Instagram

Social Icons

28 de septiembre de 2013

Ganancia de la Autoestima: ¡Convivimos mejor!

autoestima
Los dos post anteriores han sido dedicados a la autoestima, uno haciendo referencia a qué no hacer para lograr aumentar la autoestima y el otro con los puntos a desarrollar si necesitamos fortalecerla.
Me parece importante destacar cuál es la gran ganancia, a mi entender por supuesto, que obtenemos cuando nos sentimos bien parados en el mundo debido a una sensación de coherencia interna (pienso, siento y hago alineados) y cuando me hago responsable de mis elecciones, acertadas o no: me habilito en mi existencia y desde ahí me conecto con el mundo, con los Otros, concediéndoles el mismo respeto y valoración.

Ya no es necesario "mirarse el ombligo" (como dice un compañero), ni andar por ahí demostrando vaya a Usted a saber qué, ni aferrarse al Ego. Cada uno interprete el "ego" desde su propia postura, espiritual y/o psicológica; desde el lenguaje más sencillo me refiero a un sentir del valor de mi existencia, inseparable del valor de la existencia de los demás, honrando la Vida: ser una ola más en el gran océano y al mismo tiempo ser océano.

Desaparece la lucha de poder, sin necesidad de subestimar a nadie para así elevarse como más inteligente, más exitoso, más guapo/a, más necesitado/a , más ... y más ... y más! Eludimos el doloroso lugar del sometimiento o desvalorización, del maltrato, de la descalificación, del sentirnos menos capaz, menos inteligente, menos ... y menos ... y menos!

Nuestra ganancia personal se torna ganancia para el afuera, favoreciendo nuestra co-existencia. ¿Beneficios? (Indicadores de Autoestima positiva encontrados en un estudio realizado por el Gobierno de Canarias):

- La persona es abierta y flexible en relación a los demás.
- Tiene una actitud de valoración hacia los demás y los acepta como son.
- Es posible disentir sin agredir.
- Toma iniciativa en el contacto social.
- Su comunicación es clara y directa. (¡y no se refiere al "sincericidio"!)
- Empatía; se conecta con las necesidades de los demás.

Acude a mi memoria un término elaborado por una gran amiga y colega, Graciela Piperno, en su Terapia Escénica: TPU, Todos Para Uno, y podemos también darle vuelta: Uno Para Todos. ¿Qué tal les suena?

21 de septiembre de 2013

La práctica de la Autoestima, ¡como la vida misma!

Autoestima
La autoestima que cada uno posee como resultado de su autoevaluación, no es algo estático, no es un concepto o creencia; se refleja en el día a día en lo que hacemos, en cómo somos. "Lo que determina el grado de autoestima es lo que el individuo hace" (N. Branden).

 En esta frase lo que resulta más importante, a mi entender, es el hace, pues señala que podemos acceder a un mejor grado de autoestima a través de la práctica. Esto habla de ponerse en acción, ser constante en pequeñas y grandes cosas, momentos, situaciones. No dejar de intentar, pues en la práctica es que iremos consiguiendo la maestría. Así que abajo la exigencia y valorizemos cada intento que hagamos.

Branden (psicólogo, escritor e investigador) nos muestra seis pilares de la Autoestima; los enumero y les sumo mis aportes:

1- La práctica del vivir conscientemente. Por ejemplo: Pon tu atención en tus prioridades, fíjate cómo te relacionas con otras personas. Como decimos en Gestalt, darte tiempo para darte cuenta, qué haces, cómo lo haces, qué eliges; no podemos hacer ésto todo el tiempo, mas sí pararnos un ratito cada día para prestarnos atención.

2- La práctica de la auto-aceptación. Todos tenemos nuestras luces y sombras, aspectos nuestros que valoramos y aspectos que rechazamos. La auto-aceptación nos convoca a reconocernos e integrar nuestros aspectos rechazados, ¿cuándo son útiles? por ejemplo, y nuestros aspectos desconocidos (en sombra) donde guardamos muchas potencialidades. 

3- La práctica de la auto-responsabilidad. Darnos cuenta de nuestras elecciones, tomando la palabra responsabilidad desde su semántica - responsa / habile: habilidad de respuesta. No desde la carga o la exigencia. Apropiarme de mis elecciones.

4- La práctica de la auto-afirmación. Se refiere a ser auténtico, a actuar en concordancia con lo que piensas y sientes. A esto lo llamamos ser coherente.

5- La práctica del vivir con un propósito. Esto habla de poner en marcha nuestras capacidades en búsqueda de un objetivo, cualquiera que sea éste; lo que nos inspira desde adentro a nosotros mismos (no lo que deberíamos hacer o para mostrar a otros), aquello que entra en resonancia con nuestros valores.

6- La práctica de la integridad personal. Ser congruente, que nuestras palabras y nuestros actos concuerden, que estén alineados a nuestros pensamientos y nuestro sentir. Y ese repeto hacia uno mismo se extienda hacia los demás. 

La práctica de estos pilares no sólo hace referencia a la Autoestima, sino a la vida misma, al cómo transitarla y relacionarnos con los otros seres que nos rodean. Pequeños pasitos en alguno de estos puntos, son muy valiosos: "Poco a poco una persona se transforma, como una jarra se va llenando con gotas de agua" ( Buddha en El Dhammapada).

¿Manos a la obra?

14 de septiembre de 2013

Autoestima: ¡qué no hacer!


Autoestima
La autoestima es el resultado de una evaluación que hace cada uno de sí mismo; evaluamos en conjunto nuestras percepciones, pensamientos, sentimientos, nuestra manera de ser, de comportarnos (autoconcepto), nuestro cuerpo y nuestros rasgos físicos (autoimagen). La autoevaluación de este conjunto conforma nuestra autoestima, siendo importante porque nos afecta en nuestra manera de estar en el mundo, de conectarnos con nosotros mismos y en cómo nos relacionamos con los demás.

El tema de la Autoestima es sumamente amplio y puede abordarse desde diferentes perpectivas, según sea el objetivo que se tenga: describirla, cómo se construye, conocer sus grados, importancia de la autoestima positiva, cuáles son los indicadores positivos y negativos de la misma, su lugar en la Pirámede de Maslow en la jerarquía de las necesidades humanas, etc.

También incide en este tema y su desarrollo el paradigma utilizado para abordarlo y hasta si la mirada es "occidental" u "oriental".

Así que siendo tan extenso, voy a tocar un pequeño punto hoy: "qué no hacer para fortalecerla". Uno de los caminos equivocados para aumentar la autoestima es tomar una postura competitiva frente a los demás y/o caer en la comparación. Algunas personas creen que tomando estas rutas van a aumentar su confianza y su respeto hacia sí mismo/a; intentan vanamente desarrollarla en el afuera.

No me parece un tema menor ya que nos encontramos estas falsas autoestimas por doquier, en cualquier área de la vida, afectando a otros seres humanos ... a veces, en su propia confianza y valoración. No dudemos de la toxicidad que implica lograr algo a expensas de los demás.

Para mi gran sorpresa, me encontré en un libro de mi profesión (no pienso delatar al autor) un ejercicio para fortalecer la autovaloración y se trataba de cómo entrenarse en los distintos modos de manipulación para imponerse al otro. Era muy específico en cada uno de los estilos: autoritario, seductor, lógico, ... ¿Pusieron cara de sorpresa también? Una cosa es encontrar estas manipulaciones en el día a día por donde uno anda, y otra es que te den entrenamiento para pulirte en estas estrategias. Lo siento, me indigné.

"El estado de una persona que no está en guerra ni consigo misma ni con los demás es una de las características más significativas de una autoestima sana" (N. Branden)

Fortalecer nuestra autoestima, si sentimos que lo necesitamos, implica un trabajo interno para desplegar nuestras capacidades y favorecer nuestras relaciones humanas.

El tema es interesante y dá para largo. Por hoy lo dejo acá.
¡Les deseo lindo día!

8 de septiembre de 2013

El Miedo y su valor

el miedo
El miedo es una de las emociones que tiene más "mala prensa", por así decirlo, ya que es una emoción que nos conecta con sensaciones desagradables y tiende en primera instancia a pararnos; luego viene la huida. Va siempre acompañada de reacciones físicas que nos hacen dar cuenta de su presencia, variando la intensidad de las mismas según el monto de miedo que aparezca (palmitaciones, molestias estomacales, sudoración, etc).

Cuando digo mala prensa me refiero no solamente a que nos encantaría poder deshacernos del miedo del abanico de nuestro sentir, sino a que se le atribuye a esta emoción el ser el gran obstáculo para nuestro crecimiento personal. Escuchamos frases como "vence al miedo, ábrete al amor", "libérate del miedo e inicia tu cambio", "lo que tienes es miedo; desházte del él" ... ¿les suenan conocidas?

Lo que deseo en este ahora es rescatar el valor del miedo, para poder restarle de entrada el añadido que suele aparecer, y ése sí que nos trae problemas que se van agravando con el paso del tiempo y es el de tenerle miedo al miedo: esto es tóxico. Si nos centramos en la emoción específica y atendemos a la función que tiene en nuestras vidas, podremos ya empezar a hacer algo y dar un paso hacia su resolución.

El miedo es una emoción básica, esto quiere decir que todos la tenemos desde que nacemos, y su función es de supervivencia. Nos avisa de que estamos frente a una situación ante la cual nos tenemos que proteger, cuidar, ya que carecemos de las herramientas necesarias para encarar esa situación. Aparece en el contacto de la persona y su medio. Por lo tanto, nos ayuda a retirarnos de algo o alguien ante el/lo cual no estamos preparados para enfrentar, y nos convoca a que nos demos tiempo para buscar los recursos dentro y/o afuera nuestro que precisamos.

No nos paraliza en sí misma, nos guía hacia la retirada en ese momento, para que nos ocupemos en buscar lo que nos falta. El problema reside, a mi entender, en que solemos quedarnos en la parálisis, apelamos a respuestas inadecuadas para "vencer el miedo", y ni qué decir cuando caemos en el autoreproche por sentirlo. Vamos desarrollando negativamente esta emoción básica transformándola en pánico, vergüenza, desánimo. Y se sufre ... y mucho.

Mi sugerencia es que cuando registremos que tenemos miedo y evaluemos que deseamos generar un cambio (en situaciones de riesgo de vida, no hay nada que evaluar pues el miedo puede salvarnos):

- Nos retiremos de la situación / persona que lo genera (a veces data de tanto tiempo un miedo, que el detonante ya no es externo sino interno, los pensamientos por ejemplo, mas en algún momento fué instalado con algo de afuera).

- Respiremos profundo para ir aquietando las respuestas fisiólogicas.

- Nos preguntemos ¿a qué le tengo miedo? busquemos el "apellido" presente de ese miedo; usualmente nos quedamos con "tengo miedo" pero no terminamos la frase con "a qué". Ahí tendré la orientación para el siguiente paso.

- ¿Qué estoy necesitando? recordemos que nos avisa la necesidad de herramientas que en ese preciso momento no tenemos. Pueden ser internas (mayor valoración, trabajar la dependencia emocional, etc) o externas (un amigo, un profesional que me ofrezca información específica, etc).

- Salimos a buscar y/o desarrollar estos recursos.

Ojalá les sea útil para no dejar que esta emoción básica se convierta en una emoción tóxica. Además, atendiendo cada miedo, evitaremos ir juntándolos y caer en generalizaciones que terminan desconectándonos poco a poco de lo que puede sumarnos vida.
 
 
Blogger Templates