Instagram

Social Icons

16 de agosto de 2015

Esperar a "Tener Ganas", ¡trampa eficaz!

Psicologia, Gestalt, Emociones, Aida Bello Canto, actitud positiva, motivación
¿Cuántas veces tomaste la decisión de hacer algo y la postergación se hizo presente día a día, semana a semana? Si nos paramos a reflexionar sobre esto, nos encontraremos muchos ejemplos, ¡más de los que nos gustaría darnos cuenta!, descubriendo la frecuente respuesta para uno mismo de que sencillamente "no tuvimos ganas".

El esperar a "tener ganas" para llevar a cabo nuestro deseo y/o decisión, es una enorme trampa, ya que suponemos que las ganas son suficiente motor para concretar lo que queremos. Diferencio entre deseo y decisión porque mucho de lo que elegimos hacer en nuestra vida no tiene que ver con el deseo mas sí con la claridad de que sea lo que sea que hemos elegido, nos viene bien, nos hace bien, lo necesitamos para nosotros mismos: caminar con frecuencia, arreglar nuestro armario, hacer espacio libre en nuestro hogar liberándonos de lo que ya no usamos, hacer cita para revisión médica, etc.

Aida Bello Canto, el tornillo flojo, motivación, actitud positiva, psicologia,
Regálate un breve espacio de tiempo para pensar qué te hubiera gustado llevar a cabo esta semana o en este mes y no lo has hecho. Si lo escribes es mucho más eficaz ... después reflexiona las razones por las cuales no lo hiciste. Encontrarás que una frecuente respuesta es "falta de tiempo", mas sé sincer@ contig@ mism@ y respóndete ¿hace cuánto que vienes deseando/pensando hacerlo? Entonces, la respuesta de que es por falta de tiempo no es válida. Sencillamente ... ¡no tuviste ganas!

He puesto ejemplos de la vida cotidiana, que pueden parecer pequeños e insignificantes, mas esta actitud de no concretar esperando "las ganas" está presente desde lo pequeño a lo grande: en proyectos, ideas, planes, mejoras en tu vida en cualquier área de la misma.

Si quieres hacer algo, ¡no esperes a tener ganas! HAZLO, da el primer paso, muévete, saca tu cuerpo de la postura que tiene (generalmente estamos sentados pensando y pensando, dando vueltas si lo hacemos, si es el mejor momento, si ... si ... si ...).

Utiliza estrategias que ayudan a concretar lo que quieres pero que ya sabes que no vienen las ganas.
Ejemplos hay muchos, (podrías añadir los tuyos en comentarios para beneficiarnos todos):

- Si quieres salir a caminar y te dices "mañana comienzo", pues déjate preparada la ropa cerca para cuando te levantes ni tengas tiempo de pensar si lo haces o no; ¡y vete a caminar!
- Si quieres concretar la cita médica de control, ponte en un lugar bien a la vista el número telefónico y el teléfono arriba. ¡Y llama!
- Si quieres empezar un curso, ¡inscríbete!
- Si quieres llamar a alguien que hace mucho que tienes en mente hacerlo para saber cómo está, ¡hazlo en el mismo instante que vuelves a recordarte!

La esencia de caer en la trampa de esperar las ganas es que. por un lado, cada vez que recordamos nuestro propósito anhelado, volvemos a decirnos a nosotros mismos que lo vamos a hacer (renovamos nuestro propio contrato) para recaer en el mismo círculo vicioso anterior, y por otro lado, alimentamos el auto-reproche (ya sabemos cuán duros podemos ser con nosotros internamente).

Cuando tomamos conciencia de que no hemos de esperar las ganas para hacer lo que queremos hacer, nos empezamos a mover con mayor frecuencia hacia nuestros objetivos y en el transcurso vamos conectando con la satisfacción de lo realizado. Nutrimos una actitud positiva, nos generamos bienestar.

Para despedirme en este hoy, les regalo una frase de una colega/amiga especialista en Sexualidad: "las ganas de comer, vienen comiendo".

¡Buena vida para todos!

Dra. Aída Bello Canto
Psicología y Gestalt


10 comentarios:

  1. Hola Aida,
    Gracias por esta reflexión! Mi lista es amplia y me ayuda a empezar, ¡lo cual no es poco!
    Waaauuuww
    Rodrigo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Rodrigo,
      ¡Qué bueno!
      Gracias por tu comentario.
      Un cordial saludo,
      Aida

      Eliminar
  2. Hola Aida,
    Es una creencia muy generalizada lo de las "ganas"!!
    Gracias por hacerme repensar.
    Saludos,
    Maria Rosa

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Maria Rosa,
      ¡Puff! Super generalizada, y así alimenta el auto-reproche.
      Te agradezco tu comentario y qué estupendo que te sirve.
      Saludos,
      Aida

      Eliminar
  3. Aida, el moverme hacia lo elegido por voluntad y no por ganas, me da grandes resultados para conectarme con la satisfacción que hablas. Me llevó bastante tiempo entenderlo y entenderme.
    ¡Gracias!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola,
      ¡Fabuloso!
      Muchas gracias por compartir tu experiencia con todos nosotros.
      Un cordial saludo,
      Aida

      Eliminar
  4. HOLA AIDA. PARA LO QUE ES DEBER, YO SOY LA VOLUNTAD HECHA CARNE. NO DEJES PARA MAÑANA LO QUE PUEDAS HACER HOY.ASI TODA MI VIDA.TUVE PADRES QUE ME LO INCULCARON.
    PERO NO APRENDI EL DISFRUTE. POSTERGO CUALQUIER COSA QUE ME SATISFAGA, HASTA NO HABER CUMPLIDO EL DEBER. Y LO QUE PASA , ES QUE APARECE OTRA OBLIGACION Y NUNCA, O POCAS VECES TENGO TIEMPO PARA HACER LO QUE ME GUSTA; COMO IR AL CINE, UN VIAJE, LEER UN LIBRO. ETC.ESO TAMPOCO ES BUENO.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola!
      Es muy valioso el que registras que "tampoco es bueno" el no tener tiempo para lo que te gusta: ir al cine, viajar, leer, etc. Son cual pinceladas de color en la vida. ¿Y si empiezas por uno ... cine ... libro ... un viaje cortito?
      Me encantaría que compartas si llevas a cabo, si concretas el que elijas. ¡Gracias!
      Abrazo del alma,
      Aida

      Eliminar
  5. Yo lo veo de esta manera:

    ¿Qué quieres? y ¿qué te apetece?

    -Adelgazar y comerme un pastel

    Pues si de verdad quieres eso tendrás que hacer algo real para conseguirlo: ejercicio, dieta... Lo que no puedes hacer es lo que te apetece: comerte el pastel.

    ¿Qué quieres hacer? Salir a correr todas las mañanas
    ¿Qué te apetece? Quedarte en la cama media hora más.

    Cuando más se resiste nuestra mente para que hagamos algo es cuando más fuertes hemos de ser y hacerlo en ese mismo instante (levantarnos de la cama), solo así conseguiremos dominarla y generar hábitos de comportamiento.


    Así que la próxima vez que queráis algo pero os apetezca hacer justo lo contrario ya sabéis cuál es la solución.

    ¡Saludos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Mónica,
      ¡Gracias por tu clarísimo ejemplo!
      Así de directo y eficaz! Es todo un entrenamiento, constancia, para obtener resultados.
      Te deseo un excelente día!
      Aida

      Eliminar

 
 
Blogger Templates