Instagram

Social Icons

17 de agosto de 2014

Mi Autoconcepto me limita. ¡Soy mucho más! (+ ejercicio)

Autoconcepto, Autoestima, Aspectos internos, Gestalt, Aida Bello Canto, Psicologia positiva
Nosotros, los Seres Humanos, necesitamos de todas nuestras posibilidades, nuestros aspectos y características internas, para ser y estar íntegros y para responder a un ambiente en permanente cambio. Sin embargo, solemos disponer de menores herramientas, capacidades propias, por haber ido perdiéndolas en el camino, juzgándolas negativas algunas de ellas (aspectos rechazados) o incluso por haberlas pasado - sin darnos cuenta- a nuestra sombra (aspectos desconocidos).

Nos empobrecemos en nuestra percepción propia y en los recursos que contamos para vivir y convivir. Sin darnos cuenta realizamos una errónea elección del autoconcepto en lugar de enriquecer nuestro sí mismo.
¿En qué consiste el autoconcepto? en seleccionar interesadamente algunos aspectos de nuestra personalidad, nos identificamos con ellos y nos mostramos, a causa de esta selección, limitados y hasta previsibles ante el mundo. Y, en la mayoría de los casos, esto que mostramos lo enarbolamos como identidad.

En Gestalt buscamos la integración, recuperar los aspectos rechazados y descubrir los aspectos en sombra, reconocer el potencial que dejamos de lado en vía de sostener ese autoconcepto construído por selección propia, por mandatos, por miradas externas de personas que nos importan, por conclusiones internas sacadas en momentos específicos de nuestras vidas.

Sin darnos cuenta, nos identificamos con un polo interno (por ejemplo, "Soy fuerte"), anulando el otro lado de esta polaridad (" Soy sensible"); para alcanzar la integración, previamente he de saber cuál es mi polo opuesto, cuál es su función y habilidades que me concede, para una vez detectados los rasgos opuestos, que se complementan mutuamente, puedo acceder a integrarlos internamente y alcanzar mi centro, mi equilibrio, sabiendo que puedo acceder a ambos polos según las exigencias de la situación externa. Siguiendo los ejemplos anteriores, mi centro sería "Suave fortaleza".

Es importante destacar que los polos opuestos son PERSONALES, no son iguales para todo el mundo.  En el ejemplo anterior, yo puse como polaridad de Fuerte a Sensible, mas otros pueden vivir el opuesto de "fuerte" como: débil, vulnerable, vag@, inútil, ...
Así que te propongo un fácil ejercicio para que puedas ingresar al descubrimiento de algunos aspectos que posiblemente no tengas integrados, restándote capacidades y herramientas que posees.

Ejercicio: Busca una hoja de papel y un bolígrafo; dibuja tres columnas.
Arriba escribe en un lado de la hoja,YO SOY; en el medio "cuando no Soy ...",  y del otro lado de la línea, ENTONCES SOY.

            Yo Soy                               "cuando no Soy ..."                      Entonces Soy
____________________________________________________________________________

          Fuerte                 /                  fuerte                                /             Sensible
                                      /                                                            /
                                      /                                                            /

Te recomiendo que hagas primero la lista de Yo Soy, estamos indagando tu autoconcepto, y una vez terminada, pasa a completar el ejercicio, dándote tiempo (no rápido, por favor) para que puedas darte cuenta cuál es para tí, tu opuesto, tu polaridad. Si te animas, con cinco (¿tres?) que pongas en la lista, ¡está excelente para empezar!

Para favorecer la integración, que es nuestro horizonte en Gestalt, hemos de reconocer como propios nuestros opuestos en primer lugar; darnos cuenta de lo que nos resta, empobrece, su olvido o rechazo. Es un proceso, mas como siguiente paso puedes reflexionar que beneficios puede concederte esta característica que sí posees, y qué perjuicios TU CREES que te acarrea.

En un nivel emocional, un extremo o polo no aceptado (por ejemplo el enojo, que abreva de la agresión), no sólo acaba por no estar disponible cuando haga falta (para poner límites, por ejemplo), sino que además perturba y dificulta la vivencia satisfactoria de la emoción opuesta (que puede ser el amor, por ejemplo).

¿Compartes tus descubrimientos, por favor?
¡A enriquecernos se ha dicho! ;)

22 comentarios:

  1. Hola Aida. Como siempre me haces reflexionar y aprender un poco más sobre mi y mi manera de conectarme con el mundo. Me sé estructurada, dándome cuenta que si no lo soy puedo pasar a descontrolada o sin límites; ¿será por esto que no saco esta parte? ¿cómo llegar al centro?
    Gracias!!
    Saludos,
    M. G.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola M. G,
      Te felicito por el encuentro de tu opuesto a estructurada; precisamente por CREER que te descontrolarás es que ha estado "oculto". ¿cómo te imaginas descontrolada? este pasito va en camino de que puedas habitar ese polo tuyo, ya que sólo así alcanzamos el centro.
      Otra: ¿dónde puedes permitirte en este ahora descontrolarte? escríbelo, dibújalo, imagínalo, ... utiliza todos tus recursos!!
      Gracias por compartir tu descubrimiento!!
      Un cálido saludo,
      Aida

      Eliminar
  2. ¡Muy práctico Aida!
    Gracias por facilitarnos esta mirada, con sencillez y profundidad.
    Saludos cordiales,
    M.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias M por tus palabras!!
      Me alegro de te favorezca la practicidad. ;)
      Saludos,
      Aida

      Eliminar
    2. Aida, este ejercicio me lleva a visualizar mis aspectos negativos. Me creía fuerte y resulta que soy débil, me creía segura, pero no lo soy en tanto busco o he buscado la aprobación de terceros, me creí una buena cuidadora , pero de hecho he sido una gran controladora...no obstante me parece que al conocer los aspectos negativos puedo intentar modificarlos. Gracias por tu siempre valioso aporte. Z

      Eliminar
    3. Hola Z,
      Lo primero es que no hay aspectos negativos, cuando los reconocemos y conocemos la utilidad que nos brindan y la pertinencia de los mismos. El gran problema es ignorarlos, pues ahí nos pasa dos cosas: o se nos escapan de mala manera e inoportunamente, o nos adormecen una parte valiosa propia, perdiendo vitalidad y calidad de contacto.
      Por supuesto que es grandioso que al darte cuenta lo que compartes, puedes ir accediendo a reconocer sus beneficios al incorporarlos, y la modificación posterior, de ser necesaria.
      Los modificamos cuando los conocemos, e ir paso a paso hacia el centro, logramos la integración de ambos polos.
      Gracias a ti por tu compartir, por mostrarnos un poquito de lo que a muchos nos pasa.
      Agradezco tus palabras!
      Un cálido saludo,
      Aida

      Eliminar
  3. Hola Aida. Gran tema el de nuestros aspectos rechazados y en sombra. Los que he podido ir integrando, realmente me han abierto puertas! Una sensación profunda de mayor integración.
    Gracias por acompañarme en ese proceso. Gracias por tu generosidad compartiendo!
    Abrazo,
    Juan

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Juan,
      Gracias por compartir tu experiencia, tu sensación y vivencia.
      ¡Sigamos sumándoNOS!
      Un abrazo
      Aida

      Eliminar
  4. Aida, ¡cuántas cosas que nos creemos de nosotros mismos por lo que nos dicen! En este pensarme, descubro que mucho tiene que ver con lo que me han dicho y por supuesto me lo he puesto encima.
    Para trabajarlo, paso a paso, como dices.
    GRACIAS.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola!
      Gracias por compartir pues indiscutiblemente a muchos de nosotros nos ha pasado lo mismo, y nos lleva un buen tiempo el sacarnos de encima unas cuántas cosillas. Lo importante es darnos la oportunidad a descubrirnos, sumarnos, abrazarnos con nuestras luces y sombras.
      Un cálido saludo,
      Aida

      Eliminar
  5. Muy claro Aida. Cargamos en el autoconcepto con miradas recientes, no solamente con aquellas del allá y entonces, y cuánto daño me han hecho pues me llevó a "esconder" aspectos propios afectivos. Descubro lo que estoy perdiendo a causa de ello.
    Gracias por motivarme a reflexionar.
    Gracias!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Uhm ... ¡qué interesante que te hayas percatado de ciertos aspectos afectivos que has "escondido"! Te felicito por tu trabajo reflexivo y sólo me resta decirte ¡manos a la obra!
      Gracias por compartir con nosotros.
      Saludos,
      Aida

      Eliminar
  6. Hola Aida,
    Yo soy ahora todo lo contrario a lo que fui, era muy dulce,muy buenita, me gustaba la gente,era amorosa. Pero emigre y tuve que enfrentar sola muchas dificultades. Ahi aprendi, tomando de modelo a otros , que asi me pisaban y que eso no me era util. Entonces fui cambiando de a poco. Pero hoy soy combativa cuando usurpan mis derechos, contestataria, hasta aveces agresiva cuando no consigo resultado y creo que tengo razon. Pero tampoco me gusta la gente, veo todo lo malo, poco bueno,soy feliz lejos de la gente. Eso no quita que tenga pocas amigas a las que soy fiel, pero algo distante, no como antes. Tu crees que pase al polo opuesto??? Pero no quiero regresar al equilibrio, no veo ventajas en hacerlo. Aca estan listos para pisarte, engañarte,ningunearte, si bajo la guardia y muestro ser sensible , que si lo soy, pero con el resto de seres vivos, no con la gente.
    Me gustaria oir tu opinion sobre esto que me pasa. UN ABRAZO Y GRACIAS.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola!
      Ante todo gracias por compartir tu experiencia y tu sentir.
      Por lo que me dices, sí que estás en el polo opuesto de muchos de tus aspectos!! Tienes el beneficio de conocer tus dos polos y saber que puedes acceder a uno o a otro, según la circunstancia, la situación, las personas. Mantenerte solamente en un polo, cuando a lo mejor no es necesario, ... es para pensártelo. Te diría que confíes más en tí y en tus capacidades que te proveen la riqueza de ambos polos. A veces usarás uno, y si percibes señales de pisarte (para poner un ejemplo) entonces sacarás otro.
      Te entiendo por el cambio de cultura y país (soy una variada inmigrante).
      Ojalá te sea útil.
      Un abrazo,
      Aida

      Eliminar
  7. Hola Aida,
    ¡Oh oh! Tremenda lista he hecho encontrando mis características amorosas guardadas, cuando esperaba lo negativo, lo agresivo. Gracias por instarnos a buscar el propio opuesto, pues lo primero que me salía es lo cultural.
    Interesante , muy interesante.
    Seguiré con el siguiente paso (aún no me he puesto a pensar en los beneficios y lo que me pierdo), jeje
    Gracias!!
    Mucha Luz para tí Aida!
    T. N.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola T. N.
      ¡Gracias por la Luz! sea bienvenida!
      Me alegro de que te hayas sorprendido contigo misma/o. Mira las características amorosas que estaban guardadas!
      Sigue paso a paso!
      Gracias por compartir!!
      Un cálido saludo,
      Aida

      Eliminar
  8. Muchas gracias Aida por este nuevo ejercicio que nos das para ayudarnos a que nos conozcamos un poco mejor. No me resulta fácil hacerlo pero si quiero crecer, es bueno que lo haga.
    Un fuerte abrazo
    Susana

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Susana,
      Te felicito por tus ganas para crecer, para conocerte más y descubrir cuán querible eres!
      Toma el ejercicio despacio, uno a la vez ... sin presión.
      Gracias por tu comentario y compartir!
      Un gran abrazo
      Aida

      Eliminar
  9. Hola Aida! Muy bueno!! Gracias por los ejercicios. Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Marta!
      Gracias a tí por estar presente.
      ¡Que sea útil! ;)
      Abrazo
      Aida

      Eliminar
  10. Como siempre excelente tu trabajo.. muchas gracias por participármelo..
    un abrazo...
    doctoresa

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Gracias! Qué bonito esto de doctoresa!!
      Abrazo
      Aida

      Eliminar

 
 
Blogger Templates