Instagram

Social Icons

6 de julio de 2014

El Cuerpo habla los Silencios

Gestalt, Psicologia, Cuerpo, sintoma, enfermedad, Anestesia Emocional, lenguaje corporal, Aida Bello Canto
En Gestalt es sumamente importante nuestro cuerpo físico, formando parte de nuestra integridad junto a nuestra mente y nuestras emociones. Todas éstas áreas las tenemos interrelacionadas, incidiendo una en las otras; he señalado en diferentes oportunidades cómo un pensamiento incide en nuestras emociones, las actitudes en nuestros químicos del cerebro y el movimiento corporal (por ejemplo la danza o ejercicios de respiración) puede generar cambios tanto en lo emocional como en lo mental.

De ahí que nuestra mirada, en Gestalt, es integrativa, teniendo relevancia cada una de estas "puertas" para conocernos, para crecer, transformar aspectos internos, actitudes, cerrar situaciones pendientes, abrirnos a lo nuevo, desplegar nuestras potencialidades (y un largo etc). Apuntamos al darnos cuenta cuándo somos coherentes (sentir, pensar y hacer en una misma dirección) y cuándo no; ser cada vez más responsables de nuestras elecciones, ampliar nuestro espectro de las mismas (recordemos que una "no elección", es una elección).

Ya que he puesto mucho énfasis en los últimos escritos sobre el área emocional, impera darle espacio al Cuerpo, pues es quien se encarga de recepcionar TODO cuanto nos acontece, es el primero en registrar lo que nos pasa con sus sensaciones, nos demos cuenta o no en la conciencia, le podamos poner nombre o no a nuestro sentir o claridad en lo que estamos pensando. Nuestro cuerpo sí registra.

Tenemos muchas expresiones donde se hace claro este vínculo: "Uy, me cayó como una patada al hígado", "Tengo un nudo en el estómago", "Siento una pelota atragantada en la garganta", "Tengo mariposas en el estómago", ... Muchas veces nos damos cuenta de lo que nos pasa corporalmente en conexión con lo que nos pasa en el afuera. Otras veces no.

Hay diversas maneras de abordar el tema de cuando el Cuerpo Habla, mas me centraré hoy en cuando es receptáculo de nuestros Silencios. En frecuentes ocasiones nos callamos por elección, y lo elegimos por muy distintos motivos (para evitar conflictos, por miedo, nos quedamos sin palabras en ese momento y después no sabemos cómo retomar la situación, no sabemos con quién compartir lo que nos pasa, no queremos preocupar - es lo que nos decimos a nosotros mismos-, ...) y vamos depositando en el cuerpo estos silencios sin darnos cuenta, fundamentalmente cuando es nuestra respuesta reiterada.

Cada cuerpo encuentra su manera de "hablar", de hacernos presente la necesidad de atendernos: tensiones en cervicales, alta presión, esguinces recurrentes, lumbalgias, migrañas, acidez estomacal, etc. El lenguaje de las afecciones físicas es amplio (hay varios libros al respecto) e incluso en Gestalt la Dra. Adriana Schnake se ha especializado en el lenguaje del síntoma ( "Enfermedad, Síntoma y Carácter").

¡No toda afección física es un silencio puesto en el cuerpo! Somos humanos y nuestro cuerpo se resiente, nos enfermamos o podemos presentar dolencias de amplia variedad. Lo que hemos de prestar atención es a la repetición o permanencia crónica en nuestro cuerpo. Quizás nos esté hablando, poniéndole su lenguaje especial a esa emoción que callamos (nos tragamos) y/o a situaciones indeseadas que "normalizamos", para que veamos qué tenemos que cambiar en nosotros, qué herramientas no estamos empleando o qué aspecto nuestro ha de ser transformado.

Si nos prestamos atención podemos dar cuenta de muchos de estos Silencios depositados en el cuerpo. Fíjate, escúchalo y cuídalo (no tenemos oficina de recambio).

Otras veces, no tenemos ni la menor idea, e incluso pueden ser corazas corporales instaladas en algún momento de nuestras vidas, para protegernos. Por la importancia de este último punto, las corazas corporales, lo dejo para otra oportunidad, pues incluso es una de las razones por la que puede instalarse la anestesia emocional.

Ojalá vayamos depositando cada vez menos Silencios en nuestro Cuerpo y que cuando optemos por callar sea por una clara elección sin "pagar ningún precio".

¡Buena semana!

18 comentarios:

  1. Hola Aida,
    Me conecté con las muchas veces que silenciaba mis enojos y cómo me tensionaba los hombros y las cervicales. Desde que "golpeo el almohadón" y voy dando pequeños pasos en comunicar mi incomodidad, ha disminuído considerablemente mi dolor en cervicales.
    Sólo quería compartirlo, y darte las gracias nuevamente.
    A.R.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola A.R.
      Te agradezco mucho el compartir tu experiencia pues, repito, puede ser muy útil para otros lectores.
      Te felicito por tus pasos dados y en proceso, por tu registro de tus silencios puestos en el cuerpo y el que hayas integrado la salida de la adrenalina generada por los enojos para dejar de depositar esta tensión en tu cuerpo.
      ¡Gracias por tus palabras y tu compartir!
      Un cálido saludo,
      Aida

      Eliminar
  2. Para reflexionar. ¡Gracias!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola. Es mi intención que precisamente reflexionemos, nos prestemos atención y ojalá que sume.
      Gracias a tí.
      Saludos,
      Aida

      Eliminar
  3. Muy claro! Interesante tema.
    Gracias Aida.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola,
      Gracias por tu comentario y devolverme lo de "claro". ¡Qué bueno!
      Saludos,
      Aida

      Eliminar
  4. qué interesante tema Aida Bello Canto ... y la imagen de la plaquita, muy eficaz! como siempre, gracias!
    B.P.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias a ti B. P. por tu comentario. jajaja ¡transmite la plaquita!
      Un abrazo,
      Aida

      Eliminar
  5. Hola Aida, precioso y tan cierto. Al menos a mi me cuesta prestarle atencion pero es algo que tengo pendiente, aprender a escuchar al cuerpo y prestarle atencion, entre otras cosas. Un besote. Andrea

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Andrea.
      Me alegro de que lo tengas pendiente, que no te pase de largo, pues aunque te cueste, tu atención "visita tu cuerpo" cada tanto.
      Gracias por compartir.
      Un abrazo,
      Aida

      Eliminar
  6. yo antes callaba, por miedo , timidez, el que diran. AHORA CONTESTO ANTE LA MINIMA PROVOCACION, TRATE DE HACER LO DE LOS ALMOHADONES, PERO NO ME BASTA!!, TENGO QUE DEVOVER LA AGRESION A QUIEN ME LA DA.PERO AUN ASI , AIDA, ME CONTRACTURO, APRIETO LOS DIENTES Y TENGO GASTRITIS. TAL VEZ TENGA UNA GRAN CARGA DE IRA CONTENIDA DURANTE MUCHO TIEMPO Y AHORA SALE AFUERA , PERO NO DEJA DE PERJUDICARME. PERO YO ADORO EL SILENCIO EN CUALQUIER PARTE.EL SILENCIO ES SALUD, DICE EL DICHO Y EN MI SE CUMPLE. LASTIMA QUE ACA NO ENTIENDEN LO QUE ES EL SILENCIO. UN CARIÑOSO SALUDO Y GRACIAS POR TU GENEROSIDAD!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola!
      Lo primero es que coincido contigo en lo valioso que es el Silencio. ¡Una maravilla! Mas no quiero confundir ese silencio saludable y donde vamos a nuestro encuentro, con el silencio que calla las palabras, los maltratos, el cuidado, los límites; es al que te refieres al principio.
      Es muy probable que tengas mucho enojo de larga data; no dejes de hacer lo de los almohadones (una dosis diaria sería estupendo), pues si es cada tanto no logras desagotar lo necesario. Ojalá puedas llevarlo a cabo, por y para tí.
      Gracias por compartir!!
      Un cálido saludo,
      Aida

      Eliminar
  7. Hola! Me interesa mucho el tema ya que cuando estoy en situaciones de stress se me produce en la piel una especie de Alergia. Soy consciente de que es algo que estoy trasladando a mi cuerpo pero si bien muchas veces encuentro las causas, nunca sé cómo evitar que me suceda. Me resulta muy dificil. Agradeceré si tienes lecturas al respecto.

    Muy bueno tu blog, gracias!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola! Hay muchas investigaciones y libros sobre el stress, mas intuyo que ya habrás leído sobre el tema. Me parece que lo esencial que planteas es cómo lograr evitar que te suceda, y para ello mi mejor sugerencia es que pongas tu atención en detectar cuándo estás acumulando tensión ANTES DE LLEGAR AL STRESS. De esta manera podrás ser más operativo y eficaz actuando/ utilizando herramientas adecuadas para disminuir la tensión cada vez más lejos del punto del stress. Hay variado métodos para ello (repiraciones, meditación, descarga física, y un largo etc). Busca la más adecuada para tí y utilízala, crea un hábito en tu vida para que la tengas integrada.
      Ojalá te sea útil; ante cualquier nueva duda o aclaración, quedo a tu disposición.
      Gracias por tus palabras y por compartir!
      Un cálido saludo,
      Aida

      Eliminar
    2. Muchas gracias por tu respuesta. Me he propuesto avanzar sobre este tema para tener una mejor calidad de vida y salud.
      Gracias!

      Eliminar
  8. Aida querida , que buen tema , siempre es mejor descargas pequenas ..que acumular y tener una gran explosion....cuando me contengo y guardo silencio
    noto que se acelera mi corazon y me molesta la cervical...wow que terrible, gracias por refrescarme este tema tan importante para nuestra salud fisica y emocional...un abrazote ,tqm , Maye

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Maye,
      Coincido contigo en las descargas pequeñas y fundamentalmente en no ir acumulando ya que puede tomar el camino de explosión o implosión.
      Me alegro de que tengas registro de lo que te acontece corporalmente cuando te contienes y guardas silencio. ¡Bravo!
      Gracias por tu comentario y tus palabras para el blog!
      Abrazo enorme,
      Aida

      Eliminar
  9. Sensacional, que buena pág .... soy estudiante de psicología y poco a poco me he dado cuenta que me llama mucho la razón de ser de esta escuela la gestalt ....

    ResponderEliminar

 
 
Blogger Templates