortaleza emocional, que nos ayuda y protege en el vivir diario y a través de los más variados tránsitos vitales. Además de su comprobada eficacia en la prevención y promoción de la salud física y mental.

Como síntesis, tengan presente que ser agradecido:

- Eleva el nivel de bienestar emocional y físico, 
- resalta los aspectos bondadosos del mundo, del mundo social y de la vida en general, 
- facilita el desarrollo de vínculos positivos 
- y favorece el trànsito postraumático.

Me despido en este hoy con enorme agradecimiento a todos Ustedes por acompañar en el tercer aniversario de El Tornillo Flojo. ¡Gracias!

Un cálido saludo,

Dra. Aìda Bello Canto
Psicología y Gestalt

 
 
Blogger Templates