Instagram

Social Icons

31 de enero de 2015

Mi Cuerpo físico es mi Ser, Siendo. ¿Me escucho?

Cuerpo, Bienestar, emociones, vinculos, darse cuenta, Gestalt, Aida Bello Canto, el tornillo flojo
Venimos viendo en El Tornillo Flojo la importancia de nuestro cuerpo físico en cada tema que tocamos, ya sea para conocernos mejor, para generar cambios internos o tomar registro de nuestras emociones. También propiciamos el reconocimiento del vínculo directo que tenemos entre nuestro sentir y su correlación orgánica, no solamente a través de nuestro lenguaje no verbal sino a nivel químico, en nuestro cerebro.

Es esencial que podamos integrar nuestro cuerpo físico a nuestra mirada hacia nosotros mismos. Escuchamos con frecuencia que "somos lo que pensamos, "somos lo que sentimos", somos lo que hablamos", "somos lo que hacemos", ¡y es tal cual! mas nos falta incluir que "somos nuestro cuerpo". No solamente es una vía regia para acceder y transformar nuestras emociones, incorporar hábitos positivos, nutrir nuestro bienestar emocional y/o darnos cuenta de lo que nos pasa en nuestros vínculos tóxicos o nutritivos, sino que es mucho más que un Camino: es mi Ser, soy Yo.

Nuestro trato con el cuerpo físico es bastante curioso ya que usualmente lo tratamos como si "mi cuerpo" fuese un objeto, algo que tengo y poseo, separado de mi "Yo soy, estoy, pienso, siento". Hay quienes perciben sus dolencias fisiológicas (dolores de cabeza, lumbalgias, agotamiento muscular, etc) y las tratan sin darse el tiempo a ver qué les pasa, pues están "siendo" su dolor de cabeza, su lumbalgia o su agotamiento muscular. Todo eso, ¡le pasa a su cuerpo! y por ende, se ocupan de su cuerpo solamente, lo llevan en caso de necesidad al médico o a que reciba - el cuerpo- el tratamiento requerido. No estoy diciendo que sea una actitud equivocada el ocuparnos de nuestro cuerpo y hacer todo lo posible para restablecer su equilibrio, nada más lejos, sino que empecemos a no separarlo de nosotros como Seres, personas.

Abrir nuestra conciencia a cuán íntegros que somos, pues cuando algo le pasa a nuestro cuerpo lo que solemos hacer es contar lo que nos aqueja, nos duele; lo tomamos en consideración para hacer referencia a los síntomas y/o para las conductas físicas que hemos de modificar. Mas no tenemos la visión integrada de darnos cuenta de qué es lo que a mi Ser le está pasando; no sólo le pasa a mi cuerpo: Yo soy mi cuerpo.

Generalmente cuando hablamos de querer cambiar algo en nosotros mismos, en nuestras vidas, ponemos el foco en los conflictos, en lo mental, en las interacciones, en nuestras emociones y hasta revisamos nuestras estructuras de pensamientos y creencias. ¡Y es fantástico! Todo ese recorrido es útil y necesario en el proceso de transformación, imprescindible diría yo, mas no perdamos de vista que dejamos afuera de la atención y tendemos a no poner el foco en nuestro cuerpo, que nos muestra nuestro Ser, siendo.

Si vamos integrando esta mirada, nos iremos apropiando de las valiosas señales que nos mandamos a nosotros mismos sobre cómo andamos por el mundo, nuestro mundo (interno y externo), cómo estamos en nuestras relaciones, detectaremos la diferenciación de lo tóxico y de lo que nos nutre con mayor afinación. Yo, cuerpo, me abro, me cierro, me cuesta digerir situaciones (no solamente registrar molestias estomacales), transito con dificultad alguna instancia de mi vida (esguinces, torceduras de pie), sobrepasad@ de tareas (dolores en la espalda), no pongo límites (colon irritable, problemas en la piel). Son algunos ejemplos, mínimos, con el fín de ofrecer claridad a la enorme importancia de nuestro cuerpo cual fuente potente de información de nuestro Ser ... ¡Siendo!

El lenguaje del síntoma se trabaja en profundidad en Gestalt. Mas mi intención es que no sólo nos tomemos en cuenta ante el dolor y el padecimiento, sino que nos registremos y profundicemos desde el bienestar y cuanto nos nutre en nuestra vida, ya que nuestro cuerpo siempre, siempre, se comunica.

¿Te escuchas como cuerpo, siendo tú mism@, cual integridad que somos?
¿Cómo estás siendo, en este ahora?

¡Un cálido saludo para todos y mi agradecimiento a los que comparten sus descubrimientos!

24 de enero de 2015

Lenguaje Corporal, Comunicación y Actitud

lenguaje corporal, comunicacion no verbal, actitud positiva, psicologia, Aida Bello Canto
La comunicación para los seres humanos es de suma importancia y es primordial a la hora de conectarnos con el mundo, así como en la manera que establecemos y sostenemos nuestras relaciones. Abarca todas las áreas de nuestras vidas, la personal y la laboral; en definitiva, no podemos dejar de comunicarnos, nos demos cuenta o no.

Cuando hablo de comunicación muchos pensarán automáticamente que me refiero al lenguaje verbal, y éste sólo forma parte del 3% de la manera en que nos comunicamos. El otro 97% que empleamos para comunicarnos es el lenguaje no verbal: gestos, tono de voz, postura corporal. ¡Muy interesante! Algunos disienten en estos porcentajes, mas todos coinciden en la primacía del lenguaje no verbal.

De hecho, el lenguaje corporal ha sido tan profundamente estudiado que ha sido incorporado en amplias disciplinas para detectar incoherencias, falsedades, elegir candidato a un puesto de trabajo (entrevista laboral), etc. Incluso hay entrenamientos específicos de cómo aprender a utilizar el lenguaje corporal para evitar transmitir ansiedad y/o inseguridad, por ejemplo, y asesores especializados para enseñar a mostrar poder y persuasión (ya pueden imaginarse quienes siempre contratan a estos asesores, ¡se los dejo a su imaginación!).

El lenguaje verbal y el uso del lenguaje es crucial en Gestalt sobretodo en lo que se refiere al mundo inter-relacional. La manera en que se comunican las personas involucradas en vínculos nutritivos es muy distinta a la manera en que se comunican los involucrados en vínculos tóxicos. Hay un uso del lenguaje que fomenta el contacto, el acercamiento entre las personas y otro que pone barreras, genera conflictos o es utilizado para manipular.

En Gestalt es de vital importancia el lenguaje corporal pues nuestra mirada al Ser Humano es integral. Uno de nuestros objetivos es aprender a ser coherentes que se refiere a que pongamos en sintonía lo que sentimos, pensamos y hacemos; cuando alguna de estas áreas no es coherente con otra, el lenguaje corporal lo delata (quizás el Otro no lo registre, salvo que sea muy visible - por ejemplo que una persona te diga que está muy tranquila y no deja de mover el pie o morderse las uñas- mas lo esencial es que la propia persona se dé cuenta de lo que le pasa y lo que muestra). Todo un proceso este aprendizaje de ser coherente, sin duda alguna.

Deseo compartir con Ustedes los resultados de un estudio llevado a cabo en la Universidad de Harvard, dirigido por la psicóloga social Amy Cuddy, sobre el lenguaje corporal y su incidencia en la actitud y en cambios químicos fisiológicos. Se les pidió a un grupo de personas que sostuviesen una determinada postura corporal durante dos minutos; tomaron medidas de la testoterona (hormona relacionada con la dominancia, sensación de poder) y de la cortisona (hormona relacionada con el stress), con muestra de saliva de cada participante, antes y después de sostener la postura corporal.

actitud positiva, comunicacion no verbal. Aida Bello Canto
comunicacion no verbal, actitud, Psicologia, Aida Bello Canto, - Sostener durante dos minutos una postura corporal abierta, genera aumento cuantitativamente significativo en la testoterona y gran disminución en la cortisona; traducido a su incidencia en la actitud: la personas se sintieron con más energía, vitales, afianzadas en ellas mismas y más serenas.

- Sostener durante dos minutos una postura corporal cerrada, genera disminución cuantificable en la testoterona y aumento en la cortisona; las personas se sintieron más inseguras y nerviosas (aumento de la hormona relacionada con el stress).

¡Para llevarse a casa este tip! Cuando tengamos que enfrentar alguna situación personal o laboral ante la cual necesitemos afianzarnos y bajar la tensión, podemos apelar a permanecer en una postura corporal abierta. Cuando nos encontremos en posición cerrada, por miedo/ tristeza / angustia, recordemos que cambiar la postura corporal nos tiende una mano para auto-generar hormonas que nos ayudan a transitar mejor e influyen en nuestra actitud.

Les recuerdo que esta es una herramienta más para sumar a nuestro mundo interno, ser colaboradores activos de nuestro propio bienestar, mas por sí sola no logra transformación. ¡Vamos sumando!

¿En qué posición corporal sueles descubrirte? ¿Abierta? ¿Cerrada? ¿Reconoces tu lenguaje corporal?
¡Ojalá compartas con nosotros!
Gracias.

17 de enero de 2015

¿Sabes cuáles son tus 5 Fortalezas? ¡Nos protegen de lo Tóxico!

Actitud positiva, Bienestar, Gestalt, Toxico, vinculos toxicos, fortalezas personales
He tocado el tema de las fortalezas personales cada vez que reflexionamos o he dado herramientas sobre la Inteligencia Emocional, sobre maneras de incrementar nuestro Bienestar, fomentar la actitud positiva, etc. También ha aparecido la referencia a estas fortalezas, sin nombrarlas directamente, cuando profundizamos sobre los vínculos tóxicos y cómo salir de ellos, romper la dependencia emocional, evitar el chantaje emocional, los diferentes modos de manipulación, pues para poder instrumentarnos y nutrir nuestra autoestima, reconocernos como Seres únicos y valiosos, fomentar relaciones y vínculos positivos, necesitamos re-descubrirnos y potenciar aspectos internos que hemos dejado de lado.

Reconocer nuestras fortalezas personales nos ayuda a prestarles más atención y utilizarlas para cuidarnos y protegernos a manera de una mayor detección de lo tóxico (en el ámbito que sea de nuestra vida). También nos paramos internamente de forma más íntegra, poseyendo afinadas herramientas propias, para desanudar vínculos tóxicos; estar en mejor disposición de detectar a qué le digo "sí" y a qué le digo "no".

Me parece importante una breve diferenciación entre fortalezas y el talento:
Las fortalezas se pueden medir y son adquiribles. Es posible el entrenamiento de las mismas, aún a partir de cimientos frágiles. Con el tiempo, constancia y determinación suficientes, prácticamente todas las personas podemos desarrollar las fortalezas personales; la clave es la decisión y la voluntad.
Los talentos no son adquiribles ya que son innatos. Por supuesto que pueden entrenarse y mejorarse, mas ha de existir una base en la persona. Se muestran de una manera espontánea; en ellos no interviene la voluntad.

Como ya he señalado en el post anterior, todos poseemos 5 fortalezas. Muchos pueden reconocerlas en sí mismos, otros algunas, mas no todas las que poseen, así que les acerco el link del Cuestionario VIA (Inventory of Strengh) desarrollado por la Universidad de Pensilvania, para que puedan averiguar sus principales fortalezas ¡y hacer uso de las mismas con mayor conciencia!

Las 24 fortalezas se clasifican de la siguiente manera:

1- Fortalezas relacionadas con la sabiduría y el conocimiento (fortalezas cognitivas que implican la adquisición y el uso del conocimiento):
Creatividad, curiosidad, apertura de mente, deseo de aprender, perspectiva.

2- Fortalezas relacionadas con el coraje (fortalezas emocionales que se refieren a la consecución se metas ante situaciones de dificultad, externa o interna):
Valentía, persistencia, integridad, vitalidad (pasión, entusiasmo, vigor).

3- Fortalezas relacionadas con la humanidad (fortalezas interpersonales que implican el cuidar, dar, generar amistad y cariño a los demás):
Amor (capacidad de amar y ser amado), amabilidad, inteligencia social.

4- Fortalezas relacionadas con la justicia (fortalezas cívicas que promueven una vida en comunidad saludable):
Ciudadanía (responsabilidad social, trabajo en equipo), justicia, liderazgo.

5- Fortalezas relacionadas con la moderación (fortalezas que nos protegen contra los excesos): Perdón y compasión, humildad / modestia, prudencia, autorregulación (autocontrol).

6- Fortalezas relacionadas con la trascendencia (proveen de significado a la vida):
Aprecio de la belleza y la excelencia, gratitud, esperanza, sentido del humor, espiritualidad.

Cuántas más desarrollemos, mejor; ¡mas ya contamos con 5!
Ah, el cuestionario es gratuito. ;)

11 de enero de 2015

Mayor Inteligencia Emocional, menor Analfabetismo Emocional

Inteligencia Emocional, Analfabetismo Emocional, Aida Bello Canto, Gestalt, Emociones positivas
El desarrollo personal va de la mano de una ampliaciòn de nuestro alfabeto emocional, aprendiendo a detectar y diferenciar nuestras emociones, conocer sus funciones y escuchar sus señales de aviso sobre què estamos necesitando. El nombrar algunas emociones positivas y otras negativas simplemente es ùtil a fines de distinguir sus efectos en nosotros, pues todas y cada una son necesarias, dàndonos informaciòn sobre nosotros mismos y sobre el mundo que nos rodea. Las emociones positivas nos generan  bienestar, tienden a conectarnos con el mundo, a relacionarnos asertivamente con los otros y las denominadas negativas nos conectan con el disconfort, tienden a alejarnos del medio y mayor predisposiciòn a relacionarnos negativamente con los demàs.

Disminuir nuestro analfabetismo emocional, nos aumenta nuestra Inteligencia Emocional, detectando nuestras emociones y aprendiendo a tener "control" sobre ellas, sean emociones positivas o negativas. Incrementamos nuestra capacidad de saber apreciar què son las cosas positivas, desarrollamos una capacidad adicional de anàlisis con la informaciòn del mundo que nos brindan nuestros sensores afectivos, no solamente las positivas sino tambièn las negativas, y nos torna cual campo fèrtil para potenciar las positivas.

Las emociones positivas hemos de verlas dentro del marco de la Inteligencia Emocional, ya que no solamente remiten a favorecer y nutrir la sensaciòn de bienestar interno sino que:

- poseen una amplia implicancia en terrenos cognitivos, orgànicos y como funciòn adaptativa beneficiosa;
- nos tornan menos vulnerables a los efectos negativos de la vida;
- facilitan nuestros procesos cognitivos. Aumentan nuestra memoria.
- Afectan los procesos de categorizaciòn, que es la forma en que organizamos al mundo y lo hacemos con mayor flexibilidad y creatividad;
- promueven el desarrollo de estrategias màs creativas y favorecen la adaptaciòn creativa al medio que nos rodea y a nuestra vida;
- disminuyen el efecto negativo, insalubre, del impacto de las emociones negativas en el organismo (ira, miedo, ansiedad, por ejemplo). Con la activaciòn del hemisferio derecho cerebral se ven disminuìdos los efectos nocivos en nuestro cuerpo (ej: hipertensiòn arterial).

Todos tenemos fortalezas emocionales: De hecho, en las 24 fortalezas encontradas en sus investigaciones por Martin Seligman, se ha comprobado que solemos poseer siempre 5 de ellas, aunque utilicemos unas màs que otras. El punto es ir ampliàndolas, ejercitarlas e integrarlas.

Por ùltimo en este hoy, hice referencia arriba a la necesidad de aprender tambièn a "controlar" las emociones tanto positivas como negativas, y quizà  alguno se quede con la intriga de por què es necesario el hacerlo con las positivas; en esencia es porque el que es plenamente optimisma, sin tomar en cuenta una mirada "centrada", puede correr riesgos innecesarios porque da por hecho de que nada negativo le puede pasar y puede caer en la creencia de que lo "malo" le pasa a los otros.

Todas las emociones nos ofrecen informaciòn y son ùtiles en nuestra existencia. Indiscutiblemente, y sustentado en numerosas investigaciones en el campo de las neurociencias (psiconeuroinmunoendocrinologìa), los beneficios del desarrollo y aprendizaje de las emociones positivas son profundos y saludables. Ahora, està en nosotros elegir què hacemos con esta informaciòn. A esta posibilidad de elecciòn, es lo que llamamos en Gestalt, Responsabilidad con nosotros mismos.

¡Y todos elegimos dìa a dìa!

3 de enero de 2015

Ser y Estar, ¡no es lo mismo!

Gestalt, transformacion positiva, Aida Bello Canto, El Tornillo Flojo, desdramatizar
El uso del lenguaje es de primordial importancia en Gestalt, como he ido señalando en diferentes post, ya que como hablamos, pensamos, y como pensamos, así sentimos.

El lenguaje, cualquiera que sea el mismo, es una manifestación de "superficie" de lo que acontece adentro de la persona que habla. A través de nuestro lenguaje es que construimos nuestra mirada del mundo en que vivimos y hemos vivido. Nuestra versión del mundo es de suma importancia pues a través de la misma es que "entendemos" lo que nos pasa y/o nos explicamos cuanto acontece. Sería como el color del lente con el que miramos el medio en el que habitamos y nos miramos a nosotros mismos.

Si nos abrimos para descubrir nuestra versión interna, nos damos la oportunidad de revisarla, actualizarla y ampliarla. Muchas veces podemos encontrar que esta versión está en alguna parte empobrecida y limitada. ¿Cómo podemos acercarnos a su encuentro? pues una manera es imaginándonos que es una historia, mi propia historia, y le pongo un título. Después, desarrollo una síntesis de la misma. De esta forma, estamos dando un paso para acceder a nuestras representaciones del mundo, nuestra versión del mismo.

Si nos animamos a realizarlo, tomándolo como si fuese un juego de aventura, mi propia aventura, los invito a que presten atención - una vez ya escrito "como nos salga espontáneamente"- al verbo SER, en cualquiera de sus tiempos de conjugación. Por ejemplo: "Yo era una niña triste y solitaria", "Soy una estúpida por confiar en la gente". Los ejemplos pueden ser tantos como personas únicas que somos, mas todos encontraremos con alta frecuencia este verbo SER, en tiempo pasado o presente, haciendo referencia a nosotros mismos y para definir a los otros.

Una vez detectados todos los que aparecen en mi versión interna del mundo (es eficaz que los subrayemos con otro color), ahora demos un paso más y es cambiar ese verbo SER por el ESTAR. Vamos a los ejemplos anteriores: "De niña, yo estaba triste y a veces estaba sola", "Yo estoy actuando estúpidamente cuando confío en alguna gente". ¿Pueden registrar la diferencia?  Con el verbo Ser, nos definimos a nosotros mismos (y de igual manera le ponemos el cartel a los demás), en cambio con el verbo Estar, tomo en consideración la situación y el contexto en el cual estoy y nombro una transitoriedad, algo transitorio, mas no mi esencia.

Para los que no deseen hacer este juego, al menos en este ahora, sería muy enriquecedor que se queden con la importancia de lo que decimos y nos decimos internamente, siendo cuidadosos en no colgarnos carteles (los cuales suelen ser frecuentemente negativos, de reproche, enjuiciadores) y nos miremos en el contexto, con lo cual "estoy" en ese momento y en esa circunstancia. Nos dejamos la puerta abierta al cambio, crecimiento y transformación; nos tornamos más benévolos con nosotros mismos y con los demás.

Si deseamos enriquecer más aún nuestra mirada, uno de los caminos propuestos por el enfoque Gestáltico, es tomar registro de nuestras experiencias sensoriales, pues a través de ellas es que construimos nuestros mapas, nuestra manera de guiarnos y accionar. Perls decía que "el camino a la sanidad está en abrir bien los ojos y los oídos". A lo que se refería es a que no vemos ni escuchamos lo obvio, lo que ES, precisamente porque nuestra mente está muy ocupada en sus producciones internas que las hacemos con el uso interno de nuestro lenguaje.

Con "abrir los ojos y los oídos" nos permitimos apreciar las distinciones que están ahí pero que no habíamos registrado antes. El mundo seguirá siendo el mismo, mas mi percepción y captación de él será distinta: mucho menos enganche emocional con enojo y angustia - por ejemplo- y menor dramatización de situaciones.

Simplificando la esencia del presente escrito, es estar más atentos al uso de nuestro lenguaje que manifiesta la manera en cómo nos hablamos adentro, procurando utilizar palabras que no cataloguen, que no cuelgen carteles definitorios, ni con los otros ni con nosotros mismos. Que la actitud de cuidado y respeto primen. ¡Lindo para empezar a aplicar este nuevo año!


 
 
Blogger Templates