Instagram

Social Icons

28 de febrero de 2015

¿Depresión o Tristeza? 10 señales.

Emociones, Gestalt, Psicologia, Aida Bello Canto, Depresion, tristeza
Todos atravesamos momentos de tristeza por muy diversas razones: la ruptura de una relación, el duelo por la ausencia de un ser querido, incertidumbres laborales, personales, etc. El que se haga presente la emoción de la tristeza, tan necesaria para recogernos en la intimidad, retirarnos momentáneamente de áreas más sociales, no significa que estemos atravesando una depresión.

"Estoy depre", es una expresión frecuentemente utilizada en el lenguaje coloquial para nombrar un estado de "bajón", de tristeza, incluso de desgano, mas definitivamente No es depresión.

La depresión interfiere con nuestra habilidad de vivir normalmente, vivir de la manera que estamos usualmente acostumbrados, impide nuestro diario funcionamiento.

Hay una serie de señales que si se extienden más allá de dos semanas, han de ser tomadas en cuenta como posible presencia de depresión, y en este caso, recomiendo la búsqueda de ayuda profesional para que no se profundize y agrave. Ëstas señales son:

1- Te sientes sumergido/a en permanentes aguas de tristeza. Las emociones en las cuales navegas son de tristeza, ansiedad y /o vacío.

2- No puedes focalizar. La depresión afecta la memoria y la concentración.

3- Alteraciones en el sueño. Puede costarte el dormir y al mismo tiempo no querer levantarte de la cama.

4- Sientes autodesvalorización y emocionalmente un estado de "sin salida". Aparecen frecuentes pensamientos de autoreproche por acontecimientos pasados.

5- Sentimientos de irritabilidad, donde hasta pequeñas cosas pueden enojarte. También puedes sentirte inquieto/a, teniendo dificultad en permanecer en un lugar.

6- Pérdida de interés en actividades que antes disfrutabas.

7- Agotamiento físico. Sientes que no cuentas con la mínima energía para hacer hasta lo más simple.

8- Dolores en el cuerpo. Las somatizaciones son muy frecuentes, tales como el cansancio con dolor en todo el cuerpo, dolores de cabeza o afecciones estomacales. Las emociones involucradas en la depresión toman el cuerpo como una de las vías de expresión: Soy mi cuerpo.

9- Cambios en el  apetito. Puede darse que tengas deseos de comer mucho o, por el contrario, sentir que hasta tomar un pequeño bocado es un gran esfuerzo. Lo que sí puedes registrar con claridad que tus hábitos de alimentación han cambiado.

10- Sentimiento de desesperanza. La persona no ve salida a su situación y éste es uno de los puntos más críticos  pues es donde aparecen los pensamientos de suicidio.
No debe tormarse nunca a la ligera esta señal pues si persiste la emoción de la desesperanza acompañada con pensamientos de suicidio, es imperativo buscar ayuda profesional.

Espero que estas señales les sean útiles para detectar la depresión y no confundirla con la tristeza, emoción primaria, esencial e inevitable en nuestras vidas. Sería prudente que fuésemos más cuidadosos con el lenguaje, reitero una vez más, y utilizemos las expresiones de que estamos en un momento dado con cansancio, "con bajón", sin ganas, ... diciendo lo que precisamente queremos decir, y no con el frecuente "¡estoy depre!".
Las palabras nos influyen en nuestro sentir y en nuestra mirada al mundo. ¡no es poca cosa!


Dra. Aida Bello Canto
Psicología y Gestalt


22 de febrero de 2015

La paradoja del Maltrato

Aida Bello Canto, Psicologia, Gestalt, Emociones, Maltrato, vinculos toxicos
La paradoja del maltrato es una, entre muchas que tenemos los Humanos, de las más difíciles de entender a simple vista. Cuando presenciamos que un niño, por ejemplo, es seriamente maltratado por su cuidador y sabemos que en la historia de este adulto hay profundas vivencias de haber sido maltratado, ¿cómo es posible que infrinja esta forma de tratar a otra persona, cuando conoce emocionalmente y hasta físicamente el sufrimiento de haber sido víctima?

No solamente se trata de la reproducción del maltrato con personas que podríamos considerarlas en inferioridad de condiciones frente a un adulto (niños y/o ancianos) sino entre adultos, entre pares.

Vemos con muchas frecuencia la manera de vincularse de personas que han sufrido o padecen aún en el presente algún tipo de maltrato, y pasan de ocupar el lugar del maltratador/a con gran facilidad; ya sea con la misma persona que se relacionan - un vínculo tóxico por supuesto- o con otras. Las emociones vivenciadas de dolor, sometiiento, descalificación y hasta de vergüenza, no generan la enseñanza suficiente y adecuada para salir de un esquema de repetición. Para la mayoría, la experiencia no alcanza.

Cuando hablo de maltrato, me refiero a todas sus ormas y presentaciones; desde el invisible, donde la indiferencia, la no "mirada" a la persona le va restando existencia y valoración interna, hasta el acoso moral y la violencia explícita. En todos y cada uno de ellos, está presente y en riesgo la vulnerabilidad y la integridad personal. La intensidad, la frecuencia y la duración en el tiempo es lo que hará distinta la profundidad de los estragos emocionales.

Hombres y Mujeres que logran salir de una relación de sometimiento para encontrarse en una nueva pareja que se vincula con el código del maltrato; o lo utilizan con sus familiares o amigos. ¡Y el área laboral no escapa a nada de ésto! Pueden instalarse en la nueva relación en el mismo lugar de "maltratado/a", o pasar al polo opuesto, de necesitar dominar al otro (ya hemnos visto distintas maneras de lograr la manipulación).

Aida Bello Canto, Psicologia, Gestalt, Maltrato emocional, Vinculos ToxicosSi una persona ha formado parte de este tipo de relación, conoce los zapatos de ser víctima, y no trabaja internamente para reconocer su parte activa en este entramado tóxico, indefectiblemente va a continuar reproduciendo este "juego de a dos". Desde el afuera parece una paradoja ... y es que quien se ha sentido amenazado, austado, violentado, va a intentar proteger lo que aún sienta como integridad personal, ubicándose por arriba del otro. Internamente, la necesidad viene por una de estas dos:
- necesita sentirse dominante, que en esta oportuniudad tiene el poder;
- necesita evitar sentirse vulnerable, para ello toma el lugar de la fuerza, el poder.

Lo que vemos es que no ha aprendido a vincularse de igual a igual; conoce las aguas de la dependencia emocional. Hablo de vínculos porque ahí es donde vamos mostrando nuestros afectos, nuestro sentir, paulatinamente nuestra intimidad.

Trabajar en el empoderamiento de la víctima sin tomar en cuenta la presencia de esta aparente paradoja del maltrato, es permanecer en la misma alianza tóxica, caminar sobre el mismo entramado de la opresión/sometimiento/maltrato. Sea en el polo que este vínculo que se esté, se ha perdido contacto con el mundo interno, y su darse cuenta del protagonismo que tiene o ha tenido para sostener esta forma de trato se encuentra oscurecido e ignorado. Así pues, éste es el gran paso, el esencial objetivo: dar claridad a su darse cuenta de cómo ha alimentado este vínculo y cuánto poder posee la víctima, aunque no lo parezca desde lo externo.

Lo que parece una paradoja, ¡no lo es!

Aida Bello Canto
Psicología y Gestalt


14 de febrero de 2015

10 Tips para asegurarte el Malestar. ¿Haces alguno?

Emociones, emociones positivas, analfabetismo emocional, vinculos toxicos, Bienestar
¡Hoy me ha podido el humor! Quiero desde este lugar tan lúdico y estupendo, ofrecerles algunos tips que colaboran a nuestra transformación/ cambio en búsqueda de nuestro bienestar y crecimiento, para beneficio personal y de los demás. ¡Pero lo voy a hacer desde el uso del pensamiento opuesto! Para los que no me conocen, siempre, siempre, que hablo con humor, estoy hablando en serio. Así que acá van 10 tips para asegurarles el Malestar. ¡Cada uno verá su propio ranking!

1- No te preguntes qué deseas o necesitas, para eso están los deseos y las necesidades de los demás. Siempre las tienen, así que podrás invertir tu vida en ello. Cuanto menos reflexiones sobre tus propias necesidades, más se te olvidan cuáles son.

2- Profundiza en tu analfabetismo emocional. El ignorar tus emociones, cuáles son, qué sientes cuando sientes, te augura una confusión importante. Por ejemplo, no diferenciarás entre estar angustiado de estar conmovido. Ignorarás las alertas que te ofrecen las emociones, aún las que ponemos en el cuerpo. Bueno, al cuerpo lo llevamos al médico, ¡y que se encargue!

3- Fíjate en lo que siempre falta. ¡Porque siempre falta! No agradezcas lo que tienes y a los que tienes a tu alrededor. Siempre puede ser mejor. Pon tu foco en las ausencias.

4- Quéjate frecuentemente. La queja diaria es muy eficaz para recordarnos que estamos mal, que algo anda mal a nuestro alrededor, o incluso adentro nuestro (tipo autoreproche). Y por supuesto, no hagas nada al respecto sobre lo que te quejas. ¡A ver si cambia todavía!

5- Sostén tus creencias más rígidas. Si el trabajo es sacrifico, ¡sacrifícate! Si tienes que complacer a todos para ser buena persona, ¡complace a pleno! (esto no quiere decir que lo consigas, ya que hay personas insaciables). Si todo tiene que ser perfecto, ¡esmérate en lograrlo! ... y que sea perfecto, por favor. El malestar está asegurado por la insastifacción y el bombardeo a tu autoestima.

6- Permanece en relaciones tóxicas. Estas relaciones o vínculos tóxicos, donde eres manipulado por el miedo o la culpa, logran que colabores activamente para que se sostengan. ¡Eres protagonista de tu malestar! Tus emociones no cuentan para el otro, ni tu opinión ni tus planteos.

7- Dramatiza todo, absolutamente todo. Puedes lograrlo con el afuera (el clima, la tardanza del bus, el trato de la gente, etc) o contig@ mismo@: "Todo me pasa a mí", por ejemplo. Ver las noticias como hábito de empezar el día, te dará material asegurado.

8- Muévete poco. Cuando realizamos alguna actividad física generamos unos neurotransmisores que no convienen al malestar; el permanecer quiet@ te dan más ganas de seguir en ese estado y el pensamiento trabaja  mucho en dar vueltas cual calesita sobre un tema negativo. ¡No estoy hablando de la quietud de la meditación! a ver si la confunden!

9- Respira cortito. Esta es la respiración pectoral, superior, y la misma está asociada a las emociones de la angustia, la tristeza y el enojo. Nada de respiraciones profundas, que llevas el aire hasta el abdomen, lenta y suave, ya que la misma te conecta con la tranquilidad.

10- Usa un lenguaje negativo, donde no aparecen emociones positivas - ¡ni hablar de fomentarlas, como la alegría, la empatía, la comprensión!, y emplea frecuentemente el hablar de los otros o lo que hace o no hace el otro. Los intercambios de comunicación validarán tu malestar.

Podría seguir con el listado, mas creo que con estos 10 tips ya tienen para indagar si está  presente alguno de ellos en sus vidas. ¿Qué eligen hacer al respecto? porque les recuerdo que elegimos permanentemente, y el abrirnos a darnos cuenta de este acto tan íntimo, es una llave magistral.

¡Buena Vida!


7 de febrero de 2015

Detectando el Chantaje Emocional

Chantaje emocional, maltrato emocional, manipulacion, vinculos toxicos, blog de psicologia y gestalt
El chantaje emocional se refiere a un tipo de vínculo tóxico donde una de las partes busca satisfacer sus necesidades y deseos sin importar lo que le pase/necesite/desee la otra persona. Estamos hablando, sin duda alguna, de un maltrato emocional. Es un entramado que se teje en el tiempo entre las dos partes, donde una busca que se acaten sus pedidos (implícitos o explícitos) y la otra parte complace, olvidando paulatinamente sus propios deseos o necesidades. Al principio el "chantajeado" no suele registrar que está dentro de un vínculo tóxico, satisfaciendo al "chantajista/manipulador" para sostener el vínculo, la relación.

Con el tiempo, la persona chantajeada, va perdiendo contacto con su integridad, el respeto hacia sí mism@, quedando atrapad@ en una especie de niebla que le impide registrar la manipulación, e incluso tiende a comprender, justificar y tolerar al Otro. Y es que el chantajista emocional conoce los puntos vulnerables, utilizando el miedo (a la pérdida del vínculo, por ejemplo), la obligación o la culpa como estrategias. Por medio de palabras sutiles, de alusiones, de insinuaciones o incluso de gestos, es posible desestabilizar a alguien, infringir este maltrato emocional.

Una de las razones por la que más cuesta detectar este vínculo tóxico, es debido a que suele acontecer con personas cercanas cuyo amor, cariño, se desea preservar y hasta reforzar. Una gran señal que habla de la posibilidad de estar inmerso en una relación de éstas características es el sentirse "mala persona", "poco comprensiv@" o "egoísta" si no se cumple el pedido de la otra persona.

En este hoy quiero brindarles específicamente unos puntos esenciales a tomar en cuenta ante la aparición de un conflicto en una relación o vínculo, para que puedan detectar si están ante un chantaje emocional o no. ¡Mejor darse cuenta a tiempo!
Ante una situación conflictiva, el manipulador:

- Intentará controlarte.
- Ignorará o descalificará tus planteos o propuestas de solución.
- Encontrará argumentos que tenderán a invalidar los tuyos, o a invalidarte a Tí (ataca la autoestima).
- Evaden la responsabilidad que les toca en el conflicto.
- Apelan a desestabilizar emocionalmente (son grandes estrategas en este punto).

Para que puedan comparar las diferentes actitudes y comportamientos ante una situación conflictiva donde ambas partes desean encontrar una solución respetuosa:

- Apelarán a una comunicación abierta del tema.
- Se interesarán por los sentimientos mutuos frente a la situación.
- Propondrán soluciones las dos partes del vínculo, escuchándose (mas allá de que sean aceptadas o no. Es una posición interna de búsqueda de acuerdos).
- Cada uno revisa su parte de responsabilidad en el conflicto.

El chantaje emocional puede presentarse con distintos disfraces, así que les sugiero la lectura de los 4 Estilos de Manipulación, para refrescar los distintos modos de maltrato.

¡Espero que les sea útil!
¡Buen fin de semana para todos!

 
 
Blogger Templates