Instagram

Social Icons

12 de abril de 2014

Sincericidio vs Sinceridad

Sincericidio, sinceridad, comunicacion verbal, Aida Bello Canto, el tornillo flojo, autoestima
La comunicación verbal es una de las herramientas fuertes, potentes y maravillosa entre las personas. Las palabras poseen la magia de crear lazos, tender puentes, sostener, acompañar; son manos invisibles extendidas, un cálido abrazo sin ser físicamente tocado. Favorecen el encuentro, generan y estrechan vínculos. La comunicación clara, coherente e íntegra promueve la apertura e invita.

De igual manera, las palabras poseen esa misma fuerza para romper, resquebrajar y lanzar al vacío; pueden ser manos invisibles que hieren, dañan a otros, un gélido abrazo que paraliza o un volcán que fulmina. Levantan barreras y distancian. La comunicación no coherente, sin contacto y sin respeto, promueve el cierre, el distanciamiento y crea corazas.

Ésto último aparece en muchos vínculos y situaciones, mas hoy me centraré especialmente en el sincericidio: "es el acto por el cual una persona, que creyéndose sincera, honesta o dueña de la verdad - cuando en realidad está siendo desconsiderada, carente de tacto e irresponsable verbalmente - comunica a otra cierta información, produciéndole una herida emocional significativa, deteriorando en muchos casos la autoestima".

Ser sinceros implica responsabilidad: qué digo y cómo lo digo; preguntarse si la información o comentario que voy a dar con sinceridad ¿es útil para la otra persona?, ¿le suma esta información? ¿es mi profunda intención ayudar al otro?
Para responder a estas preguntas, primero hay que ser sincero con uno mismo para desde ahí tomar la elección de serlo con el otro, porque le suma, porque deseo ayudar; siento y pienso que de alguna manera contribuyo, hago un aporte.

Muchas veces tras la máscara de la honestidad bruta lo que se esconde son otras intenciones que no tienen nada que ver con ayudar al otro, sino que sirven a la satisfacción propia del que "abre la boca": pura descarga de lo que le viene a la cabeza (sintiéndose luego muy bien por su "desagote"), celos, envidia, ¿venganza? ... Hay un largo etc que no viene al caso depurar, pues cada uno que se reconozca sincericida, ha de plantearse desnudamente a sí mismo/a cuál es su intención real con sus comentarios. ¡Bah! Vaya ilusión la mía, porque el Sincericida no hará auto-reflexión ni por asomo, ya que es vivido como una característica de la cual se siente orgulloso/a. No le importa el daño realizado, por ende, no repara.

Es importante diferenciar al sincericida de la persona impulsiva, aquella que no posee un filtro entre lo que piensa y lo que dice, con lo cual puede encontrarse en situaciones donde corre riesgo de herir al otro. Generalmente el impulsivo se dá cuenta en algún momento de sus palabras destiladas, y suele reparar, disculparse, pues su intención no era dañar. Saco de esta ecuación a algunas personas que se auto-denominan impulsivos, y parapetándose en ello justifican sus "sincericidios".

El real impulsivo tiene registro de lo que se le "escapa", de lo que dice, del efecto que produce o puede producir; y no le gusta esa característica personal porque le importa las consecuencias. Lo que necesita es aprender a callarse y darse cuenta de sus pensamientos, de lo que está a punto de decir ... pero no lo dice. Puede aprender paulatinamente a crear un filtro temporal que le permitirá revisar de forma interna qué va a decir y para qué, teniendo en cuenta al receptor de la comunicación.

La sinceridad siempre toma en cuenta al otro, y el que posee ésta cualidad no la anda pregonando. Sencillamente "Es". Reconoce la responsabilidad, respeto y cuidado hacia el otro; elije con sus palabras/ manos invisibles el qué, el cómo y el para qué. El sincero puede mirar su entorno, recorrer mentalmente sus vínculos y registrar la calidad de sus relaciones, así como la cantidad de redes soportativas que posee. Estará enriquecido/a.

El sincericidio carece de tacto y prudencia; por supuesto que no le importa qué repercusión o efecto tenga lo que dice sobre la otra persona. Dirán que sí les importa el otro y que "por eso se lo dicen", "van de frente", "son brutalmente honestos por el bien de esa persona", ... y no miran el desastre que pueden dejar a su paso, los caídos en su camino, las heridas ejecutadas. Cuánta más baja autoestima posea la otra persona, más grave será el sincericidio, pero aún sea frente a una persona "bien parada", ésta tomará buen recaudo de alejarse o tomar la distancia pertinente en la relación para que no le siga cayendo "basura". El sincericida puede mirar su entorno, recorrer mentalmente sus vínculos y registrar la calidad de sus relaciones, así como la cantidad de redes soportativas que posee. ¿Qué creen que encontrará?

¡Buen fín de semana!

28 comentarios:

  1. Muy bueno Aida,

    Cuantas verdades juntas. La famosa CONSIDERACION hacia el projimo o la falta de ella. Que problemon! "Ver el bosque pero no poder ver sus arboles".

    Lo tremendo es cuando ese Sincericidio (me encanta la palabra), esta disfrazado por mitos justificativos como: "La verdad no hace mal a nadie" o "La verdad duele pero no mata". Que pasan a ser muletillas para la gente agresiva se haga un gusto! - Correccion sugerida: Corregir y sugerir al Sincerisador que utilice una conducta y un lenguaje ASERTIVO. (en los dos polos opuestos: NO-ASERTIVO y AGRESIVO)

    Tacto, Prudencia, Consideracion, Empatia, aqui actuan casi como si fueran sinonimos de demostrar interes por como siente nuestro mensaje el interlocutor.

    "Pensar sin sentir puede resultar limitado"
    "Sentir sin pensar puede resultar riesgoso"
    "Hablar sin pensar o sentir ES nocivo"
    "Hacer sin pensar o sentir es como ser ciego y tirarse a un abismo"!
    "Pensar es gratis - No hacerlo sale carisimo"!

    Calurosos saludos,
    E.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Enrique,

      ¡Qué temita éste en verdad! Difícil acotarlo ya que dá para extenderlo por diferentes aspectos ... mas no quiero abrumar.

      Tus aportes son impecables y nutritivos; ¡Gracias por sumar!
      Cuanto describes sobre el pensar, sentir y hacer, en sus variantes ... es gestalt pura; lo que nos lleva a la Vida misma en buena convivencia con uno mismo y con los demás.

      Abrazo grande!
      Aida

      Eliminar
  2. Aida querida!!! que buen topico! :)
    Muy claro, y me deja pensando...como todos los que has escrito.
    Interesante poder "revisar" ciertas características de nuestra personalidad que nos hacen mal, a nosotros, a los otros y que pienso que se puede modificar! sea uno impulsivo o sincericida.
    Que importante es sentir " compasión". y cuidar al otro como a nosotros mismos.

    Todo lo que vinimos a aprender en este camino!!!!!!!!!!!!
    muchas gracias !
    Grisel

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Gri,

      ¡Qué bueno que te gustó el tema! y que lo sientes útil ... Uf, éso es tremendo regalo. Gracias.
      El impulsivo tiene buen "pronóstico", si me permites decirlo de esta manera, ya que registra la existencia del otro ser humano.

      Entro en sintonía contigo sobre la Compasión!!
      Gracias por tu comentario Gri, y por tus ideas!

      ;)

      Eliminar
  3. Gracias por el artículo que me lleva a revisarme una y otra vez. Podemos, no obstante, equivocarnos pero, si nuestra intención estaba bien dirigida, se podrá reparar y nos llevará a un mayor y más profundo conocimiento mutuo. En general, pienso el sinsericidio más en términos de suicidio a través de la sinceridad. Sería como el polo opuesto pero con resultados similares sobre los vínculos. Son personas que cuentan con detalle sus vulnerabilidades ante cualquiera que les venga a mano. Los sincericidas del artículo parecen ser los dueños de la verdad y pretenden imponer sus soluciones a los problemas de los demás haciéndolos sentir tontos, torpes o inútiles. En cambio, estos otros, se muestran ellos tontos torpes e inútiles demandando a los demás soluciones para sus propios problemas.
    Dos caras de una misma moneda, tal vez.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Guillermo,

      Coincido contigo en la existencia de los sincericidas suicidas; no me centré en ellos porque suelen ser los menos, o quizás el punto más importante, no dejan heridos en su camino mas que así mismos. Me viene un ejemplo a la memoria: ¿recuerdas un comentario que realizó un Presidente Uruguayo sobre los Argentinos, hace unos años? gran sincericidio suicidio, y peor cuando lo quiso arreglar!
      Gracias por traer este otro tipo de sincericidio.
      Te super agradezco tu comentario y aporte!!

      Un cálido saludo,
      Aida

      Eliminar
  4. Estimada Aida,
    Tema esencial en las relaciones humanas, donde el poco tacto parece moneda corriente.
    Para seguir reflexionando! Gracias por invitarme a ello en cada escrito.
    T.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola T.
      Me gusta pensar que de alguna manera podemos desde nuestro humilde lugar "sumar"; así la balanza puede permanecer más equilibrada ... mínimo. Para reflexionar también, me parece.

      Gracias por tu comentario.
      Saludos

      Eliminar
  5. Aida,
    Lamentablemente el sincericidio está a la vuelta de la esquina y en muchos ámbitos, sociales y personales.
    Mi personal reacción es tenerlos lo más lejos posible y fuera de mi entorno; me han herido profundamente. Aún me molesta cierta impunidad con la que se mueven.
    Gracias, sigue estando el valor de las suaves palabras!
    M.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola M.

      Este tema aparece en las calles, en la televisión, en la prensa, en las relaciones, siendo cotidiano el encuentro o la "escucha". Lamento que hayas tenido la experiencia en vivo; y coincido contigo que auto-respaldados en su "verdad", se manejan impunemente.
      ¿Tendrán ganas de aprender a comunicarse desde otro lugar?
      La posibilidad la tienen; sin duda alguna.

      Te agradezco tu comentario y compartir.
      Saludos,

      Eliminar
    2. Hola Aida y Grupo,
      Una pequena acotacion. Si bien leo que este problema del "sincericidio" aparece en todos lados, me atreveria a decir aunque no exclusivamente que: Los comentarios suicidas, altaneros, de dominar o disminuir a la otra persona son mas usuales en lugares donde el "redito poitico" es muy evidente. Explico: Si 2 personas estan adentro de una casa (sin testigos) todo tipo de comentario generalmente es a un nivel honesto y sin intencion de control o dano a laotra persona. Por otro lado, si bien se agrega una 3era persona, o en el caso de un comite donde puedan haber 8, 10, 12 personas entonces "la posicion politica" (En Ingles y Japones: lose face) determina las conductas politicas de todos los integrantes de esos grupos. Se suele decir que la persona verdaderamente honesta actua igual con 1 o 10 o 100 interlocutores. Gracias. E.

      Eliminar
  6. Gracias Aida por tu aporte... Hay formas y formas de ser sincero, siempre tratando de no herir con las palabras que pueden dejar marcada para siempre a una persona... Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias a ti Marta por tus palabras y reflexión.
      Un abrazo!

      Eliminar
  7. Gracias por el contrapunto, por recordar el respeto, tacto y prudencia.

    Un poema este inicio: "Las palabras poseen la magia de crear lazos, tender puentes, sostener, acompañar; son manos invisibles extendidas, un cálido abrazo sin ser físicamente tocado. Favorecen el encuentro, generan y estrechan vínculos."

    Robert

    ResponderEliminar
  8. Muy bueno , gracias por compartirlo. Excelente semana para todos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Gracias Patricia! y estupenda semana para tí.

      Eliminar
  9. Ser Sincero, me hace pensar en las personas que dicen que son frontales y lo único que saben hacer es tirarte abajo tu esencia, tu ser. Cada día que vivo siento la necesidad de ser auténtico y entiendo la importancia que tiene la palabra. Nuestras relaciones deberían ser, mediante la escucha y poniéndote en los zapatos del otro y allí después, responder, opinar o sugerir sin lastimar, dejando que el otro sea. Claro que si no puedes hacerlo es allí donde aparece los celos, la envidia y vaya saber que más.
    Que interesante todo lo que escribís! Gracias Aida, te agradezco por permitirme, se podría decir; pensar en voz alta?
    Un Abrazo! Adriana

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Adriana,
      Gracias por tu reflexión, por compartir con todos nosotros "tu pensar en voz alta" (¡qué linda expresión!).
      En verdad creo que entre todos nos SUMAMOS!
      La empatía es tan importante ...
      Me viene un pensamiento anónimo, "Habla, cuando tengas algo que decir más bello que el silencio".
      Difícil de aplicar, mas está bueno para tenerlo presente.
      Un cálido saludo,
      Aida

      Eliminar
  10. Hola Aida!! Cuánta verdad en tus palabras, me invitan a revisar profundamente mi actitud y postura frente a la vida, a mi misma y a mis consultantes.
    Desde la empatía, la aceptación incodicional y la congruencia, se me hace imprecindible cuidar mucho mis devoluciones en el acompañar a un otro. Es importántisimo aceitar y nutrir en cada uno de nosotros todo lo que hace a la comunicación y dado que no hacerlo es imposble, buscar el modo asertivo de llegar a los otros desde la verdad y con amor.
    Que tengas una excelente semana!!!

    Adriana Szpilberg

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Adriana,
      Qué bonita reflexión compartes, donde todos los que trabajamos en el área de la salud, los que entramos en contacto con el dolor en su gran gama y profundidad, tenemos una responsabilidad enorme en el cuidado de nuestras palabras, y la comunicación íntegra (no sólo verbal).
      Gracias!
      Te deseo también una semana "apoteótica" (como dice una amiga querida)!
      Aida

      Eliminar
  11. Hola Aida y Amigos(as)

    Muy interesante la conversacion en"voz alta" (gracias Adriana).
    (Robert) "Las palabras poseen"......la magia blanca o la magia negra? Nuestra seleccion y combinacion de ellas nos conduce a crear "lazos seductores", "navajas afiladas" u otras descripciones aptas sobre las mismas. Donde "cantar las verdades" es solo un envoltorio enganoso de nuestras verdaderas intenciones y motivos (insisto, para bien o para mal). En policia y criminologia gran parte del tiempo y recursos son destinados a establecer "el motivo y la intencion" de los crimens.

    El idioma Ingles tiene una palabra genial para describir estas caracteristicas: "duplicity o duplicitous" que se refiere a individuos que tienen conducta o lenguaje "doble" (dos caras).

    Muchas gracias.
    Enrique

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Enrique, ¡qué interesante acotación a la "magia"! me quedo pensando en el uso que le dí naturalmente de blanca cuando de "natural" no tiene nada implícito más que lo mío propio. Gracias!! para re-pensármelo.
      Gran tema el de las intenciones ... interesante, muy interesante.
      Un gran abrazo,
      Aida

      Eliminar
  12. Aída, hace tiempo atrás alguien me dijo que antes de manifestarme en relación a alguien o a alguna situación vivida o conocida me hiciera tres preguntas. Si respondía sí a las tres podía efectuar el comentario. Desde entonces trato de aplicar la enseñanza. Sólo me llevan segundos preguntarme 1) es verdad? 2) es necesario hablar ? 3) Causa el bien?.Me ha dado buen resultado este sistema y cuando alguna vez lo omití- la lengua fue más rápida que el pensamiento-, percibí cierto malestar en mi interlocutor. Un abrazo Z.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Z, muy buena esa tecnica que nos ayuda a manejar los impulsos emocionales. Yo hasta le agregaria el famoso r"espirar y contar hasta 10 o 20" antes de hacernos las 3 preguntas! HAY OTRA muy buena tambien: "Ante la duda, no caben dudas, No lo hagas"

      Eliminar
    2. Hola Z,
      Altamente pertinente estas tres preguntas, que como has comprobado en la práctica, es útil y respetuosa para ambas partes. Es una síntesis de lo que venimos compartiendo respecto a la sinceridad.
      La sumatoria que nos regala Enrique, redondea y pule ese tiempo previo interno.
      Les agradezco profundamente a los dos, Z y Enrique, por los aportes.
      GRACIAS!
      Un cálido saludo, aunado a mis disculpas por la tardanza poco usual en contestar (sigo sin poder estirar el día! nota de humor, por supuesto)

      Aida

      Eliminar
  13. Hola Aida y Grupo (subi este mensaje arriba pero no lo podia corregir, ni sabia si lo verian los ultimos posteos) Me disculpo por la repeticion.

    Una pequena acotacion. Si bien leo que este problema del "sincericidio" aparece en todos lados, me atreveria a decir aunque no exclusivamente que: Los comentarios suicidas, altaneros, de dominar o disminuir a la otra persona son mas usuales en lugares donde el "redito politico" es mas evidente. Explicacion: Ej. Si 2 personas estan adentro de una casa (sin testigos) todo tipo de comentario generalmente es a un nivel honesto y sin intencion de control o dano a la otra persona (puede haber excepciones).

    Por otro lado, si se le agrega una 3era o 4ta persona, o en el caso de un comite donde puedan haber 8, 10, 12 personas entonces "la posicion politica" determina las conductas politicas de todos los integrantes de esos grupos. En Inlges y Japones se conoce como el miedo a "perder rostro". Se suele decir que la persona verdaderamente honesta actua igual con 1 o 10 o 100 interlocutores.

    Muchas gracias. Enrique

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Enrique,
      Coincido contigo en que el sincericidio deja un beneficio, "rédito político", indiscutible, siendo muy frecuente en tales medios. Es una estrategia incluso mediática.

      Donde disiento es que no es excepcional que aparezca en el encuentro de dos personas; incluso te diría que es de lo más buscado, por aquello de "re-onda te digo algo". El sincericida propicia un café, un espacio de descanso en el trabajo, una casa, etc.

      Quizás traería claridad a este tema el ponerle apellido al sincericidio:
      - sincericidio / homicidio
      - sincericidio / suicidio

      Reflexionando ...

      ¡Gracias Enrique por tu rica mirada!
      Un abrazo

      Aida

      Eliminar

 
 
Blogger Templates