Instagram

Social Icons

31 de enero de 2015

Mi Cuerpo físico es mi Ser, Siendo. ¿Me escucho?

Cuerpo, Bienestar, emociones, vinculos, darse cuenta, Gestalt, Aida Bello Canto, el tornillo flojo
Venimos viendo en El Tornillo Flojo la importancia de nuestro cuerpo físico en cada tema que tocamos, ya sea para conocernos mejor, para generar cambios internos o tomar registro de nuestras emociones. También propiciamos el reconocimiento del vínculo directo que tenemos entre nuestro sentir y su correlación orgánica, no solamente a través de nuestro lenguaje no verbal sino a nivel químico, en nuestro cerebro.

Es esencial que podamos integrar nuestro cuerpo físico a nuestra mirada hacia nosotros mismos. Escuchamos con frecuencia que "somos lo que pensamos, "somos lo que sentimos", somos lo que hablamos", "somos lo que hacemos", ¡y es tal cual! mas nos falta incluir que "somos nuestro cuerpo". No solamente es una vía regia para acceder y transformar nuestras emociones, incorporar hábitos positivos, nutrir nuestro bienestar emocional y/o darnos cuenta de lo que nos pasa en nuestros vínculos tóxicos o nutritivos, sino que es mucho más que un Camino: es mi Ser, soy Yo.

Nuestro trato con el cuerpo físico es bastante curioso ya que usualmente lo tratamos como si "mi cuerpo" fuese un objeto, algo que tengo y poseo, separado de mi "Yo soy, estoy, pienso, siento". Hay quienes perciben sus dolencias fisiológicas (dolores de cabeza, lumbalgias, agotamiento muscular, etc) y las tratan sin darse el tiempo a ver qué les pasa, pues están "siendo" su dolor de cabeza, su lumbalgia o su agotamiento muscular. Todo eso, ¡le pasa a su cuerpo! y por ende, se ocupan de su cuerpo solamente, lo llevan en caso de necesidad al médico o a que reciba - el cuerpo- el tratamiento requerido. No estoy diciendo que sea una actitud equivocada el ocuparnos de nuestro cuerpo y hacer todo lo posible para restablecer su equilibrio, nada más lejos, sino que empecemos a no separarlo de nosotros como Seres, personas.

Abrir nuestra conciencia a cuán íntegros que somos, pues cuando algo le pasa a nuestro cuerpo lo que solemos hacer es contar lo que nos aqueja, nos duele; lo tomamos en consideración para hacer referencia a los síntomas y/o para las conductas físicas que hemos de modificar. Mas no tenemos la visión integrada de darnos cuenta de qué es lo que a mi Ser le está pasando; no sólo le pasa a mi cuerpo: Yo soy mi cuerpo.

Generalmente cuando hablamos de querer cambiar algo en nosotros mismos, en nuestras vidas, ponemos el foco en los conflictos, en lo mental, en las interacciones, en nuestras emociones y hasta revisamos nuestras estructuras de pensamientos y creencias. ¡Y es fantástico! Todo ese recorrido es útil y necesario en el proceso de transformación, imprescindible diría yo, mas no perdamos de vista que dejamos afuera de la atención y tendemos a no poner el foco en nuestro cuerpo, que nos muestra nuestro Ser, siendo.

Si vamos integrando esta mirada, nos iremos apropiando de las valiosas señales que nos mandamos a nosotros mismos sobre cómo andamos por el mundo, nuestro mundo (interno y externo), cómo estamos en nuestras relaciones, detectaremos la diferenciación de lo tóxico y de lo que nos nutre con mayor afinación. Yo, cuerpo, me abro, me cierro, me cuesta digerir situaciones (no solamente registrar molestias estomacales), transito con dificultad alguna instancia de mi vida (esguinces, torceduras de pie), sobrepasad@ de tareas (dolores en la espalda), no pongo límites (colon irritable, problemas en la piel). Son algunos ejemplos, mínimos, con el fín de ofrecer claridad a la enorme importancia de nuestro cuerpo cual fuente potente de información de nuestro Ser ... ¡Siendo!

El lenguaje del síntoma se trabaja en profundidad en Gestalt. Mas mi intención es que no sólo nos tomemos en cuenta ante el dolor y el padecimiento, sino que nos registremos y profundicemos desde el bienestar y cuanto nos nutre en nuestra vida, ya que nuestro cuerpo siempre, siempre, se comunica.

¿Te escuchas como cuerpo, siendo tú mism@, cual integridad que somos?
¿Cómo estás siendo, en este ahora?

¡Un cálido saludo para todos y mi agradecimiento a los que comparten sus descubrimientos!

10 comentarios:

  1. HOLA AIDA,
    MUY INTERESANTE NUEVAMENTE, PORQUE MUCHAS ENFERMEDADES FISICAS O CASI TODAS, SE DEBEN A PROBLEMAS DE LO MAS PROFUNDO DE NUESTRO SER. LA MEDICINA , SOLO TRATA LOS SINTOMAS DE LAS MANIFESTACIONES FISICAS , PERO JAMAS HACE HINCAPIE EN LA PARTE DE NUESTRA ALMA. POR ESO HAY TANTO FRACASO DE LA MEDICINA Y SE PRUEBAN MEDICINAS ALTERNATIVAS, QUE MIRAN AL CUERPO UNIDO A ESA ALMA. NO SIEMPRE ESTAS MEDICINAS ALTERNATIVAS SON PRACTICADAS POR PERSONAS ADECUADAS Y TAMBIEN FRACASAN. YO CONOCI EN ESPAÑA A UNA MEDICA, QUE A RAIZ DE LA MUERTE DE SU PADRE POR UN CANCER, SE ESPECIALIZO EN MEDICINA NATURAL.PERO AUN ASI, SE SIGUE TRATANDO MAS LOS SINTOMAS FISICOS, PERO NO TAN AGRESIVAMENTE. AUN NO EXISTE LA MEDICINA PERFECTA, LA QUE TRATE CUERPO Y ALMA, FISICO Y EMOCIONAL. SIEMPRE SE TRATA DIVIDIDO Y ESO ES UN ERROR. MI MAMA TUVO CIRRROSIS, DE CAUSA DESCONOCIDA, JAMAS BEBIO ALCHOL Y LAS TRES HEPATITIS LE DIERON NEGATIVO. EL ESPECIALISTA, MUY BUENO , DECIA QUE SEGURO HABIA OTRO VIRUS DE HEPATITIS DESCONOCIDO AUN Y QUE ESA PUDO SER LA CAUSA. PERO LA TRATABA COMO HEPATITIS AUTOINMUNE. ES DECIR NO TENIA IDEA. YO CREO QUE SI LA MEDICINA HUBIERA SIDO MAS COMPLETA, MI MAMA AUN ESTARIA VIVA.
    MI MAMA FUE UNA MUJER QUE SE AGUANTO MUCHO PARA NO DISCUTIR. CON MI PAPA, MI HERMANA, MI ABUELA Y CONMIGO TAMBIEN. ESO NO ES BUENO. DICEN QUE EL HIGADO ES UN ORGANO EMOCIONAL Y ESTARIA CON EMOCIONES NO LIBERADAS DESDE HACE MUCHOS AÑOS. PARA MI ESO LE DAÑO EL HIGADO. YA SUFRIA UN POCO DESDE JOVEN Y AGREGADO LAS MEDICINAS QUE TUVO QUE TOMAR PARA UNA TBC. QUE TUVO, ESO TERMINO DE DESTROZARLO. ME EQUIVOCO EN ESTO?? SI QUERES AGREGAR ALGO MAS??.
    GRACIAS, UN ABRAZO.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola. Creo que cada vez más la medicina está integrandoNOS como Seres Humano, en el sentido de no ver solamente el sintoma. Han avanzado tanto las investigaciones de las influencias de nuestras emociones y nuestro contexto afectivo, que no ha lugar más a ignorarlo. Falta, por supuesto, mas estamos en el sendero.
      Muy rico tu aporte, con el cual estoy en coincidencia. El hígado es uno de los lugares donde guardamos mucho enojo no expresado, hasta tenemos la expresión "me cayó como una patada al ´hígado". Somos emocionales, no es solamente un órgano, todo nuestro cuerpo.
      Vamos en la camino de vernos íntegros en la Salud y en la pérdida de la misma. ¡Menos mal!
      Gracias por compartir.
      Un abrazo,
      Aida

      Eliminar
  2. Maria Eugenia Rosario2 de febrero de 2015, 09:08

    Hola Aida,
    Muy interesante! Nos ajenizamos de nuestro cuerpo y nos ocupamos ante la pérdida de la salud. Me observo en esta mirada dividida. Gracias por la reflexión y abrirme a descubrirme "siendo" en todo mi Ser.
    Un cordial saludo,
    Maria Eugenia

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Maria Eugenia,
      Qué bueno si puede serte útil para ampliar tu mirada y verte en este Ser "siendo".
      Gracias por tu comentario!
      Un cordial saludo,
      Aida

      Eliminar
  3. Aida, los humanos tenemos la característica de registrar lo que anda "mal" mucho más fácilmente de lo que anda "bien". Nuestro cuerpo no se libra de ello tampoco, además de vivenciarlo como claramente señalas, una posesión.
    ¡Muy interesante! Para seguir reflexionando.
    Gracias por tus aportes.
    José Rojas

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola José,
      Coincido plenamente. Esperemos que poco a poco fijemos la mirada cual hábito en lo que sí hay, en lo que está "bien", como dices, y nos servirá cual soporte asistencial para cuando necesitemos.
      Agradezco su comentario.
      Un saludo,
      Aida

      Eliminar
  4. ¡Muy bueno! Comparto!
    Lic. Gomez

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias Lic. Gomez por su comentario y por compartir!!
      Un cordial saludo,
      Aida

      Eliminar
  5. Doy fe de la importancia de esta mirada, y comparto mi experiencia:
    Con algunas personas y grupos que atiendo suelo incorporar la relajación, el contacto y el masaje como recursos terapéuticos. Trabajo desde la base del Masaje Esalen --que estudié por un par de años, y perfecciono constantemente--, un recurso que viene de los ´60, del célebre Instituto del mismo nombre en California, cuna de la Gestalt y donde Fritz coordinaba sus grupos terapéuticos, en la que quizá fuera la primera vez que se combinaran una práctica corporal con los poderosos recursos de la Gestalt.
    Nacido de la necesidad de la gente --y no desde los terapeutas--, el Masaje Esalen combina una agradable suavidad, respeto, calidez, pero sobre todo: aceptación, integración, despertar y darse cuenta.
    Aunque obviamente no es para todos --ya que implica un compromiso corporal difícil para muchas personas--, cuando se lo admite es particularmente útil con quienes suelen estar, precisamente, desconectados de su cuerpo y sus emociones (y por tanto, sufren de todos los síntomas...!).
    Cuando se permite que el cuerpo sienta, se integre y "hable", el darse cuenta que provee el masaje sorprende masiva y organísticamente, no sólo al consultante... también al terapeuta...!, y muchas veces una sesión de masaje, por sí misma, ha sido lo único necesario para resolver un nudo difícil en la experiencia de un/a consultante.
    Un masaje pensado no desde su efecto fisioterapéutico (que también lo tiene), sino el animarse a la audaz experiencia de tocar y ser tocado, aun la posibilidad de disfrutarlo por sí mismo, entre conocidos o amigos, sin ninguna intención específica. Con el tiempo hubo gente que quiso aprenderlo pero sin intención de ser terapeuta, ni siquiera masajista, sino apenas como una forma de vincularse estrecha y agradablemente con familiares, amigos o pareja, así que armé un mini curso de 6 clases que doy periódicamente, con mínima teoría y mucha, mucha práctica, para aprender unos 80 movimientos básicos, que cualquiera puede hacer.
    Pero la experiencia más gratificante que he tenido --y que siempre me interesa repetir-- es la de compartir algo de esto con colegas, ejercitar un poderoso recurso para sumar al consultorio.
    ¿A alguien le puede interesar...?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Osvaldo,
      ¡Qué experiencia maravillosa la que compartes!
      El masaje Esalen, del que hablas y tan claramente detallas, es una fuerte herramienta de profundo contacto.
      Me parece super interesante el mini curso que has elaborado en 6 clases. Cuando retorne de mi viaje, lo tomaré en cuenta. Sumando al 2015.
      Gracias por compartir!!
      Un cálido saludo,
      Aida

      Eliminar

 
 
Blogger Templates