Instagram

Social Icons

28 de abril de 2013

¿Enfermedades o enfermos?


actitud, crecimiento personal, gestal
 La enfermedad, sea la que fuere, es algo que todos los seres Humanos deseamos que permanezca lejos y ajena a nosotros. Sabemos de su presencia en nuestra vida por poseer memoria de salud, siendo la misma valorada ante la pérdida y aparición del anhelo de su recuperación. ¿Qué podemos hacer? ¡Mucho, sin lugar a dudas!

En el ámbito de la salud física y emocional, se ha arribado a la conclusión de que no hay enfermedades sino enfermos, siendo esta diferenciación de vital importancia pues habla de que nosotros, las personas, somos quienes enfermamos de algo específico en un momento específico en nuestras vidas, y tomamos cierta actitud única frente a lo que nos acontece, para ayuda o detrimento propio.

Por supuesto que conocemos una amplia gama de enfermedades, todas con su sintomatología y diagnóstico. A lo que nos referimos es a la presencia del Ser Humano como factor crucial: de qué nos enfermamos? ¿Cuándo nos enfermamos? Y el pronóstico de recuperación esta íntimamente ligado a la actitud de la persona frente a la misma, más allá de los cuidados pertinentes que tome. Muchas son las investigaciones que lo corroboran y sustentan sus resultados con imágenes del scan cerebral llamado “functional magnetic resonance imaging” ( Dr. Matthiu Ricard, publicado en “Procedimientos de la Academia Nacional de Ciencias, Nov. 2007).

Así pues, dos personas con un mismo diagnóstico y tratamiento pueden tener muy diferente respuesta para alcanzar la recuperación. “¿Me quejo de lo que me pasa?, ¿Siento que es el peor momento para enfermarme?, ¡De esto si que me va a costar salir!, ¡Peor no puedo estar!”
Otra postura sería: “necesito descanso; me pasé de la raya” (escucho las señales de mi cuerpo de agotamiento, registro mi stress, por ende bajan mis defensas siendo terreno fértil para amplia gama de enfermedades).

Si nos concedemos una mirada de aprendiz frente a la enfermedad que nos acontece, escuchando de qué hablan nuestros síntomas y la invitación de los mismos a una mejor calidad de vida para recuperar el estado de Salud, nos ubicamos en agentes activos a favor de nosotros mismos. Y es de nuestra Vida de lo que se trata.

21 de abril de 2013

El Buentrato: sutil condimento.

actitud, reflexion, gestal
Ante los desastres acontecidos ultimamente en Buenos Aires, debido a las inundaciones, y otras situaciones mundiales donde el dolor se ha hecho presente, he sentido profundamente como el alma puede arrugarse; dicho de otro modo, una sensacion de impotencia ba;ada de gran tristeza.

Es mucho lo que podemos hacer, aunque resulte poco por la magnitud de la situacion, conectandonos desde la solidaridad. Mas en este ahora, donde mis pensamientos me han llevado por diferentes caminos, deseo compartir con Ustedes la importante medicina que creo que todos llevamos disponible y que puede resultar un magnifico balsamo, con catastrofe o sin ella: el Buentrato.

Por supuesto que el implementarlo en nuestro circulo cercano es casi ley de convivencia (disculpen si para alguno exagero) y si estamos atentos a darlo y recibirlo (caso contrario, pedirlo), de alguna manera nos condimenta el animo para una mejor salida al mundo externo, salir a la calle, bah!
Lo que propongo es llevar este sutil condimento mas alla de nuestros conocidos, emplearlo lo mas que podamos y con quienes podamos.

A veces, solo con nuestra presencia, escucha, una sonrisa o una simple palabra, podemos ser "el milagro que el otro estaba esperando" (anonimo).
Aplicar el buentrato en la vida cotidiana es gratis, y genera un beneficio inmediato. Por ejemplo, le han visto la cara al que cobra el peaje, cuando le damos un "Gracias"?

Tambien creo que es importante estar atentos a que nos pasa cuando somos receptores del buentrato; no darlo por obvio, dejarlo pasar como si tal cosa, sino valorarlo, descubrir lo bueno que nos pasa en ese segundo donde el otro nos hizo sentir "un poco mejor de lo que estabamos": en un negocio, en un transporte, ... donde sea!

Puede ser que la impotencia me haya llevado a resaltar esto tan chiquito, conectarme desde lo infimo para llegar a lo posible. El condimento del buentrato no pasa desapercibido para la existencia del otro ser, este sufriendo o no en ese instante, y siempre suma. Que nos pasa a nosotros cuando lo recibimos?

Me gustaria saber que haces tu para salir de la impotencia; lo compartes por favor? Cada aporte es valioso!

Por ultimo, si ademas podemos dar un poquito de nuestro tiempo ...  
"Valora al que te regala su tiempo, pues te esta dando algo que no podra recuperar".

14 de abril de 2013

Descargando ... en un almohadon!

actitud, crecimiento personal, gestalEl enojo es una de las emociones humanas que presenta mayor dificultad, en nuestra cultura, para resolver adecuadamente la situacion que causa el enojo, ya que la tendencia es a pensarnos en medio de una batalla contra nosotros mismos o contra el otro.

Es una de las emociones mas vapuleadas o mal vistas, controladas desde nuestra tierna infancia, llegando a ser un gran valor para aquel que la tiene "domesticada" o no se enoja. Como si esto fuese posible!
Creo que lo que se ha intentado es disminuir el da;o que puede ocasionar la descarga fisica de la persona enojada: que no hiera a otro con gritos, golpes, descalificaciones, ...

El enojo posee varias fases en su despliegue, mas no es mi intencion entrar en la descripcion de las mismas, ni como aprender a pasar de un enojo que destruye a un enojo que resuelve. Mi foco presente es en la importancia de aprender a descargar esa inevitable cantidad de energia que genera el enojo (segregamos adrenalina a raudales) y la sentimos en todo nuestro cuerpo. Pensemos como ejemplo las frases que se nos vienen a la cabeza cuando estamos enojados:
"Le abriria la cabeza a ver si me entiende"
"Lo sacudiria ..."
"Le daria de cachetadas!"
Pensamientos o verbalizaciones que van acompa;adas de fuerte tono de voz, pu;os cerrados o hasta golpes sobre la mesa, puerta, ...

Intentar conversar con el otro, involucrado en la situacion que me enoja, con toda esta adrenalina en nuestro cuerpo, no es muy eficaz, ya que corremos riesgo de empeorar la situacion, que el otro no nos entienda, o empezar hablando de "A" y terminamos hablando del a;o "tal" cuando me hiciste "cual".

Cuando nos descubramos enojados, lo primero que hemos de hacer es descargar fisicamente toda esa adrenalina segregada, para que podamos luego acercarnos a resolver, a conversar y buscar las medidas necesarias para que esa misma situacion no se repita. La descarga fisica ha de ser a solas, de manera que no hiero a nadie y tampoco a nosotros mismos.

Golpear un almohadon! Haga el intento... no hace falta que este enojado en este momento, pues generalmente tenemos guardados viejos enojos. Agarra un gran almohadon, y empieza a golpearlo con los pu;os con fuerza ... vera que cada vez lo hara con mayor intensidad ... hasta que tu mismo cuerpo te indica que ya basta ... ha salido una buena dosis!

Alternativas al almohadon: un colchon, un toallon contra el piso, amasar harina con agua y golpea la masa cual excelente pizzero, salir a correr varias cuadras, ...

Necesitariamos tener en nuestras casas un ba;o higienico emocional, con sus paredes insonorizadas para poder gritar cuanto querramos, una bolsa de boxeo colgada para pegarle sin miramientos, en fin, diversas actividades que pudieramos hacer para descargarnos y salir bien liberados.

Pienso que estariamos en mejores condiciones de dialogar y con menos energia "tragada" que muchas veces nos enferma.

Le damos al almohadon?

6 de abril de 2013

¿Mirar la paja en el ojo ajeno?


actitud, reflexion, gestalCuando íntimamente miro nuestro quehacer como terapeutas gestálticos, no puedo evitar conmoverme ante la magnitud de nuestro intento de acompañar el proceso de otros Seres Humanos que acuden a nuestro encuentro en busca de “un mejor estar en el mundo”, por llamarlo de alguna manera.

Hago referencia a terapeutas gestálticos ya que es mi enfoque en el presente quehacer profesional, mas es válida y aplicable esta reflexión a todos aquellos profesionales de la salud, sea desde el lugar que sea que trabajen. Y me quedo pensando, ¿sólo a profesionales de la salud? ¡Ustedes me dirán!

Somos, o pretendemos ser, en este ahora-presente y en la sociedad en que habitamos, una suerte de agentes vehiculizantes del crecimiento, cambio y curación. Y ante esto, me pregunto, ¿se restringe nuestra tarea a “curar”?, ¿desde que lugar nos situamos para tal empresa?

Claudio Naranjo, en una charla brindada en la Biblioteca Nacional de Buenos Aires, finalizó su presentación diciendo: “Para ser un buen terapeuta, antes hay que ser buena Persona”. Esta frase resuena en mí: ¿efectuamos y permanecemos en nuestro propio crecimiento, cambio y curación? ¿Hemos podido dar el paso, para con nosotros mismos, de sostener una actitud preventiva ante la constante incertidumbre que nos rodea?

Siento y pienso que no es poca cosa el preguntarnos “¿y por casa como andamos?”, reveer la propia viga en mi ojo, cuando desde nuestra mirada holística del Ser Humano como persona en un ambiente, nosotros empezamos a interactuar, a formar parte del espacio de vida de ese otro ser humano.

En el paradigma del Campo se privilegia el contacto y la relación. Desde este punto de vista, revisar mi propia forma de mirar el mundo, darme cuenta de mi estar en el mundo, por ejemplo, es una responsabilidad ineludible. Nos guste o no cuando entramos en relación con Otro, lo afectamos de alguna manera, y viceversa.

Como gestálticos sabemos que toda herramienta que utilicemos en nuestro quehacer, es imperioso que nos haya atravesado previamente. Siendo de tanta utilidad las herramientas que poseemos, ¿Por qué no instalarlas cual hábito de prevención saludable en nuestra vida? Y desde ahí, quizás nos ayudaría a una mejor calidad cual acompañantes en el viaje de ese otro Ser Humano que nos habilita nuestra presencia en su vida.

Hablo desde el lugar que conozco, ¿cómo te llega a tí desde el lugar que tú estás?

Ser Persona también va de la mano de Ser en Comunidad. Ser que existe y coexiste en su hábitat, barrio, comunidad, con lo cual desde nuestro granito de arena y como acompañantes de otros granitos de arena, se torna menos utópico el paulatino logro de una benévola expansión a nuestra Sociedad.




 
 
Blogger Templates