Instagram

Social Icons

3 de abril de 2016

Fantasías Catastróficas: obstáculo y parálisis.

Aida Bello Canto, Psicologia, Gestalt, Emociones, Miedo, Fantasia Catastrofica
Muchas personas ante una situación de tensión, preocupación o miedo, tienden a imaginarse que va a pasar lo peor. Crea en su mente una "escena" donde hasta puede imaginarse el diálogo con otra persona (si es un conflicto a solucionar con su pareja, amigo, familiar, área laboral), dándole un final negativo a esta película mental, lo cual produce un aumento de tensión, ansiedad y miedo. Esta escena es lo que llamamos en Gestalt una fantasía catastrófica.

Por supuesto que también esta respuesta mental y emocional la tenemos ante situaciones con nosotros mismos, que no involucran a otra persona; por ejemplo, tenemos que hacernos un chequeo médico y lo evitamos porque ya "sabemos que nos van a encontrar algo terrible" o no nos decidimos a viajar porque ya sabemos que nos vamos a perder y algo negativo nos va a pasar.

Las fantasías catastróficas potencian nuestros miedos e inseguridad; logran que aumenten estas emociones impidiendo que veamos con claridad cuál es la situación actual en el presente, olvidemos nuestras herramientas internas o las busquemos afuera cada vez que sea necesario. En definitiva, ¡nos paralizan! Solemos postergar lo más posible el hecho concreto que detona nuestra película mental de terror y, si es posible, evitarlo completamente.

El problema es que por más que lo evitemos en una situación, nos volverá a pasar en otra. Se torna en un obstáculo para avanzar, crecer, proyectar y, esencialmente, disfrutar el presente. La ansiedad puede ir in crescendo y en muchos casos, la angustia anticipatoria.

Nos podemos pasar horas o días  pensando en una situación, cambiando los diálogos en busca de una "mejor manera", ensayando diversas estrategias, llegando siempre a un resultado negativo, confuso y que aumenta nuestra inseguridad. Nuestra mente se pone en "modo calesita", como yo lo llamo, dando vueltas y vueltas en el tema, sin llegar a ningún lado.

¿Qué hacer? 

- Lo primero es darnos cuenta que esta fantasía catastrófica está en nuestra imaginación, es un intento de adivinar el futuro, anticiparnos con los más mínimos detalles creyendo que así nos sentiremos más seguros. Lo que logramos es aumentar el desasosiego, el malestar.

- Respira 10 veces profundamente. Sí, 10 veces, porque con dos o tres no logramos parar nuestra mente; las necesitamos para focalizar la atención en nuestra respiración y a la décima estamos en condiciones emocionales más serenas, ubicados en el presente, en el ahora.

- Ahora podemos darnos cuenta qué asuntos están en nuestras manos y cuáles no de la situación que nos ha generado esta película de terror, en vano intento de controlarla. Veremos que hay "asuntos" que definitivamente no están en nuestras manos, no nos pertenecen, y donde hemos de poner el foco es en lo que sí depende de nosotros, es "nuestro asunto". Por ejemplo, si es una conversación que imaginamos conflictiva, pensar ¿cuál es el mensaje claro que quiero transmitir?

- Espera que llegue la situación real, en tiempo presente, recordando que posees muchas herramientas con las que cuentas. Tenemos una capacidad increíble de crear historias en nuestra mente, y siempre nuestra película mental es peor que la realidad.

Recuerda que de lo único que puedes ocuparte es de lo que está en tus manos, de tu "asunto".

Para finalizar, utilizo este útil recurso cuando la persona está reiteradamente paralizada en su película mental: imaginar que mi fantasía catastrófica se vuelve realidad (me deja, me rechaza, me descubren algo terrible, no me dan el empleo, me pierdo, ...), ¿qué haría si esto pasa en realidad? Piensa en el paso siguiente a dar imaginando que ya pasó lo peor!
Cuando nos instrumentamos con herramientas propias o en la búsqueda clara de a dónde buscar ayuda/ información para el paso siguiente, un enorme alivio aparece, aunque no podamos cambiar el resultado triste, en el peor de los casos, vemos que podemos salir adelante.
Todo lo que pase de ahí para abajo, ¡nos sentimos preparados!

Dra. Aída Bello Canto
Psicología y Gestalt


4 comentarios:

  1. Hola, Aída, excelente como siempre. Además lo veo con mucha frecuencia en la práctica clínica y suelen oponerse fuertes resistencias, muy difíciles -a veces- de trascender. Gracias por la "nutrición" de cada semana
    Liana

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Liana,
      Así es, altamente frecuente!!
      Te agradezco mucho tus palabras, útiles para mantener la "brújula nutritiva". ¡Gracias!
      Un cálido saludo,
      Aida

      Eliminar

 
 
Blogger Templates