Instagram

Social Icons

19 de julio de 2014

Dificultad en el Pedir

Dificultad en el pedir, Pedir, Miedo, Enojo, actitud positiva, Autoestima, El tornillo flojo, Aida Bello Canto, Gestalt
Muchas personas reconocen su dificultad para pedir y cuando se detienen a reflexionar sobre ello, aparecen diferentes respuestas que pueden favorecer una actitud hacia el aprendizaje a pedir o, por el contrario, erguirse sobre argumentos que sustentan su postura.

Los primeros, se dan la posibilidad de ir descubriendo mucho sobre sí mismos y, generalmente, pueden detectar el miedo que se asoma ante el rechazo. Los segundos, se cierran a tal aprendizaje pues ostentan como un atributo positivo el "no necesitar pedir", ya que se valen muy bien por sí mismos y no necesitaron a nadie para llegar a donde están.

Tanto para unos como para los otros, es un tema difícil que conlleva un camino pausado de mucho respeto, pues en ambos están las mismas raíces del miedo al rechazo, se den cuenta o no de este temor; lo que varía son las respuestas internas al hecho de no pedir, las propias justificaciones y cómo cada uno se puede diagramar su vida, su estar en el mundo, sin pedir, sin necesitar.

Por supuesto que existen experiencias previas de rechazo que han dejado heridas, pedidos caídos en las indiferencia del otro, perdidos en el silencio, desvalorizados, etc. Y desarrollamos como humanos que somos, una protección para que no nos vuelva a pasar, evitar reencontrarnos en ese lugar donde quizás hasta nos sentimos vulnerables por mostrar nuestra necesidad, y fuimos dañados por el Otro. El tema es que generalizamos al mundo este No Pedir, pues nuestra coraza no crea diferencias, no las reconoce: esa persona que me rechazó/ me hirió para a ser el mundo, los demás, todos.

Nos paramos en la autosuficiencia, "cueste lo que cueste", y a veces ...muchas veces, no registramos que el costo que pagamos es muy alto. No somos ni omnipotentes, ni impotentes; tenemos nuestras potencias, Humanas Potencias, y necesidades que hemos de acudir al afuera, asomarnos al mundo en que co-existimos para nutrir y ser nutridos.

Es un tema profundo pues remite a evitar el dolor. Mas deseo dejar dos puntos a tener en cuenta para aquellos que poseen y reconocen esta dificultad:

- Puedes tener a muchos dispuestos a darte si te acercas y  pides con claridad lo que necesitas. Si te aparece que no estás preparado/a para el NO del otro (que puede ser que acontezca), entonces busca herramientas para descubrir que tu pedido no queda anulado ante esta negación; será en otro lugar donde tengas que ir. No te descalifiques ni te anules. Que tu autoestima no se vea mermada. La negativa ha sido a tu pedido específico, no a tu Persona.

- No juegues a que te adivinen; me refiero con esto, a pararse en un lugar donde se espera que el Otro adivine lo que yo necesito, "porque yo estoy atento/a a las necesidades del otro y no me tiene que decir para yo dar". Es un "juego" que genera expectativas sobre los otros, la persona se ubica en una posición de espera, y cuando ve que no llega lo que precisa, reconfirma para sí mismo/a las razones del por qué no pide.
Es una auto-trampa que genera mucho enojo.

Dar, Recibir y Pedir son tres actitudes necesarias. Tenerlas balanceadas es un objetivo que nos suma.
¿Cómo andas tú en este tema? Te recuerdo que "darnos cuenta" ya es un gran paso.

¡Te deseo lo mejor!

20 comentarios:

  1. Hola Aida. Gran tema para mí es el pedir, y me descubro jugando a que me adivinen, como dices. ¡Uf, nada fácil! puedo ver que muchos de mis enojos vienen de esperar y no recibir, sin que yo pida.
    Gracias por ayudarme a pensar y repensarme; me llevo lo de la auto-trampa!
    Saludos,
    M. E.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola M. E.
      Gracias por compartir tu darte cuenta, pues el poder haber registrado que "juegas a que adivinen", es un enorme paso. No todos poseen la habilidad de reconocer las necesidades del otro, y aún así la comunicación es invaluable: acercarse y preguntar. Cada persona es distinta, y ello no significa desamor (el que el otro no se percate de mi necesidad, me "adivine").
      El ahorro de enojo, si te permites salir de este juego, será significativo.
      Un cálido saludo,
      Aida

      Eliminar
  2. Hola Aida. Una vez màs ¡què estupendo! en esta ocasiòn puedo reflexionar y tambièn darme cuenta y agradecer que algo, por màs poco que sea, está cambiando. Poder ... poder y ser capaz de pedir, nunca ha sido fácil en mi vida, aún necesitándolo. Hoy entiendo que aprender a pedir es un gran desafío y cuando descubro que la respuesta puede ser acorde a la forma de pedir, es una gran satisfacción.
    Me quedo pensando ... y esto sirve para seguir encontrando el camino.
    ¡Gracias!
    Que tengas una buena semana!
    Andrea

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Andrea.
      Me alegro que puedas registrar cambios en este tema; que te vayas animando a pedir, a este desafío, y la satisfacción sentida ante la experiencia te podrá servir de impulso para seguir.
      ¡Bravo!
      Gracias por compartir.
      Saludos y buena semana para tí también.
      Aida

      Eliminar
  3. Gracias nuevamente por la reflexión sobre un tema muy difícil y presente, al menos en mi vida. El temor al rechazo es grande y siento que el NO es hacia mi persona, lo cual me genera muchas emociones conflictivas; por eso lo evito. Mi precio es el cansancio, entre otros.
    Al menos sé por donde voy en esta autosuficiencia, que me pesa.
    Bienvenida reflexión. Gracias!
    R.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola R.
      Es muy valioso tu compartir, tu darte cuenta del costo, del peso generado por tu autosuficiencia sin pedir y de tu temor al rechazo. Es muy importante que al menos puedas seguir profundizando en que no es a tu persona al que va dirigido el NO; tu Ser no queda mermado ante un pedido específico.
      Gracias a tí por compartir!
      Un cálido saludo,
      Aida

      Eliminar
  4. Hola Aida. Descubrí mi gran dificultad en el recibir, trabajando en ello y puedo conectarme con los pasos dados en este punto. Tu post al respecto me ayudó a permanecer en la incomodidad que me generaba el recibir e ir abriéndome poco a poco. Muy gratificante! Hoy registro con mayor claridad mi miedo a pedir y me voy animando, seleccionando con cuidado dónde depositar mi pedido. No es fácil pero si aliviador. Confío en continuar en este camino de crecimiento.
    GRACIAS.
    Atentamente,
    Tomás

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Tomás.
      Ante todo gracias por compartir tu recorrido, pues nos muestras desde tu dificultad en el recibir. Me alegro enormemente que te hayas abierto a ello, habilitándote a tal gratificación.
      Tu registro referente al pedir, te lleva a ser cuidadoso en la elección y esto no es más que seguir tus tiempos y elegir, siguiendo tu camino paso a paso.
      ¡Qué bueno!
      Un cordial saludo,
      Aida

      Eliminar
  5. Muy interesante! Gracias por esta reflexión; es un tema de la vida misma.
    Cordiales saludos.

    ResponderEliminar
  6. HOLA AIDA! muy interesante ver que hay mas personas a las que les cuesta pedir. YO PIDO SOLO CUANDO CREO QUE LA OTRA PERSONA ME LO PUEDE DAR y SI ES ALGO IMPORTANTE Y A QUIEN SE, QUE ME AYUDARA. Y A LA VEZ YO LE PODRE DEVOLVER LA AYUDA CUANDO ME LO PIDA.AL RESTO NI LES PIDO, PORQUE HUYEN DE TI, PARA QUE NO PIDAS.POR MI QUE HUYAN, PERO ME MOLESTA QUE REACCIONEN ASI Y AHI SI DIGO: a vos ya no te necesitare nunca mas.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola! Así es, hay muchos que este tema les toca, pues no es fácil pedir por las variadas razones mencionadas. Y me parece adecuado mostrar precisamente que es más frecuente de lo que se puede imaginar.
      Eres cuidadosa en el pedir, seleccionando, lo cual es una gran protección!
      sobre las demás personas, ¡hay de todo! pero no son Todos!
      Gracias por compartir!!
      Un cálido saludo,
      Aida

      Eliminar
  7. Grs Aida,gran aporte,....en dar y recibir no tengo el mas minimo problema,ahora ,en pedir......si k esta duro pues creía que el no era a mi persona y resulta k es a mi petición ,eso me ayuda a verlo diferente! Grs por compartir tus consejos y reflexiones ,me dan mucho alivio ,tqm,Maye"

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Maye por tu comentario y compartir tu experiencia. ¡Qué bueno! Para estar atentos en el Pedir, ¿eh? muchas veces no tenemos registro.
      Un gran abrazo y mi te quiero!
      Aida

      Eliminar
  8. Agradezco la mirada que nos ofreces sobre temas que no nos solemos parar a pensar, y en éste yo ando floja, floja, pues me cuesta mucho el pedir ... no había registrado cuánto. ¡muy enriquecedor!
    Gracias.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Agradezco tu darte cuenta en este tema y compartirlo.
      También son alentadoras tus palabras para continuar con la función de este blog.
      Gracias!
      Saludos,
      Aida

      Eliminar
  9. Hola Aida
    Pedir..... tengo que poner en practica este tema y como hacerlo,para lograr resultados favorables. Gracias por darme pautas.Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Confío en que te sea de ayuda.
      Gracias por compartir; nos suma a todos.
      Un cordial saludo,
      Aida

      Eliminar
  10. Aida, he prestado atención a mis modos de dar y de recibir. En ambos he hecho interesantes descubrimientos y poco a poco siento una mayor apertura. Al poner el foco en el Pedir, epa! cómo me cuesta y cómo me cuido; pareciera que no necesito, ¡loquísimo lo mío!
    Gracias por tus aportes que me ayudan mucho!
    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola! Valioso compartir. Y gran paso al darte cuenta que te cuesta y cómo te cuidas al respecto. ¡Ah! nadas de loquísimo!! jajaj sé que es una expresión! Bievenida al "club".
      Confío en que te siga siendo útil.
      Un cordial saludo,
      Aida

      Eliminar

 
 
Blogger Templates