Instagram

Social Icons

27 de junio de 2015

La Amenaza es Violencia

Aida Bello Canto, Gestalt, Psicologia, Emociones, Violencia, Relaciones Toxicas, Manipulacion
En las relaciones tóxicas aparecen diferentes modos de manipular una parte a la otra, siendo algunas muy evidentes por ser activas, visibles podríamos decir, como lo es el autoritarismo, y otras sumamente sutiles y envolventes como es la victimización. Sea cual fuere el estilo de manipular (ya sabemos que son cuatro) todas ellas llevan al control del poder de una de las partes en la relación y al sometimiento de la otra. Ésta es la esencia de lo tóxico, la asimetría en la relación, la presencia del manejo del poder en el vínculo (pareja, amistades, familia, trabajo).

La amenaza es una de las estrategias que pueden aparecer en las relaciones tóxicas con el objetivo de lograr que la otra persona acate la voluntad, cumpla con el "pedido". Lo pongo entre comillas porque muchas veces el pedido no necesita ser explícito, el manipulador no tiene que decir con claridad lo que quiere o espera de la otra persona, porque YA LO SABE: no quiero que te vayas, no quiero que salgas, no quiero que te reúnas con otras personas, me dejas sol@, me abandonas, no me quieres lo suficiente, etc.

¿Qué pasa específicamente con la amenaza? que es una de las violencias psicológicas más contundentes para lograr el objetivo deseado, ya que el chantajista emocional sabe precisamente que botón emocional apretar en la otra persona para que se desestabilice internamente, aparezca el miedo a las consecuencias y se sumerja en las aguas de la incertidumbre: temor a la posibilidad de que lleve a la realidad la amenaza.

Las amenazas pueden ser de muy diferente índole, contenido, mas todas confluyen en la pérdida de algo o de alguien; pérdida de afecto, de amor, de seguridad económica, llevarse a los hijos, matarse (amenaza de suicidio), golpear. En lo laboral, la amenaza puede ser no solamente la pérdida del trabajo, sino también de no lograr subir, ascender, mejoras salariales, etc.

Lo que posibilita al manipulador lograr la eficacia con sus amenazas, es que son grandes conocedores de las debilidades emocionales de la otra persona en la relación: poseen un conocimiento íntimo del otro, saben cómo generar miedo y/o culpa, pudiendo golpear con precisión donde hacen daño. Incluso, sacan provecho de información ofrecida en confianza por la otra persona en un momento dado, para sacarla a la luz y utilizarla para controlar.
El tornillo flojo, Aida Bello Canto, relaciones toxicas, Emociones, manipulacion

Podemos imaginar el estado emocional en el que la persona sometida vive, sintiéndose atrapad@ con cada amenaza, imposibilitándose cada vez más y poco a poco viéndose atrapad@ sin vislumbrar salida alguna. Porque las amenazas, una vez que aparecen, van aumentando y haciéndose más frecuentes. Se llega a un punto en las relaciones tóxicas donde este tipo de violencia ha cobrado presencia, que basta el lenguaje corporal, los gestos, mínimas palabras, para poner en movimiento el ejercicio del control, dejar en claro quién tiene el poder.

Toda amenaza, por pequeña que sea, es violencia, en la relación que sea, no pensemos que sólo acontece en una pareja. Y ¡no la justifiques adentro tuyo! la ausencia de límites habilita a que el otro siga avanzando, y este "permiso concedido" nos torna cómplices, aunque nos disguste la palabra.

Si te encuentras inmers@ en una relación con estas características, e ignoras cómo salir de ella de forma adecuada, incluso para no repetir con otros personajes en tu vida, te sugiero la lectura de Saliendo de Relaciones Tóxicas.

También encontrarás material en mi canal de YouTube al cual puedes suscribirte y recibir las novedades en este tema.

¡Espero te sea útil!

Dra. Aida Bello Canto
Psicología y Getalt


21 de junio de 2015

3 Capacidades que obtenemos con el Desarrollo Emocional

Aida Bello Canto, Emociones, Psicologia, Gestalt, Analfabetismo emocional, bienestar, Enojo, El tornillo Flojo
El Dr. Paul Ekman de la Universidad de California en San Francisco, psicólogo pionero en el estudio de las emociones y sus expresiones faciales lleva 40 años de investigaciones sobre este tema, ofreciéndonos importante información sobre la comunicación no verbal, la universalidad de las mismas y la posibilidad de evolucionar/ crecer con el conocimiento de las emociones.

Distingue tres capacidades que podemos desarrollar y cuya utilidad nos beneficia en toda nuestra vida. Estas son:

- Capacidad de no quedar enganchado en una emoción negativa. Detectada la emoción que sentimos, podemos elegir si reaccionar o no ante la misma. No podemos impedir el nacimiento de la emoción, pues es automático, mas hay un espacio entre el sentir y la acción y es ahí donde elegimos qué hacer o no hacer al respecto sobre la emoción que sentimos. ¿Sigo enganchad@ a esta emoción o la transformo? Podemos entrenarnos para ampliar ese espacio (las respiraciones profundas son muy eficaces en este punto), de tal manera que ante un maltrato, por ejemplo, puedo decidir "no voy a contestarte con otro maltrato y  no voy a actuar con la ira que siento". Tomo registro de la emoción sentida, no la anulo, mas no me dejo "tomar por entero por la misma", abriéndome a la aparición de otras emociones que me ayudan y sostienen. También es una manera de romper circuitos de violencia, para ejemplificar uno de los beneficios de esta capacidad desarrollada.

- Capacidad de elegir cómo es mi comportamiento cuando estoy con una emoción. Pongamos como ejemplo el enojo que es una de las emociones primarias que más conflictos nos acarrean en la convivencia con el mundo y en las relaciones. Generalmente respondemos con enojo hacia la persona que nos lo ha generado, convirtiéndose en una batalla contra el otro, perdiendo de vista el "hecho que nos ha enojado" e intentar llegar a un acuerdo para que no se repita. Logramos con esta capacidad que el enojo no sea destructivo sino que se convierta en eficaz.

- Capacidad de aprender a ser más sensibles con las emociones de los demás. La empatía, la simpatía, la compasión, ... se van puliendo y desarrollamos incluso neurológicamente capacidades con las cuales ya nuestro cerebro viene preparado: conectar con el Otro.

Hemos visto a lo largo de diferentes post en El Tornillo Flojo cómo podemos acceder a una paulatina disminución de nuestro analfabetismo emocional, acceder a un incremento de nuestras emociones secundarias o de desarrollo, fortalecimiento de la inteligencia emocional, para beneficio personal mejorando nuestra calidad de vida, propiciar nuestro bienestar emocional, descubrir nuestra complicidad en vínculos tóxicos donde la manipulación de emociones están a la orden del día, entre otros muchos beneficios.

Desarrollar estas tres capacidades nos proporcionan más herramientas dirigidas a sumar calidad de vida, para con nosotros mismos y con los demás. ¡Es nuestra elección hacerlo o no!


Como información extra, los estudios del Dr. Ekman han sido y son empleados en un amplio espectro: en el tratamiento de enfermedades mentales, posee una medición sistemática del lenguaje corporal y nuestras expresiones faciales (asesor de la serie Lie to me), en contexto médico para evaluar a pacientes en riesgos de sufrir enfermedades cardíacas  y consultor de empresas de animación, siendo su último trabajo en ésta área la película de Pixar: Inside Out. ¿Por qué no hacer una salida instructiva y divertida al mismo tiempo?

Con mi constante anhelo, ¡les deseo lo mejor!

Dra. Aida Bello Canto
Psicología y Gestalt

14 de junio de 2015

La enfermedad de Complacer a los demás

Psicologia, Emociones, Gestalt, Aida Bello Canto, Vinculos Toxicos, Anestesia emocional
Complacer a otra persona es un acto generador de bienestar, siempre y cuando lo hagamos por elección, sabiendo internamente que puedo también elegir no hacerlo sin "consecuencias" emocionales y/o físicas. Cada vez que realizo una elección, primero he tenido que consultarme y preguntarme qué es lo que quiero, o no quiero, y como resultado de este propio encuentro aparece mi elección. Cuando complacemos a otra persona porque elegimos hacerlo, no solamente estamos favoreciendo/gratificando al otro ser humano sino que nosotros mismos nos vemos complacidos en este acto. Tenemos ganancia doble, por decirlo de alguna manera.

Mas, ¿qué pasa cuando el complacer no nace de una libre elección, sino como una respuesta repetida? La enfermedad de complacer a los demás genera vínculos tóxicos, donde una de las partes acude a ceder /complacer al otro por varias razones:. Algunas de ellas son:

- es una manera de evitar conflictos,
- temo herir los sentimientos de la otra persona,
- no sé cómo pararme/sostener mi deseo frente al otro,
- estoy acostumbrad@ a renunciar a mi poder de elección,
- renuncio a mis propias actividades o incluso a personas para sostener el vínculo.

Las personas que reiteradamente complacen van olvidando poco a poco sus genuinos deseos o necesidades, tomando prioridad el deseo o pedido de la otra persona (o personas), utilizando sin darse cuenta en la mayoría de los casos, el complacer como una "moneda de intercambio" por amor, afecto, permanencia en la relación.

Es posible que se haya estado mucho tiempo en ésta manera de vincularse, con lo cual la persona que complace reiteradamente ha perdido registro de lo que siente al hacerlo (anestesia emocional), porque es mucho mayor la sensación de tranquilidad producida por evitar un "mal mayor". La enfermedad de complacer a los demás ha sido estudiada por la psicóloga clínica la Dra. Harriet B. Braiker, quien desarrolló en su libro un plan de acción de 21 días para comprender y tratar este complacer tan dañino.

Una manera de volver a despertar sus emociones y darse cuenta si complace porque lo elige libremente - sin miedo a castigos afectivos-, o lo tiene incorporado por las razones nombradas arriba, es darse el tiempo cada vez que complace de registrar qué siente al hacerlo. Si aparecen algunas de las emociones siguientes, ¡peligro!:
- Incomodidad
- Enojo
- Tristeza
- Impotencia
- Miedo
- Resentimiento
- Victimización

Darse cuenta es un gran paso en el camino de salida si te descubres inmers@ en una relación tóxica. Concédete el tiempo y paciencia para seguir dando pasos y aumentando tu registro perdido de las emociones, para ir discriminando si complaces por miedo o evitación de conflictos, o complaces libremente por elección, con lo cual siempre sentirás un profundo bienestar.
¿Te animas a investigar?

¡Les deseo lo mejor!

Dra. Aida Bello Canto
Psicología y Gestalt

6 de junio de 2015

¡Abrazar! Beneficios físicos y emocionales.

Psicologia, gestalt, Aida Bello Canto, Emociones, Bienestar
Matizando un poco la línea de los últimos post y entrelazado íntimamente con cada uno de ellos, hoy quiero recordarles cuán benéfico es un abrazo. Es una forma de expresar nuestros sentimientos y emociones a otras personas y seres vivos, brindar apoyo, contacto, presencia.

 Generalmente esta expresión emocional es doble, al dar un abrazo también lo recibimos, y digo generalmente, porque a veces la otra persona no puede, por circunstancias varias, devolverlo en el mismo momento que lo recibe; puede sentir los deseos de abrazar, pero no puede expresarlo. Así, que aunque les cueste creerlo, podemos enseñar a abrazar a otra persona, pues algunas pierden esta capacidad expresiva en el camino. Miren de qué diversas maneras podemos ser generosos, por ejemplo ¡enseñando a abrazar!

Necesitamos el contacto físico desde que llegamos a este mundo, y numerosos estudios (Universidad de Carolina del Norte, Universidad de Duke) han demostrado cómo la ausencia de caricias físicas, abrazos, en la infancia, impiden el desarrollo de las neuronas. Ni qué decir del marasmo, mortandad infantil por ausencia de contacto físico. Pues bien, la importancia de seguir recibiendo y dando éstas caricias permanece a lo largo de nuestra vida (por supuesto que no nos morimos por su ausencia, mas nos restringimos de sus altos beneficios).

Algunos beneficios físicos y emocionales que genera el abrazar son:

- Aumenta la oxitocina en sangre, mejor conocida como la hormona del amor. Uno de los efectos de la oxitocina es que activa unos químicos que disminuyen la presión arterial.

- Mejora el estado de ánimo al incrementar la serotonina.      
Emociones, Bienestar, Aida Bello Canto, El Tornillo Flojo, Psicologia, Gestalt

- Liberamos stress y ansiedad.

- Fortalecemos nuestro sistema inmunológico al abrazar y ser abrazados pues se activa la creación de glóbulos blancos; con ello, poseemos mejor defensa ante las enfermedades.

- Aumenta nuestra seguridad y confianza al sentirnos apoyados y contenidos, acompañados por otro ser humano.

- El abrazo es una manera de comunicación no verbal que transmite comprensión y empatía, viéndose beneficiada nuestra autoestima.

Hay diferentes estilos de abrazos, mas mi objetivo en este hoy no es ir al detalles de los mismos, sino el transmitir la importancia del abrazo, de que los hagamos más presentes en nuestras vidas, viéndonos beneficiados por partida doble: dando y recibiendo. Podemos expresar muchísimas emociones en un abrazo, mas la que circula invariablemente es la ternura, brindando respeto, afecto y reconocimiento a otro ser vivo.
Te recomiendo la lectura de La Fuerza de la Ternura.

¿Cuántos abrazos hacen falta al día? pues no está muy clara esta estadística: Virginia Satir, psicoterapeuta familiar, afirma que se necesitan cuatro abrazos al día mínimo, ocho como manteniemiento y 12 para el crecimiento personal. Yo tampoco lo sé, mas lo que sí está confirmado es que incrementa nuestro bienestar general.

Personalmente me parecen maravillosas las campañas internacionales que se realizan de "Abrazos Gratis". Hace pocos meses me encontré una en Av. Las Heras y Aguero, en Buenos Aires, ¡qué estupendo!

¿Qué estás esperando para ir y abrazar? Y si lo quieres, ¡pídelo! no esperes que te adivinen los demás.

Dra. Aida Bello Canto
Psicología y Gestalt


 
 
Blogger Templates