Instagram

Social Icons

30 de noviembre de 2013

El poder del Aquí y Ahora

Aqui y Ahora, Gestalt, Emociones tóxicas, Aida Bello Canto
El "Aquí y ahora" es uno de los conceptos esenciales en el Enfoque Gestáltico, que alude a la importancia que posee el habitar en el Aquí (espacio) y en el Ahora (tiempo) pues es donde residimos y podemos trasformarnos, tomar contacto con nuestras sensaciones, sentimientos y darnos cuenta del contenido de nuestros pensamientos ... sin apegarnos a ellos, observarlos.

También es un concepto mal interpretado en Gestalt, ya que circula cierta creencia de que sólo nos ocupamos del presente de la persona sin importar su historia, su camino en la vida; nada más errado ya que nuestra biografía nos conforma, nuestras vivencias nos pertenecen y forman parte de este ahora que somos. Lo que poseemos es una manera específica de abordar nuestro pasado cuando el mismo en verdad no es "pasado" sino que se hace presente con recuerdos, repeticiones de situaciones y conflictos, pensamientos reiterados, viejos miedos, y un largo etc.

Es en el presente donde tenemos la posibilidad de transformarnos, de darnos cuenta de qué hacemos, cómo lo hacemos y para qué. El poder reside en este espacio presente, Aquí, y en este Ahora que nos encontramos con nosotros mismos, con el otro, con nuestra vida.

Habitar el presente parece fácil, mas conlleva un entrenamiento ya que nuestra frecuente tendencia como personas es la de irnos hacia el pasado o hacia el futuro, escapando con asombrosa facilidad de nuestro presente: que es lo que tenemos. ¿Ventajas de entrenarnos para conectarnos con el Presente? ¡Muchas!

Cuando nos vamos hacia el futuro, pensando lo que tenemos que hacer, en nuestra lista de pendientes, anticipándonos a lo que creemos que nos va a pasar, a cómo va a responder tal o cual persona, le damos vida a una serie de fantasías catastróficas ... propiciamos la aparición de la ansiedad, la inquietud, el miedo en sus múltiples variantes, perdiendo el contacto con nuestras actuales potencias y dejándonos envolver por variadas desarmonizantes emociones.

Cuando nos vamos hacia el pasado, recordando situaciones que no "resolvimos a nuestro gusto", trayendo a la mente materias inconclusas de nuestra vida, lo que dejamos pasar por diferentes motivos en el camino, lo que callamos o hablamos de más ... propiciamos la aparición del resentimiento, la queja, la angustia, emociones que nos intoxican, perdiendo también el contacto con nuestras actuales potencias y nuestra capacidad de aprendizaje de la experiencia vivenciada.

Lo que estoy diciendo es una obviedad, pues todos sabemos a esta altura del milenio la importancia del Ahora: "El presente es un regalo, por eso se llama presente", "El hoy es lo único que tienes", "Ahora es el tiempo oportuno; ahora es el momento", etc, mas no nos basta con saberlo, hay que ejercitarlo, incorporarlo cual hábito y actitud. ¡Cuántas veces se nos escapa el disfrute del momento por "estar en otro lado"!

Hay muchísimas maneras, técnicas, libros, videos, que nos enseñan a estar Presentes. El acceso a las mismas es fácil, así que no voy a entrar en ello, y son tan diversas que van a "gusto del consumidor". Sí deseo recordarles los beneficios que trae el estar en el Aquí y Ahora: el potencial con el cual se van a conectar, la armonía autogenerada al alcance de la mano, la posibilidad de salir de empantanamientos emocionales, transformarnos, crecer, valorar nuestro mundo interno y cuanto nos rodea; y con todo ello colaborar en lo posible a que se motiven en encontrar la forma que entre en mayor sintonía con Ustedes, con cada uno, para hacerlo.

Les ofrezco un sencillo ejercicio que es útil para dos cosas: 1) darme cuenta hacia dónde se dirige mi atención y mis pensamientos, ¿estoy en el presente? y 2) ejercitarme en habitar paulatinamente el Aquí y Ahora.

Ubícate en un lugar cómodo ... cierra tus ojos ... respira tres veces profundo ... presta atención a tu cuerpo, a tus sensaciones corporales ... ¿qué percibes? ... (dos minutos) ... ahora presta atención en cómo estás, cómo te sientes ... ¿hay alguna emoción en este ahora? ... (dos minutos) ... registra lo externo ... sonidos, aromas, temperatura ... ¿qué percibes? ... (dos minutos) ... lleva tu atención a tus pensamientos ... sólo date cuenta de los que se presentan ... no tienes que hacer nada ... aparecen y déjalos ir, hasta que viene otro ... ¿tus pensamientos son del ahora ... del pasado ... del futuro? ... obsérvalos ... (dos minutos) ... por último, pon tu atención en tus sensaciones corporales en el ahora ... en lo que percibes del exterior en este momento ... en tu respiración presente ... (dos minutos).

Este es un ejercicio "portátil", puedes practicarlo hasta viajando en colectivo, y su máxima duración es de diez minutos. Ojalá les sea útil.

¡Buena vida para todos!

12 comentarios:

  1. Gracias querida Aida por este presente!! A llevarlo en nuestro cofre de tesoros!
    Un cálido abrazón dominguero!
    Alicia

    ResponderEliminar
  2. Me parece un excelente artículo y efectívamente coincido en la facilidad con que nos trasladamos al pasado y nos recriminamos por lo que hicimos o dejamos de hacer; dejando en blanco el presente como si no habitáramos en él y dar paso al futuro; dotándolo de excesivas esperanzas y yo diría que hasta queriendo moldearlo a nuestro gusto... Excelente y como siempre: GRACIAS!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Te agradezco tus palabras Raisa. Así es, los humanos nos movemos para atrás y para adelante con tanta frecuencia que nos perdemos el potencial y el disfrute del presente. ¡Gracias!

      Eliminar
  3. Hola Aida ....es magnifico detenerse a valorar todo esto. A veces nos montamos en el tren de las respinsabilidades y se nos va el vivir los momenticos agradables en lo simple. Te quiero muuuuucho. Zuleika

    ResponderEliminar
  4. Muchas gracias Aida, como siempre aclarando nuestra conciencia, buenísimo el comentario para hacernos dar cuenta y vivir en presente.
    Un "fuerte abrazo"
    Susana Benítez

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Aunque lo sabemos, es increible la facilidad con que lo olvidamos: habitar nuestro presente. ¡Gracias!

      Eliminar
  5. Gracias por recordarme el valor del ahora y de cuànto me rodea. Me olvido màs de la cuenta, perdiendo tanto ...
    M.

    ResponderEliminar
  6. Hola Aida,

    Aqui estoy de vuelta con mi pequena contribucion. Coincido con todos que este articulo es muy instructivo, practico y "super portatil".

    No se si alguien escucho alguna vez la expresion del latin "Hic et Nunc" ? (hic: tiempo, nunc: espacio) Entonces es el "aqui y ahora" que nos has presentado que generalmente se refiere a "vivir el momento" y tambien a tomar las decisiones Ya.

    Como has expuesto "la valija de las experiencias" que nos acompana en nuestros viajes ya pasa a ser el "pasado presente", ellas viajan con nosotros! El presente es el que tiene el potencial para cambios y renovaciones, a veces sobre la marcha algo que no ocurre con el pasado y el futuro todavia es muy incierto.

    Otra idea de la filosofia de vida budhista es el MINDFULNESS que significa exactamente esto, vivir, pensar, sentir, hacer en el momento que lo estamos haciendo con un 100% de concentracion en lo que esta sucediendo o que nosotros estamos causando.

    Si pensamos en la construccion de una casa como una analogia de la vida, bien podemos decir que: "No se puede o no es conveniente poner el techo antes que las paredes y estas antes que los cimientos" (quizas podamos trazar un paralelo con: pasado, presente y futuro)

    Nada mas solo unas acotaciones que espero resulten utiles!

    Afectuosamente,
    Enrique

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Enrique,

      Claras y nutritivas acotaciones!! Confío en que varios "paren en esta estación" para tomar este aire fresco ... y conectarse plenamente con su "Hic et Nunc" (lo ignoraba; nuevamente gracias!).

      Un cálido saludo,
      Aida

      Eliminar

 
 
Blogger Templates