Instagram

Social Icons

21 de abril de 2013

El Buentrato: sutil condimento.

actitud, reflexion, gestal
Ante los desastres acontecidos ultimamente en Buenos Aires, debido a las inundaciones, y otras situaciones mundiales donde el dolor se ha hecho presente, he sentido profundamente como el alma puede arrugarse; dicho de otro modo, una sensacion de impotencia ba;ada de gran tristeza.

Es mucho lo que podemos hacer, aunque resulte poco por la magnitud de la situacion, conectandonos desde la solidaridad. Mas en este ahora, donde mis pensamientos me han llevado por diferentes caminos, deseo compartir con Ustedes la importante medicina que creo que todos llevamos disponible y que puede resultar un magnifico balsamo, con catastrofe o sin ella: el Buentrato.

Por supuesto que el implementarlo en nuestro circulo cercano es casi ley de convivencia (disculpen si para alguno exagero) y si estamos atentos a darlo y recibirlo (caso contrario, pedirlo), de alguna manera nos condimenta el animo para una mejor salida al mundo externo, salir a la calle, bah!
Lo que propongo es llevar este sutil condimento mas alla de nuestros conocidos, emplearlo lo mas que podamos y con quienes podamos.

A veces, solo con nuestra presencia, escucha, una sonrisa o una simple palabra, podemos ser "el milagro que el otro estaba esperando" (anonimo).
Aplicar el buentrato en la vida cotidiana es gratis, y genera un beneficio inmediato. Por ejemplo, le han visto la cara al que cobra el peaje, cuando le damos un "Gracias"?

Tambien creo que es importante estar atentos a que nos pasa cuando somos receptores del buentrato; no darlo por obvio, dejarlo pasar como si tal cosa, sino valorarlo, descubrir lo bueno que nos pasa en ese segundo donde el otro nos hizo sentir "un poco mejor de lo que estabamos": en un negocio, en un transporte, ... donde sea!

Puede ser que la impotencia me haya llevado a resaltar esto tan chiquito, conectarme desde lo infimo para llegar a lo posible. El condimento del buentrato no pasa desapercibido para la existencia del otro ser, este sufriendo o no en ese instante, y siempre suma. Que nos pasa a nosotros cuando lo recibimos?

Me gustaria saber que haces tu para salir de la impotencia; lo compartes por favor? Cada aporte es valioso!

Por ultimo, si ademas podemos dar un poquito de nuestro tiempo ...  
"Valora al que te regala su tiempo, pues te esta dando algo que no podra recuperar".

9 comentarios:

  1. Querida Aida,
    Me encanta tu blog y el tema que propones en esta oportunidad me parece clave...
    Estamos viviendo mucho "distrato" socialmente y creo que tiene que ver con la imposibilidad de estar en contacto con si mismo y con el otro para lograr asumir y asumirnos como seres humanos. La era de la inmediatez y las sopas instantaneas nos hacen muchas veces dejar de mirar y mirarnos corriendo "locamente" sin prestar atenciòn a la calidad y calidez que damos y recibimos. Creo que si queremos desarrollar vinculos mas sanos con los demas y aun con nosotros mismos vamos a tener que acelerar un poco menos en los peajes para darnos la oportunidad de dar las gracias, y asi enriquecer y enriquecernos en nuestra condiciòn humana...
    Adrian

    ResponderEliminar
  2. Gracias por tu bellísima reflexión Adrian. Comparto contigo que en esta época donde aparece tanto lo "líquido" en las relaciones, se potencia la ausencia del buentrato.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  3. Hola Aida. Esta reflexión me hace poner atención a las veces que soy receptora del buentrato y lo dejo pasar como cualquier cosa, cuando no lo es. También a fijarme qué trato doy yo misma. Gracias.
    Dora

    ResponderEliminar
  4. Si, Aida, creo que esto "tan chiquito" como es el buentrato cotidiano, es la base de una vida mejor para todos. Creo también que el buentrato y la gentileza se contagian. Por lo tanto, creo que cada uno de los valientes que se animan a bientratar a otro está haciendo un aporte muy valioso en el ahora y para el futuro.
    A veces me pasa que tratar bien a alguien a quien no conozco me da verguenza o me inhibe que pueda malinterpretarse...por eso digo que para bientratar a los demás, sean conocidos o desconocidos, hay que tener una cuota de valentía.Y para recibir el buentrato necesito "des-armarme", dejar de estar a la defensiva para poder percibir que me están tratando bien, y agradecer...
    Silvina R.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Silvina por tu reflexión y tu darte cuenta de lo que te pasa en este tema. La práctica del buentrato ayuda mucho para disminuir las defensas de las que hablas y definitivamente restarle importancia a cualquier equivocada interpretación de la otra parte. Los beneficios son muchos, para mí.
      Un abrazo.

      Eliminar
  5. Querida Morena. Los milagros afectivos son una realidad que debo agradecer. Los momentos y tiempos compartidos no hacen más que darme a entender que todo es posible. Gracias. Andrea

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Qué bueno Andrea!
      Un gran abrazo junto a mis Gracias!
      Aida

      Eliminar
  6. Más de una vez me he sorprendido siendo brusco con otra persona en un supermercado o por la calle e invariablemente la respuesta del que recibe mi falta de buentrato es una dosis de lo mismo hacia mí. A veces me gusta prestar toda mi atención a cualquier persona con la que me toca interactuar socialmente, la miro a la cara, le sonrío, le o la reconozco, su respuesta suele ser una dosis de lo mismo para mí. David

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola David,
      Te agradezco que hayas compartido tu experiencia en los dos sentidos: cuando te has descubierto brusco y cuando prestas atención a otra persona. Las reacciones son muy distintas, y observar y sabernos protagonistas en la interacción con el mundo, marca la diferencia. Y ... ¿sabes qué? se contagia!
      Un cálido saludo,
      Aida

      Eliminar

 
 
Blogger Templates