Instagram

Social Icons

23 de noviembre de 2013

Dificultad para Recibir

confianza grupal
Pareciese medio disparatado pensar que alguno de nosotros tiene dificultad para recibir: ¿a quién no le agrada?, ¡es fantástico!, mas si miramos un poquito adentro y revisamos nuestras reacciones cuando recibimos algo, podríamos llevarnos alguna que otra sorpresa.

Pensemos por ejemplo cuando recibimos un comentario positivo sobre nuestro aspecto externo: "Qué bien te queda esa camisa"; podemos encontrar alguna de estas respuestas:
- ¿Tú crees?
- ¡Eso es porque me quieres!
- Uy, tiene como tres años.

Y si lo que recibimos hace referencia a nuestro ser persona, sobre algún aspecto interno o referente a algún logro, pueden aparecer casi las mismas respuestas:
- ¿Tú crees?
- Es que me miras con buenos ojos.
- Gracias (acompañado adentro con cierta dosis de vergüenza o incomodidad)

De alguna manera con estas respuestas bajamos la tensión que esta situación nos provoca, pues en ese instante nos sentimos mirados por el otro, en el sentido de que nos da existencia, no de ser observados. El otro me registra y me reconoce, entra en contacto conmigo.

"El contacto es el reconocimiento de que lo que tiene el otro es único" (Laura Perls)

Les propongo que presten atención qué les pasa en sus vidas cotidianas cuando reciben, y lo hagan en tres niveles:
- ¿qué sienten?
- ¿qué piensan?
- ¿qué hacen o dicen?

Es una manera de abrirse al darse cuenta de cómo andan en este tema del Recibir; por ahí descubren que "les dan más de lo que registran" o lo esquivan porque los moviliza adentro y se conectan con su sensibilidad ... ¡hermoso! mas cada uno posee su propio tiempo para mostrarse, abrirse, entrar en contacto con el otro.

Agradecer con toda nuestra integridad; no es un "gracias" desde lo cortés o abreviar la situación movilizante; es un gracias acompañado de sostener la mirada receptiva hacia el otro. Y a veces, puede costarnos hasta el recibir las gracias; como ejemplo les comparto una experiencia en un grupo de entrenamiento: una participante pidió un abrazo a otro participante, mostrando su necesidad en ese momento. Esta persona accedió y permanecieron abrazados ... hasta que suavemente se separaron y la persona que pidió el abrazo, sosteniendo la mirada en contacto con el otro, le dió las gracias (verbalizó su emoción y agradecimiento). Rápidamente el que abrazó le dijo "de nada" y retiró la mirada.
Le pedí que volviese a mirar a quien le agradeció, entrara en contacto con ese ser enfrente, y cuando volviese a escuchar el "gracias" (le pedí que se lo dijese nuevamente) que su respuesta fuese "lo tomo".
¿Algo cambió? ¿Fué distinto? Ambas partes pusieron en palabras la diferencia sentida; los dos recibieron.

Los dadores suelen tener dificultad para recibir, lo cual conlleva el no ofrecerle a las otras personas la misma satisfacción que ellos generan ... para reflexionar ¿eh? Y ni qué hablar de la dificultad en el PEDIR. ¡Pero esto es otro tema!

Me encantaría saber sus descubrimientos al mirarse en esta tarea del recibir en sus vidas, ¿las comparten? ¡Gracias y lindo día!

10 comentarios:

  1. Hola Aida!!! Qué revelador ha sido para mí leer este texto. Me veo retratada en varios aspectos. Y lo más importante, me ayuda a dar el paso para cambiar. Gracias!! Nejil.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Qué bueno Nejil que te ha sido útil! Gracias!!

      Eliminar
  2. Hola aida!! Soy barbie de los.mondays stomp!! La verdad que.lei tu blog y en este.me siento.realmente tocada ya que soy una persona a la que no le gusta recibir regalos (desde pequeña) como tampoco gastar dinero para mi. Estoy trabajando en ello...no es falsa humildad juro que.lo.padezco cuando.alguien me hace un regalo o gasta en mi....siempre fui demasiado agradecida es raro...como.si yo.no.mereciese ese tipo d cosas...sufro.en cada navidad o cumpleaños...es un sindrome rarisimo...quizas esta relacionado.con.el.compromiso q implica ese gesto en todo sentido...para pensar

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Barbie. Te entiendo profundamente cuando dices que realmente padeces cuando te dan, costándote mucho recibir. Me alegro de que estés trabajando en esto y te sea útil para reflexionar otra mirada sobre el tema. Te sugiero que empieces a ver si puedes recibir las "gracias" de otras personas cuando te las dan ... ¡y tomarlas! sin escapar. Te agradezco de corazón tu apertura a compartir. ¡Gracias!

      Eliminar
  3. Hola aida, trabajé mucho tiempo el recibir, el pedir, el permitírmelo puesto que existían en introyectos muy fuertes, por ej hay mas felicidad en dar que la que hay en recibir. Para mi fue muy reconfortante el darme cuenta de todo lo que me estaba perdiendo del otro lado de la moneda, y que mi "lealtad" y amor a esas figuras no se fortifica por el hecho de no recibir. Gracias aida un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Te agradezco mucho cuanto has compartido, pues sé que le será de gran utilidad a otras personas que poseen esta dificultad. Me encanta que hayas podido transformar esos introyectos y darte cuenta que la lealtad y amor a esas figuras permanece incólume. ¡Gracias!

      Eliminar
  4. Hola Aida, me encanta la reflexión.... aún así me surge una cuestión interna.. muchas veces me cuenta, desde qué lugar el otro me dá lo que me dá y esa sutil diferencia (que la sopeso) me condiciona al modo en que lo voy a recibir... lo bueno (creo yo) es que es un acto consciente de mi parte... me gustaria tu comentario al respecto..
    Besos, Maura

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Maura. ¡Qué buen punto has tocado! Hay personas que dan para recibir algo a cambio, creen que con ello establecen cierto tipo de contrato invisible que "ata" a la otra persona; este es uno de los puntos por los que puede aparecer dificultad para recibir, ya que NADIE QUIERE QUEDAR EN DEUDA. Fíjate si este sopesar desde qué lugar el otro te dá para tu evaluar desde dónde recibes, tiene que ver con ésto.
      Recomendación: las intenciones del otro, ¡son del otro! ábrete a recibir sin gastar energía ni pensamiento sobre desde dónde te dan ... y si la otra persona quiere "cobrarte" de algún modo, sencillamente no pagues y dile que la próxima vez que te dé algo que aclare para qué te lo dá: ahí verás si "firmas el contrato o no". ¿Soy clara? Es una manera de dejar al descubierto las intenciones ocultas de un dador disfrazado.
      Gracias por tu comentario; riquísimo y convencida que le servirá a muchos.
      Abrazo!!

      Eliminar
  5. Muy bueno Aida todo lo que tu nos brindas. A mi me pasa que cuando me elogian algo, me siento cohibida y no recibo el elogio como debiera, evidentemente tengo que aprender...Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por tus palabras Marta, y por compartir lo que te pasa al recibir. ¡Ánimo!

      Eliminar

 
 
Blogger Templates