Instagram

Social Icons

11 de enero de 2014

Límites y Emociones tóxicas

Límites, emociones tóxicas, www.eltornilloflojo.blogspot.com.ar, Dra. Aida Bello Canto
Imagínate que estás sentad@ cómodamente y viene alguien y te pone un almohadón en la cabeza; te quedas quiet@ sentado con ese almohadón sobre tu cabeza. Viene otra persona, o la misma, y te coloca otro almohadón sobre los hombros … mejor dos almohadones … y permaneces con ellos encima tuyo. Aparece otra persona, o la misma, y te pone otros almohadones sobre tus piernas y tu pecho; y permaneces quiet@ … y siguen llegando almohadones que te van cubriendo … vas sintiendo el peso sobre tí, incluso la falta de aire y estás prácticamente o completamente cubierto por ellos.
Permanece un poco en esta imagen para poder asomarte a la sensación de estar “ahí” … ve poniéndole nombre a cada una de las emociones que te surgen, ¿cómo te sientes?

Entre las emociones frecuentes están: agobiad@, atrapad@, con mucho peso, enojad@, no tomad@ en cuenta, angustiad@.

Cada uno de estos almohadones representa una metáfora de las situaciones que aparecen en nuestras vidas y que no le ponemos límites. Situaciones que nos cargamos encima, sin darnos tiempo a revisar internamente  si las elegimos o no. Con nuestra ausencia de poner límites, damos permiso a que sigan llegando pedidos, reclamos y hasta exigencias externas; y además, una vez aceptadas, hemos de cumplir, responder a las mismas, satisfacer al otro, complacer. Estamos acumulando emociones tóxicas adentro nuestro.

Voy a ir un poquito más profundo. He hablado de situaciones que cargamos, mas cuando está presente la dificultad de poner límites, no es a la situación en sí misma lo que vemos, sino a la persona que nos trae "el almohadón". Es a esa persona a la que no podemos decirle NO; ¿razones? ¡muchísimas! mas todas pueden converger en su esencia en dos: 1) evitar conflictos y/o 2) miedo a la pérdida de afecto.

Aprender a poner límites es todo un desafío, sobretodo cuando se posee un historial personal del "sí fácil", pues hemos de instrumentarnos para sostener la posibilidad de que ocurran nuestras fantasías más catastróficas: que tenga que enfrentar conflictos o que ya no me quieran tanto. Para la primera, me gusta la frase de que lo que se evita, se invita. Los conflictos tarde o temprano aparecen, generalmente de mayor grado debido a la acumulación de situaciones. Así que puedo sentirme desvalorizad@ porque mi aguante en el tiempo no sirvió de nada.

En cuanto a la segunda, el miedo a la pérdida de afecto, necesitaré mi propio tiempo personal para revisar la calidad de vínculo que tengo con esa persona, pues puedo estar metid@ en una relación tóxica y no registrarlo. Recordemos que la puesta de límites es uno de los pasos esenciales para destrabar este tipo de relaciones (Saliendo de relaciones tóxicas).

La puesta de límites:
- Me cuida y cuidan al otro; dejo de acumular internamente esas emociones tóxicas que en la mayoría de los casos la otra persona no registra, pues se queda con nuestra respuesta afirmativa a su "almohadón" (no es adivino).
- Lo que otorga validez a mi SÍ es que también puedo decir un NO. Lo que valida mi NO es que puedo decir un SÏ.
- Dejo de acumular enojos (el cuerpo, con sus contracturas por ejemplo, me lo va a agradecer) y anulo el campo fértil para el resentimiento.
- Amplío mi capacidad de elegir; en gestalt apuntamos a responsabilizarnos de nosotros mismos, entendiendo responsabilidad como responsa-habile = habilidad de respuesta.
- Genera alivio y mayor energía, entre otras sensaciones y emociones positivas.

Para aquellos que deseen empezar a ejercitarse, les propongo que ingresen a su vocabulario a modo de respuesta el "ahora no sé; te digo luego". Es una manera de parar el almohadón que vemos que nos van a poner encima, ganar tiempo para preguntarnos a nosotros mismos qué es lo queremos o necesitamos en ese momento o ante la situación planteada, y todo ello sin el riesgo a un conflicto inminente o que la otra persona me retire su afecto. Es un darnos tiempo para darnos cuenta de los almohadones que elegimos llevar encima.

¡Podemos empezar por el área que sea de nuestra existencia!

18 comentarios:

  1. poder decir NO , poder decir SI, tiempo para darnos cuenta, no acumular enojos del tamaño de los almohadones igual calidad de vida. Aída hay que estar muy atentos, porque a veces los almohadones llegan envueltos para regalo y si no lo ves los tomas con gusto y recién cuando sentís el peso te das cuenta que no había que tomarlos. Gracias maestra

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bonita metáfora la del almohadón envuelto para regalo ... por supuesto que esto nos puede pasar como Humanos que somos; mas, si nos damos cuenta después que nos atrapamos ya varios regalitos, y nos vuelve a pasar, y nos vuelve a pasar, ... ¿qué estoy evitando? posiblemente el "ver" algo que me intoxica ... aunque no me guste. ¡Gracias por tu rico comentario!

      Eliminar
  2. a veces son colchones de plomo... es tremendo.. pero el mandato es resistir.. sobre todo si somos mujeres...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Así es ... te entiendo ... para tomar un poco de aire bajo esos colchones de plomo, te recomiendo "Relaciones tóxicas, ¿chantaje emocional?" http://eltornilloflojo.blogspot.com.ar/2013/06/relaciones-toxicas-chantaje-emocional.html

      Espero que te sea útil. ¡Gracias por tu comentario! Es un aporte a muchos/as que pueden estar en tu situación.
      Un cálido saludo. Aida

      Eliminar
  3. Querida Aida,
    IMPECABLEMENTE CLARO!!
    Me has traido a la mente tu excelente conferencia en el Congreso de Psiquiatria Forense sobre opresor / oprimido y pensaba recien en si es posible salir de estas relaciones tòxicas opresoras si no renocemos nuestro propio rol opresor en las mismas... creo que desde ahi puede dispararse la verdadera libertad y se hace posible salirnos del circulo.
    Me encantò tu reflexiòn!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegra transmitir con claridad estos temas delicados y que no son fáciles para los que lo padecen (realmente hay padecimiento). Gracias por decírmelo; me ayuda y me motiva.
      ¡Linda conexión en la conferencia del Congreso! La respuesta es que no se puede salir de este tipo de relaciones tóxicas sin reconocer el propio papel que juego en ella. Ésto forma parte del primer paso hacia el camino de salida.
      ¡Gracias!

      Eliminar
  4. Hola querida Aida , me encanto este tema, recuerdo cuando hicimos contigo el taller del chantaje emocional
    que tiene algo k ver con esto pues l final es una forma de dejarnos manipular , sea cual fuere la razon, grs por
    que reforzare toda la tecnica aprendida y te dire ...puesta en practica y con mucho exito !
    M.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola M. ¡Eso! Ante la ausencia de límites, somos vulnerables a algún tipo de manipulación; descubrir a cuál es parte de la tarea. Prestándonos atención, lo descubrimos.
      ¡Gracias!

      Eliminar
  5. Creo que una de las mayores dificultades reside en poder DARNOS CUENTA cuando esos almohadones realmente son un peso lo que se transforma en un paso hacia nuestra libertad de elegir y no cobertores que nos protegen de nuestras propias carencias y debilidades, si es asi seguimos funcionando como excelentes complementarios para el dueño del o los almohadones. Gracias Aida por la sabiduría y nutrición emocional de tus palabras. Elizabeth

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Los cobertores funcionan por bastante tiempo, en verdad, más en algún momento o en algún área específica de nuestra vida, deja de protegernos y empieza a aparecer la sensación de invasión o falta de aire (espacio vital - respeto).
      Mientrastanto, como muy bien dices, somos complementarios / cómplices del dueño del almohadón.
      ¡Gracias Elizabeth!

      Eliminar
  6. Los almohadones son de todas las formas, colores y tejidos; nos resultan cómodos y al mismo tiempo nos asfixian!!! En mi experiencia al NO!, he tenido la sensación de desintegrame, (por tener que decir NO! y querer volver atrás en el tiempo y evitar ese momento); la tensión del momento en sí, la aceleración de las pulsaciones, el tono de voz que sube... Y luego ese momento se repetía contínuamente, me sentía culpable por haber provocado esa situación desagradable y así hasta llegar a una profunda reflexión que me permitió valorar las cosas en su justa medida y poder decir: EN ESTE MOMENTO NO TE PUEDO DAR UNA RESPUESTA, LO TENGO QUE PENSAR!! Ya sea para decir SÍ o NO!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por describir tan claramente el momento vivido cuando se dice un NO, donde aparecen todas las incomodidades fisiólogicas posibles: palpitaciones, tensión, cambios en la respiración. De ahí que sugiero iniciar con el AHORA NO SÉ, que es a lo que arribaste al final. ¡Te felicito!

      Eliminar
  7. Muy bueno! Me he dado cuenta que ya no tolero los almohadones y que si me queda alguno no es que no me de cuenta, sino que es por afecto. Gracias Aida

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Qué bueno Marta! ya que hablas de ELECCIÓN, y esto es otra cosa muy diferente a encontrarte cargada y tapada. ¡Bravo!
      Un abrazo.

      Eliminar
  8. Aida hace tiempo que se sobre la finitud de la vida....pero hay algo mas fuerte y mas desolador en mi que sigue dejando que el almanaque pase sin dejar huella de mi existencia. Gracias por tu calidez de siempre.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Querida Adriana. Ante todo, ¡cuenta conmigo! Quizás, y sólo quizás, aún no has podido ampliar tu mirada a lo "sembrado y cultivado" en tu existencia, para valorar y apropiarte de tus huellas. Por las veces que nuestros caminos se han entrelazado, ¡no me cabe duda de que las posees! Y muchos darán fé de ello!!
      Un enorme abrazo.

      Eliminar

 
 
Blogger Templates