Instagram

Social Icons

22 de mayo de 2016

El Enojo que NO soluciona

Aida Bello Canto, Psicologia, Gestalt, Emociones, Enojo, Relaciones
Esta inevitable emoción nos trae frecuentes conflictos en nuestras vidas por ignorar cómo expresarla eficazmente y lograr una solución sobre la situación que la ha disparado.

El no saber cómo gestionar el enojo, puede provocar que las relaciones se vayan complicando aún más; y en los casos de tomar el camino del silencio, de guardar el enojo adentro para "no generar más conflictos", se va alimentando una bomba de tiempo interna que puede explotar en algún momento inesperado por una causa pequeña o causando somatizaciones a la persona que se lo "traga".

El enojo es una emoción inevitable e imprescindible para poner límites. Lo que hemos de aprender es a que deje de ser tóxico, que aprendamos a cómo enojarnos, expresarlo con respeto hacia uno mismo y hacia los demás, y pase a ser resolutivo.

El enojo detona sentimientos de ansiedad, incertidumbre y hostilidad; un enojo tóxico, que no soluciona, pone en marcha un sistema de defensas que:

- intenta remediar sentimientos de deficiencia, insignificancia y aislamiento en relación a sí mismo/a y a otros,
- termina inutilizando áreas de la personalidad para uso constructivo,
- construye estrategias interpersonales en intento de alcanzar una de estas tres seguridades:

1) seguridad, afecto y estima (por lo tanto demuestra dependencia, sumisión y "bondad")
2) seguridad a través de la superioridad y el control (se mostrará perfeccionista o arrogante-vengativa)
3) seguridad apartándose de los otros, para estar a salvo.

Con estas estrategias puestas en marcha, podemos vislumbrar cómo afecta la manera de vincularse una persona con enojo tóxico. En el área vincular, sus relaciones se verán afectadas paulatinamente; en cuanto a lo personal, creará el campo fértil para lo psicosomático ya que este tipo de enojo está presente en el agotamiento crónico, la depresión, enfermedades del sistema inmunológico, cervicalgias, etc.

No nos enseñan ni nacemos sabiendo la manera de enojarnos eficazmente. Mas sí podemos aprenderlo, para beneficio propio y de nuestros vínculos. Para los que quieran conectarse con las fases del enojo y transformarlo en resolutivo y eficaz, les dejo el link: El Enojo: sin dañarME y sin dañarTE.

"La habilidad para querer y dar afecto, la habilidad para luchar y la habilidad para cuidarse a sí mismo son capacidades necesarias para desarrollar relaciones interpersonales satisfactorias"
 (Karen Horney, 1950).

Un cálido saludo,

Dra. Aída Bello Canto
Psicología y Gestalt

6 comentarios:

 
 
Blogger Templates