Instagram

Social Icons

4 de agosto de 2013

Atravesando el Duelo

duelo, etapas duelo
Todos hemos pasado una situación de pérdida que nos provoca abatimiento, tristeza y/o angustia. Aparece una alta gama de emociones y sensaciones donde puede verse afectado hasta nuestro sueño, gran desgano y retraimiento. Al proceso en el cual ingresamos tras una pérdida significativa es a lo que se denomina duelo.

Nos enfrentamos a este tiempo de procesamiento del dolor ante cualquier pérdida importante: el fallecimiento de un ser querido, la ruptura de un vínculo importante, en lo laboral, ... Se impone la presencia de ese "agujero" interno, la ausencia, la falta, que inevitablemente duele y nos afecta en varias áreas de nuestra vida.

Me gustaría poder decirles que podemos saltearnos este proceso, cómo hacer para no atravesarlo y salir rápidamente al otro lado de ese túnel donde ingresamos: mas no es posible. Lo que sí es contundente es que el duelo llega a su fín; atravesando sus distintas etapas vamos elaborando la pérdida y cambiando el sentir en cada una de ellas. El tiempo de duración es muy personal (aunque hay ciertos estimativos según el tipo de pérdida) y además algunos se quedan más tiempo en una fase que en otra y/o retroceden. Darnos permiso internamente para hacer nuestro propio duelo, ayuda ¡y mucho! No taparlo con aturdimiento de otras tareas o con otras personas, por ejemplo, hace que vayamos elaborando y atravesándolo de mejor manera.

Comparto las distintas etapas del duelo e incluyo alguna sugerencia para transitarla:

1) Negación: es la primera respuesta que tenemos ante la llegada de la noticia que nos impacta, "No puede ser", defendiéndonos de esa realidad que nos alcanza. Sugerencia: reconocer, aceptar la pérdida. No hablo de "comprender", pues muchas pérdidas pueden ser entendidas (ej: fallecimiento tras enfermedad), pero otras tantas no (ej: accidente).

2) Enojo: surgen los "por qué"; aparece la rabia, la ira, y ésta puede estar dirigida en todas las direcciones. Después vuelve a aparecer el dolor, la tristeza, el llanto. Las personas que lo/a rodean no deben tomarse de forma personal este enojo; se está expresando el dolor. Sugerencia: permitirse experimentar el dolor, sabiendo que el enojo es una expresión del mismo y también de la impotencia sentida. Se va aceptando "lo que ya no es".

3) Pacto: aparece en el intento de la persona de superar esta traumática vivencia. Sugerencia: recordar a la persona perdida de una manera realista. Darle espacio a revivir los sentimientos que tuvimos hacia esa persona; dignificamos adentro nuestro el lugar que ocupó (sin juicios).

4) Profunda Tristeza: esta etapa, también temporaria, está preparando a la persona en duelo a aceptar definitivamente la realidad. Es una etapa de depresión, como muchos estudiosos del duelo han nominado. Se van haciendo más claros los vínculos existentes que se han perdido, los cambios que esta pérdida acarrea. Sugerencia: pedirle a las personas que te rodean que te permitan estar triste sin que traigan "consuelos" o que veas las cosas desde otra perspectiva. Es necesario acá mucha comunicación verbal y que el otro respetuosamente escuche (en el mejor de los casos, ¡en silencio!).

5) Aceptación: al atravesar las anteriores etapas, se va ingresando en una aceptación donde ya no hace falta expresar y comunicar el dolor; va apareciendo cierta paz. Se hacen ajustes para adaptarse a la nueva realidad. Sugerencia: abrirse a los cambios que se han operado dentro, volver a tomar contacto con las ocupaciones e intereses y generar nuevos.

Se arriba a un asentimiento, un "Sí" a la vida que continúa.
Y un agradecimiento interno por la presencia que aconteció y algo me dejó su existencia.

5 comentarios:

  1. gmiakoda@gmail.com5 de agosto de 2013, 09:37

    GRacias por esta nota maestra! gracias por haberme acompañado en mi duelo! por momentos muy en paz y por moementos latente....namaste

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por permitirme acompañarte: un honor.
      Un gran abrazo!

      Eliminar
  2. Es así...muchas gracias! Silvina R.

    ResponderEliminar
  3. Aída: lo que explicas es tal cual, mientras leía pensaba que has escrito mi situación.
    Todos los estadíos tienen su tiempo de elaboración, y aunque me costó mucho he aceptado, me he resignado, pero la contención de mi flia ha sido importantísima. En cada uno de mis cuatro hijos descubro algo de su padre, y eso me reconforta.
    Hay que seguir adelante en la vida, y me puse como objetivo "recordar a Eduardo con una sonrisa", con la alegría de los años que compartimos.
    No es fácil, me ha llevado cinco años aceptar esta realidad.
    Un beso y me gusta mucho "El tornillo flojo" (es el mío???..........)
    Sarita.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Qué bueno Sarita que has atravesado tu duelo y puedes "recordar a Eduardo con uuna sonrisa", pues ahí está el agradecimiento interno por la existencia de este Ser en tu vida! Aparece una paz profunda.
      ja,ja el tornillo "también" es mío!
      Gracias por hacerte presente en El Tornillo Flojo!!

      Eliminar

 
 
Blogger Templates