Instagram

Social Icons

24 de agosto de 2013

Crisis: ¿Peligro + Oportunidad? Uhm...

crecimiento personal, crisis, oportunidad
La frase "toda crisis trae una oportunidad" es muy utilizada desde hace tiempo y se ha instalado en la creencia popular como cierta. Incluso hay seminarios, cursos, conferencias que apuntan al desarrollo de esto, basados en el mal llamado "ideograma" chino para la palabra Crisis ( wei-chi). Utilizan como traducción Wei: peligro y Chi: Oportunidad, y de ahí parten con la certeza de la oportunidad que encierra toda crisis. ¡Falso!

Wei significa peligro y Chi significa momento: momento de peligro, momento crucial. Para los que quieran ahondar en la semántica, filología, la traducción de "Chi" y sus variantes, saber lo que es un ideograma, ... recomiendo buscar a Victor H. Mair, profesor de Lengua y Literatura China en la Universidad de Pennsylvania (http://www.pinyin.info/chinese/crisis.html). Tras un extenso análisis de esta errada interpretación de la palabra Crisis= peligro + oportunidad, dice que aquellos que quieran seguir utilizándolo, por lo menos no le echen la responsabilidad a los chinos.

Y no sólo es errada sino extendida, y ahí es donde deseo reflexionar por las repercusiones que puede acarrear tal "certeza" ( si ponen en Google estas dos palabras: crisis y oportunidad, ¡le lanzarán 48.100.000 resultados!, y sumemos los carísimos cursos financieros, psicológicos y económicos, entre otros). Ni qué hablar sobre las "oportunidades" que hemos tenido tantos países con las crisis sociales y económicas. ¿Las necesitamos para crecer? ¿Qué hacemos con la oportunidad que sostiene esta creencia? Sólo lo enuncio; en este ahora apunto al micromundo de lo personal.

La crisis es un momento de peligro, de incertidumbre, de confusión. Parte de nuestro mundo conocido se pone patas para arriba; se nos mueven las piezas en las cuales nos apoyábamos e ignoramos dónde estamos parados en ese instante, momento y etapa. Sentimos que algo se desintegra adentro y afuera nuestro, generando un arcoiris de emociones displacenteras como la angustia y la ansiedad, ocasionando la mayoría de las veces somatizaciones, malestares corporales, cambios en el sueño.

En esta instancia de crisis, es difícil que nos convezcamos de que tenemos una oportunidad, y si tenemos instalada esta creencia corremos el riesgo de sentirnos peor, ya que no la vemos por ningún lado (además de sufrir, ¿somos estúpidos?). Lo que sí nos dice la crisis es que donde se produce, algo ha cambiado y nos convoca a un cambio para el cual no estamos preparados ... todavía. Y en la palabra "todavía" es que sitúo la posibilidad de traspasar ese túnel, de esperanza para utilizar este término en desuso, si nos reconocemos Humanos.

¿A qué me refiero cuando digo Humanos? A que no somos ni omnipontentes, que todo lo podemos solos, ni impotentes, que no podemos nada. Apelar a nuestra red de soportes, a nuestros amigos, familiares, buscar información u orientación en alguien especializado en el área que tenemos la crisis, nos ayudará a encontrar y cear una nueva organización dentro del caos acontecido, apelando a recursos que hasta entonces quizás ignorábamos o creando nuevos.

Podríamos hablar de oportunidad unida a una crisis, a la visión de los resultados tras haberla atravesado, si es que tenemos la actitud positiva frente a la misma. Mas es una cuestión de actitud, no significa que vaya intrínsecamente unida. Y la actitud se cultiva, no es que la crisis la trae empaquetada.

Además, y para terminar, siento y pienso que la "Oportunidad" la tenemos en nuestra vida ... sin necesidad de crisis. La posibilidad de generarnos oportunidades, en cualquier ámbito, de realizar cambios deseados y/o necesitados, está a nuestro alcance y a lo largo de nuestra existencia.

No le estoy quitando mérido a la posibilidad transformadora y de resurgimiento tras una crisis, sino que tengamos en cuenta que no todos poseemos los recursos y hemos de ser cautos en no enjuiciar al que le "cuesta", al que queda empantanado, amén de recordar que el dolor no es lo único que nos transforma. ¡Qué alivio!

12 comentarios:

  1. Aída, maravillosa reflexión que me lleva a replantearme la crisis como posibilidad de un cambio, no siempre es así!. La búsqueda de soportes nos ayuda a reencontrarnos con nuestros recursos, a veces olvidados. Seguiré pensando en "oportunidades" sin necesidad de una crisis. Gracias! como siempre

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Agradezco mucho tu comentario. ¡Abrirnos a las oportunidades ya es toda una gran actitud!

      Eliminar
    2. Aida, rescato tu manera precisa y clara de romper con los cliches y las creencias instauradas ,es verdad que con la palabra crisis se hizo mucho para arrebatarle la negatividad que su concepto llevaba implicito hasta quiza ir al extremo de un seudo positivismo para lograr cambios rapidos y favorables. Con la rigurosidad que te caracteriza nos llevas al equilibrio y a respetar el tiempo que todo proceso conlleva. besos y felicitaciones por tu artículo! Elizabeth

      Eliminar
    3. Gracias Elizabeth por tu reflexión; con ella me muestras la utilidad de estas líneas para arrebatar un poquito la presión extra que padece todo aquel que transita una crisis. He escuchado incluso "Tú lo que necesitas es una crisis para cambiar", y mi doloroso asombro es inevitable. ¡Gracias!

      Eliminar
  2. Aida me identifico con la del pantano ,con la que le cuesta, aun viendo la oportunidad delante mío, tus palabras me guían como siempre, utilizar el correcto significado de las palabras y de los dichos es la cuestión, para tener claridad en los hechos, muchas gracias.-

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Busca soportes, no atravieses sola en este tránsito. Me conforta saber que estas líneas te suman un poquito. ¡Gracias!

      Eliminar
  3. Aida he pasado por una crisis muy profunda no hace mucho tiempo. La descripción que haces acerca de las vivencias y emociones que genera concuerda con lo que viví. Más allá de los terapeutas que me asistieron y las diferentes terapias que abordé para superarla, lo cierto es que la FE y me profunda creencia en Dios es la que me permitió resurgir de los escombros.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Te has apoyado en un enorme sostén. ¡Qué bueno! y te felicito. Gracias por compartir tu experiencia.

      Eliminar
  4. Excelente !!!!!!!!.Què bueno saber que durante años ,han traducido mal el ideograma chino !!!.Un escrito totalmente esclarecedor !!! Gracias x tu aporte !!!!.Besos,Lucìa

    ResponderEliminar
  5. GRACIAS AIDA ,COMO SIEMPRE TUS POSTS, SON INTERESANTES, ESCLARECEDORES Y ENRIQUECEDORES,PARA BENEFICIO DE NUESTRA CALIDAD DE VIDA,Q DIOS TE BENDIGA.LU.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Qué lindo! Gracias Luciérnaga por tus palabras. ¡Bendiciones para tí también!

      Eliminar

 
 
Blogger Templates