Instagram

Social Icons

27 de septiembre de 2014

Conflictos por lo "Obvio" (+ ejercicio)

Gestalt, Psicologia, Conflictos, Emociones, Actitud, Aida Bello Canto
La palabra obvio es utilizada con alta frecuencia dentro de nuestra cotidiana comunicación, creyendo que con ello aludimos a indicar una realidad. No solamente aparece en nuestra manera de expresarnos sino que, fundamentalmente, está dentro nuestro el pensamiento casi automático el impregnar cuanto acontece con nuestras propias conclusiones. Es curioso cómo incluso ha pasado a ser una expresión muy común (por lo menos aquí en la Argentina) para resaltar un comentario y/o mostrar la "claridad" de lo que se habla:
- "¿Oíste mi respuesta? ¡Se la merecía!"
- ¡Obvio!

El tema presente no es el equivocado uso en sí mismo de esta palabra, sino de la confusión en que nos vemos muchas veces sumergidos por dar por obvio lo que realmente no lo es, sino que entra dentro de nuestras suposiciones, lo que imaginamos y le ponemos a otras personas o situaciones. ¿Qué importancia posee que hagamos esto? pues que reaccionamos en base a lo que pensamos y no a lo que ES, a lo que acontece en el afuera. Es una fuente generadora de muchos conflictos, de interpretaciones erróneas que incide en las relaciones.

En Gestalt es de vital importancia la diferenciación entre lo obvio y lo imaginario, entre lo que es comprobable a través de nuestros sentidos por todas las personas y lo que imaginamos o le ponemos de nosotros mismos a lo que estamos observando o interactuando. Puedo observar un gesto contraído, una frente arrugada, unos dientes con presión, y concluir de inmediato que esta persona está enojada. Esto nos lleva a tener una reacción específica ante nuestra convicción del enojo existente en la otra persona. ¿Y si no es así? ¿Y si lo que pasa es que está con un gran dolor de estómago, por ejemplo?

No solemos tomarnos el tiempo para ir y corraborar nuestra imaginación, lo damos por un hecho y a partir de ahí nuestra actitud hacia esta persona toma una dirección (ni qué decir si además pensamos que el enojo tiene que ver con nosotros, lo tomamos a modo personal): no lo saludamos, le hablamos de manera "fría", etc. Y de esta manera vamos creando un circuito de acción y reacción basado en lo que pensamos y no en la realidad.

Por supuesto que podemos dar en el blanco con nuestro imaginario, con la interpretación de la realidad a la que llegamos internamente, mas sólo estaremos en condiciones de afirmar que es tal cual lo supusimos, si lo confirmamos con el otro. Sino, hemos de saber que el riesgo a equivocarnos es enorme, provocándonos a nosotros mismos emociones y sensaciones de conflicto que solamente poseen sustento en nuestro mundo interior. Y todo esto viene acompañado con lo que nos da ganas de hacer, genera una reacción interna - la llevemos a cabo o no-.

Si prestan atención en algún momento del día, fíjense cuán frecuente les aparece mezclado lo obvio con lo que Ustedes suponen o cuánto impregnan de lo personal creyendo que es así: Es así para cada uno de nosotros, y podemos verlo cada uno de distinta manera.  A modo de ayuda para esta discriminación, les ofrezco un video Gestalt ejercicio: OBVIO / IMAGINARIO . El objetivo no es desestimar lo que rápidamente yo creo o interpreto (nos basamos en experiencias previas propias o ajenas), sino que registre qué es lo que yo imagino/ supongo, es para mí, no necesariamente lo que pasa. ¿Cuántas veces ofrecemos a otra persona lo que creemos que necesita, sin preguntarle si en realidad es lo que precisa?

¡Ojalá se animen a hacerlo! La discriminación de ambos nos ahorra muchos conflictos y emociones que nos conectan a pasar un momento desagradable; nos ayuda a no invadir al Otro dando por hecho que sabemos qué requiere. Para reflexionar ...

¡Les deseo lo mejor!

18 comentarios:

  1. Siempre nos brinda una herramienta para ser más felices y desde luego equivocarnos menos, gracias Aida…. CECILIO

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Cecilio por tus generosas palabras. Mi objetivo es que sea útil, nos sume como personas y en convivencia. ¡Que así sea!
      Saludos,
      Aida

      Eliminar
  2. Aida, es increíble la facilidad que tengo para tomar como obvio cantidad de cosas, pasando por momentos tensos y sentirme mal.
    Gracias por ayudarme a reflexionar sobre parar la mano e intentar diferenciar cada vez más.
    Valentina B.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Valentina. Ya el que te des cuenta de cómo tomas por realidad lo que está más impregnado por tus supuestos (que los das por obvios) es un enorme paso. ¡Tarea cumplida con el post! A partir de acá estarás en mejores condiciones de tomar distancia de algo que te hace sentir tensa antes de reaccionar. Poco a poco ...
      Saludos,
      Aida

      Eliminar
  3. ¡Excelente post! Para reflexionar sobre la invasión, como señalas, pues muchos con sus mejores intenciones lo hacen de maravillas!
    GRACIAS.
    Angela

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Angela. ¡Tal cual! Pareciera que esta diferenciación solamente compete a los malos momentos, y no es así. Hay actitudes que nacen de la preocupación por y para el otro, gentiles y benéficas, mas la otra persona dista mucho de necesitar tales "atenciones".
      La comunicación es la clave en las relaciones. Corraborar lo que "yo creo".
      Gracias por tu comentario!!
      Aida

      Eliminar
  4. Hola Aída, nuevamente un post aclarador, me dejaste pensando...otra vez.
    Se me ocurre que por lo menos en mi caso a veces no me doy cuenta de lo obvio, y entonces me proyecto. Sin embargo a veces lo obvio es tan manifiesto que elijo mentirme a mi mismo. Es en este punto donde comienza mi verdadero trabajo interno para afrontar la realidad de lo que ES aunque me duela, me enoje, o me moleste. Muchas gracias por la claridad con que explicas todo, un abrazo grande y que tengas un buen Domingo, Nahuel.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Nahuel. Te agradezco mcuho tu comentario y tu compartir, valioso para todos.
      Entiendo cuánto compartes y te valoro tu darte cuenta, tu registro de tomar lo que ES amén de lo que te genera, pues ahí tienes ya una puerta para empezar a elegir qué actitud tomar, qué hacer respetando tu sentir y necesidad ... sin confusión con lo que "no es".
      Te agradezco la devolución de la claridad de los escritos; es esencial para mí, pensando en Ustedes.
      Un abrazo y buen Domingo!
      Aida

      Eliminar
  5. Hola Aida. Hice el ejercicio ¡sorprendente! Me descubrí dando por obvio lo que no ES y lo más importante para mí es lo que hago después con las otras personas siguiendo el impulso de acompañar, sostener, cuidar. Me amparo en mis buenas intenciones, que lo son, pero registro mi necesidad de dar y no pregunto qué quiere el otro recibir. Me han dicho que soy invasiva con mi protección, creo que estoy entendiendo.
    Una vez más te agradezco esta puerta que me abres.
    Buen Domingo para tí!
    Zulema

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Zulema. ¡Estupendo en tu darte cuenta! Te vas a ahorrar momentos de incomprensión, que te sientas incomprendida en tu generoso dar, y es que empiezas a registrar que hay que dar lo que el otro necesita, no lo que yo creo que le viene bien. Es un benévolo cauce para tu generosidad, donde todos salen ganando.
      Gracias por tu compartir!!
      Buen Domingo para ti también.
      Aida

      Eliminar
  6. Excelente!!!Aplico mas lo que yo imagino sin saber si es o no y hace mal, porque lo creo tanto que me siento como si es lo que imagino cuando en verdad no lo conozco. Gracias. Besitos Andrea

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Andrea. Lo importante es que hayas podido darte cuenta de esto; así podrás estar atenta a lo que imaginas y darte el tiempo a diferenciarlo, pues ello te lleva al malestar, como dices. Un gran paso!
      Gracias por tu comentario.
      Abrazo
      Aida

      Eliminar
  7. hola Aida, Yo vivo en mi mundo tan impregnado de mis sensaciones y apreciaciones de como son las cosas, que casi no puedo hacer este ejercicio.
    No digo obvio, porque no me gusta esa expresion, la detesto, es como ser el dueño de la razon, pero estoy convencida de que lo que percibo es tal como yo lo percibo.No puedo ni dudarlo, salvo que no haya prestado suficiente atencion a un hecho. Se que quizas no este bien,porque juzgo a personas o situaciones , en forma muy personal y no real quizas. Pero como tengo una gran intuicion y gran poder de observacion en un segundo, casi nunca me equivoco. Tener esa intuicion, no es agradable, no es algo que me haga feliz, porque es mas lo malo que lo bueno que veo. Y lamentablemente no me equivoco. CUANDO HE DUDADO, CUANDO HE QUERIDO PENSAR BIEN AUNQUE MI INTERIOR ME DECIA QUE NO ERA ASI, AHI ME ESTRELLE.
    Por eso sigo siendo asi y viviendo en mi mundo.
    PERO GRACIAS PORQUE ME HAS HECHO PENSAR EN ALGO QUE JAMAS ME CUESTIONE.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola! Te agradezco tu compartir. El que te haya sido este post útil para repensar este tema, me parece muy valioso pues es una apertura de tu parte. Y eso siempre suma.
      Gracias a tí por tu comentario, tus palabras.
      Un cálido saludo,
      Aida

      Eliminar
  8. Muy bueno!! Gracias Aida por compartir éstas herramientas que nos ayudan y nos enseñan a ser mejores personas. Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Marta!! Espero que así sea y siga siendo.
      Un abrazo
      Aida

      Eliminar

 
 
Blogger Templates