Instagram

Social Icons

8 de septiembre de 2013

El Miedo y su valor

el miedo
El miedo es una de las emociones que tiene más "mala prensa", por así decirlo, ya que es una emoción que nos conecta con sensaciones desagradables y tiende en primera instancia a pararnos; luego viene la huida. Va siempre acompañada de reacciones físicas que nos hacen dar cuenta de su presencia, variando la intensidad de las mismas según el monto de miedo que aparezca (palmitaciones, molestias estomacales, sudoración, etc).

Cuando digo mala prensa me refiero no solamente a que nos encantaría poder deshacernos del miedo del abanico de nuestro sentir, sino a que se le atribuye a esta emoción el ser el gran obstáculo para nuestro crecimiento personal. Escuchamos frases como "vence al miedo, ábrete al amor", "libérate del miedo e inicia tu cambio", "lo que tienes es miedo; desházte del él" ... ¿les suenan conocidas?

Lo que deseo en este ahora es rescatar el valor del miedo, para poder restarle de entrada el añadido que suele aparecer, y ése sí que nos trae problemas que se van agravando con el paso del tiempo y es el de tenerle miedo al miedo: esto es tóxico. Si nos centramos en la emoción específica y atendemos a la función que tiene en nuestras vidas, podremos ya empezar a hacer algo y dar un paso hacia su resolución.

El miedo es una emoción básica, esto quiere decir que todos la tenemos desde que nacemos, y su función es de supervivencia. Nos avisa de que estamos frente a una situación ante la cual nos tenemos que proteger, cuidar, ya que carecemos de las herramientas necesarias para encarar esa situación. Aparece en el contacto de la persona y su medio. Por lo tanto, nos ayuda a retirarnos de algo o alguien ante el/lo cual no estamos preparados para enfrentar, y nos convoca a que nos demos tiempo para buscar los recursos dentro y/o afuera nuestro que precisamos.

No nos paraliza en sí misma, nos guía hacia la retirada en ese momento, para que nos ocupemos en buscar lo que nos falta. El problema reside, a mi entender, en que solemos quedarnos en la parálisis, apelamos a respuestas inadecuadas para "vencer el miedo", y ni qué decir cuando caemos en el autoreproche por sentirlo. Vamos desarrollando negativamente esta emoción básica transformándola en pánico, vergüenza, desánimo. Y se sufre ... y mucho.

Mi sugerencia es que cuando registremos que tenemos miedo y evaluemos que deseamos generar un cambio (en situaciones de riesgo de vida, no hay nada que evaluar pues el miedo puede salvarnos):

- Nos retiremos de la situación / persona que lo genera (a veces data de tanto tiempo un miedo, que el detonante ya no es externo sino interno, los pensamientos por ejemplo, mas en algún momento fué instalado con algo de afuera).

- Respiremos profundo para ir aquietando las respuestas fisiólogicas.

- Nos preguntemos ¿a qué le tengo miedo? busquemos el "apellido" presente de ese miedo; usualmente nos quedamos con "tengo miedo" pero no terminamos la frase con "a qué". Ahí tendré la orientación para el siguiente paso.

- ¿Qué estoy necesitando? recordemos que nos avisa la necesidad de herramientas que en ese preciso momento no tenemos. Pueden ser internas (mayor valoración, trabajar la dependencia emocional, etc) o externas (un amigo, un profesional que me ofrezca información específica, etc).

- Salimos a buscar y/o desarrollar estos recursos.

Ojalá les sea útil para no dejar que esta emoción básica se convierta en una emoción tóxica. Además, atendiendo cada miedo, evitaremos ir juntándolos y caer en generalizaciones que terminan desconectándonos poco a poco de lo que puede sumarnos vida.

6 comentarios:

  1. Gracias, AIDA.Es bueno recapitular sobre esta emocion realisarte la pregunta más a menudo ¡¿ A que tengo miedo o Miedo a que tengo? porque el saberse comunicar empieza con uno mismo ( i self),la respiración es una ayuda grande que nos conecta con nuestro interior para encontrarnos con el silencio donde hallamos la voz interna perdida u olvidada que nos guia a encontrar otros recursos.Patricia

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Patricia por tu reflexión y tu comentario. Indiscutiblemente la respiración es una enorme ayuda, ¡y de eso tú bien sabes! Un abrazo.

      Eliminar
  2. Muy buen comentario Aída, es que cuando tenemos miedo,lo importante es que hacemos con él... Te mando un gran abrazo! Alihe

    ResponderEliminar
  3. Es importante saber que todo va a estar bien y que ante situaciones de miedo esperadas o no esta en nosotros saber que podemos manejarlo.

    Laura, Florida,USA

    ResponderEliminar

 
 
Blogger Templates