Instagram

Social Icons

20 de septiembre de 2014

Reclamos Insaciables

Reclamos, Psicologia, Gestalt, vinculos, miedo, insaciable, Aida Bello Canto
De alguna manera muchos de nosotros, los adultos, nos encontramos haciendo reclamos una y otra vez a las personas queridas. Estos reclamos podemos presentarlos directamente a la otra persona como un pedido o, en la mayoría de los casos, envueltos en acciones que le demuestren cómo nos sentimos o le señalen "su falta" (en otras palabras, que se sienta culpable).

Si nos detenemos un poquito a pensar en lo que estamos reclamando podremos darnos cuenta que a lo largo de nuestra historia hemos tenido vigente el mismo reclamo en diferentes momentos de nuestra vida y ante diversas personas; a veces se lo reclamamos a nuestros amigos, a nuestra pareja, a nuestros familiares. Va pasando el tiempo y puede cambiar ese Otro del que esperamos que nos satisfaga nuestra necesidad, y al no lograr hacerlo, empieza nuevamente a aparecer este permanente reclamo.

Para poder acceder a este tipo de reclamos a los que me estoy refiriendo, hemos de tener una gran cuota de honestidad con nosotros mismos, revisar la historia de nuestros vínculos (no solamente de pareja) y conectarnos con qué hemos sentido que nos faltaba en esa relación, en ese encuentro con la otra persona. Contactar con la necesidad propia que esperábamos o esperamos que nos sea satisfecha, y haga lo que haga el otro ... no alcanza: es un reclamo insaciable.

Los reclamos insaciables más frecuentes son:
"Quiéreme"
"No me dejes"
"Demuéstrame que existo para tí"
"Tenme presente en tu vida"
"Cuídame"
"Valórame"

Podremos descubrir que aún en los vínculos que hemos tenido y tenemos que inician de manera satisfactoria, donde hemos sentido y sentimos que ¡por fín esta necesidad está cubierta!: me quiere, me valora, me demuestra que soy importante en su vida, me siento cuidado/a, ... con el paso del tiempo "algo" empiezo a sentir internamente, una especie de vacío acompañado de cierto miedo de perder esa seguridad que antes tenía en este vínculo, y preciso que me lo ratifique el otro, me preste más atención, me demuestre más y más que me quiere, que no me va a dejar, etc. El reclamo insaciable se ha vuelto presente, una vez más.

Y de esta manera vamos por la vida buscando quién nos llene ese espacio, esa necesidad. Necesidad que es propia, interna y antigua; no tiene que ver con el otro (no es que siempre me encuentro amigos que me defraudan, no es que siempre encuentro parejas que se distancian o relaciones que se enfrían, por ejemplo), sino que necesito una constante ratificación de ser querido/a, ser "mirado/a".

Por supuesto que en muchos vínculos aparecen reclamos pertinentes que nacen de la propia relación, generando conflictos específicos y claros. Mas lo que les propongo es que hagan una revisión honesta interna de la muy posible existencia de UNO DE ESTOS RECLAMOS INSACIABLES, porque entonces le están depositando a la otra persona una tarea que nunca podrá cumplir. ¿Debido a qué? a que va dirigido este pedido, este reclamo, a un Ser de nuestra infancia. Detecta tu propio reclamo, cierra tus ojos y repite varias veces - despacio, en contacto- tu pedido, por ejemplo: "Quiéreme", "quiéreme", "quiéreme", ... ¿a quién se lo estás pidiendo?

Es necesario, para nuestra tranquilidad, salud y calidad de nuestros vínculos, que reconozcamos a dónde va dirigida esta necesidad, este pedido, para no endilgarle a otro esta responsabilidad (y evitarnos de esta manera frustraciones y padecimientos) y por otro lado, paulatinamente renunciar a este reclamo. Sí, RENUNCIAR, SOLTAR, pues tuvimos lo que fue posible, y en su momento "Es lo que Es". Abandonamos la postura de juicio y crítica sobre cómo debería haber sido, para pasar a Tomar lo que nos fue dado: la Vida.

¿Quieres intentarlo? Te aseguro que ganas paz cien por cien con esta reconciliación interna, y pasas a valorar lo que HAY y no lo que falta.
¿Compartes tu experiencia? ¡Gracias! y ¡Buena Vida!

16 comentarios:

  1. Muy interesante Aida! A mí siempre me "falta cinco para el peso".
    Me convocas a una revisión profunda. ¡Gracias!
    Mary

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Mary. Es una gran actitud el proponerte esta revisión; por ahí empiezas a darte cuenta que tienes mucho más de lo que "crees" que falta.
      Gracias por compartir!
      Aida

      Eliminar
  2. Hola Aida. Una vez màs tocas un tema que lleva mi nombre. Me reconozco en permanente pedido de atención, hacia amigos e incluso compañeros de trabajo. Haré el ejercicio a ojos cerrados que sugieres, aunque ya presiento el resultado.
    Gracias por ayudarme a verme.
    Un abrazo
    Ramón T.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Ramón. Me genera una grata sensación tu comentario, en el sentido de utilidad y servicio de estas líneas en el blog.
      ¡Bravo para tí!
      Otro abrazo,
      Aida

      Eliminar
  3. Me pareció interesantísimo, y lo he remitido a los cordinadores del Programa de Salud Mental del H.Pirovano, para utilizarlo como lámina en los talleres de la proxima semana, realmente muy interesante, desde luego que a veces con mis hijos y hasta nietos, ando penando por no tener tan buena herramienta como la me has enviado, hoy, gracias Aida, um cordial abrazo de CECILIO.-

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Cecilio,

      Te agradezco profundamente tu comentario. ¡Qué bueno que pueda serte y pueda ser útil!
      Todo granito de arena que nos sume a nuestra integridad y valoración de nuestra Vida, ¡fabuloso!
      Gracias una vez más por tu generosidad en compartir.
      Un gran abrazo
      Aida

      Eliminar
  4. Hola Aida, nuevamente me veo reflejado en este post, casualmente en estos dias pensaba algo parecido a lo que escribiste, entonces me veo a mi mismo y las relaciones que tuve en el pasado y mi relacion actual, ahora me encuentro transitando el "darme cuenta" y lo que es mejor es que en ese "darme cuenta" tambien estoy aprendiendo a "darme tiempo", y "darle tiempo", te agradezco nuevamente por este blog tan aclarador y movilizador, te cuento que mi psicologa es Alicia Bromberg, muchas gracias. Nahuel.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Nahuel,
      ¡Qué estupendo camino de crecimiento que estás realizando! Te felicito por cada paso que das. El darse tiempo para darse cuenta , es primordial, así como conceder tiempo al otro.
      Agradezco profundamente tus palabras para con el blog; motivadoras!
      Un enorme abrazo para Alicia de mi parte!!!
      Que tengas lindo día! y Feliz Primavera!
      Aida

      Eliminar
  5. He tardado mucho tiempo en descubrir cómo intentaba llenar un vacío propio con otra persona. Al principio es una sensación de completud sin igual, para paulatinamente transformarse en el angustiante vacío. Hoy puedo ver mi necesidad y entender con claridad, como lo expones, que nadie puede llenarlo. Me allana el camino para disminuir equivocaciones o pedidos errados en mis vínculos.
    Gracias por todo!
    Miriam Rose

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Miriam,
      Muy rico tu compartir, tu experiencia personal que estoy segura que a varios les vendrá muy bien por verse en tu "espejo". Gracias!
      Nombras con claridad los benificios.
      ¡Buena vida!
      Aida

      Eliminar
  6. justo para mi Aida, sin palabras... lo voy a meditar, Maura

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Maura!
      Acá estoy para lo que precises.
      Un enorme abrazo,
      Aida

      Eliminar
  7. Hola AIDA,
    Aunque aveces le reclamaba al ser que mas quise en mi vida, mas atencion,
    Ahora ME DOY CUENTA QUE LO QUE TENIA ERA CANSANCIO MENTAL ANTE MI VERBORRAGIA. AHORA PROCURO HABLAR MENOS Y ESCUCHAR MAS. PERO ADEMAS LE AGRADEZCO TODO LO QUE SIEMPRE ME DIO Y CON MUCHO AMOR. NO DEBI PEDIR MAS.
    TAMBIEN LE PEDIA A MI HERMANA QUE CAMBIARA , PORQUE ERAMOS DIFERENTES Y YO NO PODIA ACEPTAR ESA DIFERENCIA.
    AHORA ME DOY CUENTA DE MI ERROR. PERO ES MUY DIFICIL PARA MI ACEPTAR UNA GRAN DIFERENCIA EN EL OTRO, PREFIERO ALEJARME, QUE ACEPTARLO COMO NO ME GUSTA QUE ES .ESE ES MI ERROR, PERO ME CUESTA DEMASIADO CORREGIRLO.
    GRACIAS AIDA POR HACER PENSAR EN NUESTROS ERRORES Y VER COMO PODER SOLUCIONARLOS.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola! Es valioso el que hayas podido darte cuenta de muchas cosas que compartes, y que registres con agradecimiento el mucho amor que recibiste!
      Mi intención es que podamos repensarnos y aprender de y con nosotros mismos, ofrecer una nueva mirada que gestione y favorezca un cambio deseado, a favor de mayor integridad interna que se devuelve en serenidad, y gratitud interna.
      Gracias a tí por tus comentarios y compartir. Por estar presente.
      Un cálido abrazo,
      Aida

      Eliminar
  8. Gracias.....me identifico.
    Pido atencion permanente a mi pareja, pero en mi mente. Cuando haga el ejercicio voy a comprobar que tengo mas de lo que supongo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por compartir!
      Te deseo un buen descubrimiento en tu ejercicio.
      Saludos,
      Aida

      Eliminar

 
 
Blogger Templates