Instagram

Social Icons

24 de mayo de 2015

Analfabetismo Emocional II

analfabetismo emocional, emociones, Aida Bello Canto, Gestalt, Psicologia, dependencia emocional, expresion emocional
Tener un rico repertorio emocional, emociones primarias y de desarrollo, nos provee de un mayor grado de vivencia y experiencia vital, profundo contacto y calidad en el encuentro. Recordemos que las emociones primarias son con las que venimos equipados desde nuestro nacimiento, poseyendo cada una su función de supervivencia (miedo, afecto, tristeza, enojo y alegría).

Las emociones de desarrollo son éstas primarias que se van desplegando y tomando matices e intensidad variada, pudiendo con ello aumentar nuestro registro emocional al crecer internamente, fortalecer nuestra autoestima, ir más allá de nuestro "Yo" y conectarnos con los otros seres humanos (nutrir nuestra sensibilidad humana). Las consecuencias directas de ir disminuyendo nuestro analfabetismo emocional son: ser más claros para expresarnos emocionalmente, nuestra experiencia vital se enriquece y nuestras relaciones y vínculos tienden a ser nutritivas (ya que detectamos con mayor rapidez lo que emocionalmente nos intoxica).

Les doy un ejemplo de una emoción primaria y su paso a emociones de desarrollo, funcionales y disfuncionales:
Emoción primaria: Afecto. Su función es la vinculación.
Emociones de desarrollo del Afecto: Amor, ternura, aceptación, agradecimiento, apoyo, compasión, comprensión, empatía, simpatía, solidaridad.
Emociones disfuncionales del Afecto: dependencia, sumisión, sometimiento, aislamiento.

Les recuerdo que lo que denomino analfabetismo emocional no significa que la persona no sienta las emociones, sino que no puede nombrarlas; no posee un registro que unifique lo que siente con la conciencia, y por ende con la expresión verbal; aparece un escaso darse cuenta de qué es lo que siente. Esto conlleva también a una pobre expresividad emocional, lo cual incide en los vínculos. Además, su registro emocional puede ser muy recortado, nombrando varias emociones, de muy diferente cualidad, con el mismo nombre. Les he dado algunos ejemplos de ello en Analfabetismo Emocional.

Con gran frecuencia vamos anestesiando nuestras emociones para protegernos, llegando a sacarlas de nuestro repertorio emocional, amputando nuestra experiencia vital. Obviamente para poder acceder nuevamente a ellas hemos de solucionar la causa o causas que nos llevaron a ésta anestesia y pasar a sentirnos con herramientas para cuidarnos sin pagar el precio de opacarnos emocionalmente. Los motivos más frecuentes son:

- Miedo al rechazo al expresar algunas emociones; ya sean emociones de enojo, tristeza o amor. 
- Falsas creencias sobre algunas emociones; creer que sentir tal o cual emoción (por ejemplo envidia, enojo) es "malo".
- Perfeccionismo / control emocional. Considerar que expresar emociones es una demostración de vulnerabilidad (enojo, ansiedad, angustia, tristeza).
- Dependencia emocional; se van eliminando muchas emociones del propio repertorio con el objetivo de asegurarme permanecer al lado del Otro, expresar lo que considero que es deseado por la otra persona.

Ponerle nombre a lo que sentimos, enriquecer nuestro alfabeto emocional, nos genera una mayor riqueza en nuestra experiencia vivencial propia y en nuestras relaciones, nos ofrece una comprensión más clara sobre lo que nos pasa cuando nos pasa y reflexión sobre la situación acontecida. ¡Tengamos presente que podemos sentir más de una emoción a la vez!
Para los que deseen ir puliendo su detección en las emociones, les doy el link de un ejercicio de Sensibilización Cuerpo y Emoción, en youtube.

A veces, "no sabemos lo que nos pasa y éso es lo que nos pasa" (Ortega y Gasset).

Dra. Aida Bello Canto
Psicología y Gestalt

8 comentarios:

  1. Gracias Aida por tus enseñanzas... gracias!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Un placer ser útil!
      Gracias a tí.
      Un cálido saludo,
      Aida

      Eliminar
  2. Doctora, muy interesante para ir entendiendo mis emociones.
    Gracias.
    Lola

    ResponderEliminar
  3. Hoy te encontré y te agradezco, muy sanador, esclarecedor. me ayudo a comprender mejor mis emociones. Gracias!

    ResponderEliminar
  4. HOLA AIDA,
    Vi tu link de expresion emocional y pense que da gracias de no tener que hacer yo, estos ejercicios, por varios motivos.
    El primero, es que detesto el contacto fisico con las personas.Ya lo dije una vez.
    Pero, si lo hubiera hecho, hubiera terminado en la comisaria mas cercana.
    Cuando decis expresar ENOJO, yo le hubiera dado unos golpes en la palma de la mano, pelliscos y mas cosas.... te terror es mi IRA!!!. Cuando decis miedo, directamente le hubiera sacado las manos ..... la compañera pensaria que me fui.
    La tranquilidad muy parecido a lo que han hecho.... quizas hubiera permanecido estatica en total silencio .. con apenas leve contacto. La alegria le llevaria las manos para un lado y el otro con enorme balanceo. EN UNA PALABRA.... MI COMPAÑERA/O HUBIERA HUIDO DE TU CLASE Y NO SE SI VOLVERIA ALGUNA VEZ........
    BUENO, ESTO FUE UN POCO EN SERIO, UN POCO EN BROMA... CONSIDERANDO QUE ESTAMOS EN UN DIA FERIADO...... NO SE QUE TIENE QUE VER????? ABRAZO AIDA Y SIEMPRE GRACIAS.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola!!
      Me encantó que hayas compartido tus movimientos de las manos con las emociones! y he de decirte que no habría huído tu compañera (si es que lo hubieses hecho traspasando lo del contacto físico y respetando plenamente tu disgusto ante el mismo), ya que cada persona precisamente lo demuestra a su manera.
      Gracias por compartir!! Lo valoro mucho!
      Un cálido saludo,
      Aida

      Eliminar

 
 
Blogger Templates